VAMOS A PESCAR CABALLITO DE MAR

El caballito de mar es un pequeño pez marino muy especializado y de la familia de los syngnátidos. Su nombre hace referencia al parecido de su rostro con el de los caballos terrestres, pero en nada más se puede comparar con ellos.Constituye el grupo de peces marinos desprovistos de aleta caudal, que se ha visto modificada en forma de una cola prensil que les permite fijarse sobre algas y plantas.
Suman en total unas 100 especies distribuidas por todo el mundo, pero no más de 3 son europeas. Son muy comunes en el Mediterráneo, representados en dicho mar por dos especies próximamente emparentadas: Hippocampus hippocampus e Hippocampus guttulatus, esta última de mayor tamaño que la primera. En el Atlántico, el caballito de mar más común es el Hippocampus hudsonius.
Los caballitos de mar o hipocampos (género Hippocampus) constituyen un grupo de peces marinos pertenecientes a la familia Syngnathidae, que también incluye a los peces pipa. Su nombre se debe al peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos. De hecho, la característica de tener la cabeza en ángulo recto con el resto del cuerpo no se da en ningún otro género de peces.
El cuerpo de los caballitos de mar está cubierto por una armadura de placas o anillos de constitución ósea. Su forma de nadar es muy diferente a la de los demás peces. Adoptan una posición erecta, impulsándose con su aleta dorsal. No tienen aleta anal. En su lugar tienen una cola prensil que se enrolla en espiral y les permite aferrarse a tallos y plantas subacuáticas. Es la única especie animal donde el que queda fecundado es el macho. La hembra usa su ovopositor para insertar los huevos maduros dentro de la bolsa incubadora del macho, en donde son fertilizados.
Las 50 especies de caballitos de mar mas conocidas de unas 100 conocidas son:
Hippocampus abdominalis - Hippocampus alatus - Hippocampus algiricus - Hippocampus angustus - Hippocampus barbouri - Hippocampus bargibanti - Hippocampus biocellatus - Hippocampus borboniensis - Hippocampus breviceps - Hippocampus camelopardalis - Hippocampus capensis - Hippocampus colemani - Hippocampus comes - Hippocampus coronatus - Hippocampus denise - Hippocampus erectus - Hippocampus fisheri - Hippocampus fuscus - Hippocampus grandiceps - Hippocampus guttulatus - Hippocampus hendriki - Hippocampus hippocampus - Hippocampus histrix - Hippocampus ingens - Hippocampus jayakari - Hippocampus jugumus - Hippocampus kelloggi - Hippocampus kuda - Hippocampus lichtensteinii - Hippocampus minotaur - Hippocampus mohnikei - Hippocampus montebelloensis - Hippocampus multispinus - Hippocampus patagonicus - Hippocampus procerus - Hippocampus queenslandicus - Hippocampus ramulosus - Hippocampus reidi - Hippocampus semispinosus - Hippocampus sindonis - Hippocampus spinosissimus - Hippocampus subelongatus - Hippocampus trimaculatus - Hippocampus whitei - Hippocampus zebra - Hippocampus zosterae
COMO RECONOCERLO.- El tamaño de los caballitos adultos varía enormemente, desde el pequeño Hippocampus minotaur, una especie descubierta en Australia que no sobrepasa los 18 mm. de longitud, al enorme Hippocampus ingens, especie del pacífico que sobrepasa los 30 cm.
Su cabeza termina en un tubo "bucal", el cual está desprovisto de dientes; sus ojos grandes, llaman la atención, y según los expertos la configuración de sus órganos de visión da muestras de gran apreciación visual. Respiran mediante branquias y su cuerpo se soporta gracias a una columna vertebral, aunque se encuentra protegido por una especie de esqueleto externo formado por placas dérmicas sobre el tronco y cola que le dan ese aspecto anillado.
Tienden a vagar lentamente sobre el fondo marino usando sus aletas dorsales para la propulsión, y sus aletas pectorales, parecidas a orejas, para la estabilidad y dirección.
Tienen el cuerpo cubierto de placas o anillos óseos concéntricos, en las aletas formando una estructura octagonal y cuadrangular en la cola; poseen una cabeza alargada y un hocico tubular; tiene aberturas branquiales muy pequeñas y una cola prensil, misma que puede enroscar en torno a los tallos marinos para proporcionar anclaje. No nadan como los peces, suelen desplazarse en posición erguida moviendo rápidamente la aleta dorsal a modo de abanico; a diferencia de ellos, nadan lentamente y se defienden de sus depredadores con un excelente camuflaje. Presentan la característica, única entre los peces, de tener la cabeza en ángulo recto con el cuerpo.
RESUMEN.- Presenta la característica, única entre los peces, de tener la cabeza en ángulo recto con el cuerpo y representa, en muchos aspectos, a la fase final de varias tendencias presentes en todos los syngnátidos. Tienen el cuerpo comprimido lateralmente y tienen un esqueleto cutáneo formado por anillos anulares óseos, llamado también armadura de placas u escudos óseos, que dan rigidez al tronco. La cola, en cambio, es prensil y se puede enroscar en torno a los tallos marinos para proporcionar anclaje.Carecen de aletas caudal y ventral. Las pectorales y la dorsal son muy tenues y tienen forma de abanico. La dorsal impulsa los desplazamientos horizontales, está situada a su espalda y la agita unas 3 veces y media por segundo. Las pectorales impulsan los movimientos verticales.
Es un nadador muy lento, que se desplaza gracias a las vibraciones ondulantes de la aleta dorsal, mientras el pez progresa en posición erecta característica. También suele enrollar la cola hacia el vientre. Algunos expertos calculan que un caballito tardaría 2 días y medio en recorrer 1 Km.El desplazamiento vertical lo consigue ajustando el volumen de aire de unos diminutos sacos que reciben el nombre de "vejigas natatorias".
Sus ojos se mueven independientemente uno del otro y moviendo su cabeza puede vigilar perfectamente entre las hierbas en las que viven.
SU COMPORTAMIENTO.- La conducta de los caballitos de mar vivientes es tan interesante como las antiguas leyendas sobre estos animales. Es capaz de ostentar notables cambios de color para acomodarlo al del medio que le rodea.Puede utilizar la cabeza para trepar por entre las algas en las que vive descolgándose de unas a otras.Con frecuencia varios adultos van juntos, trenzando sus colas prensiles con apariencia de que ejecutan una danza, la cual puede ser fatal cuando la ejecutan ejemplares jóvenes, que a veces no saben desprenderse y acaban muriendo de inanición.
Tienen los sentidos bastante desarrollados; el olfato está compuesto de unas fosas olfativas situadas delante de los ojos, las cuales filtran el agua que es analizada con segura precisión por células especializadas. Su vista, como comentábamos muy avanzada, le permite mover los ojos independientemente lo que le facilita la obtención de alimento y su protección personal. Su voluminoso cristalino, una retina formada por numerosas capas de células visuales y el desarrollo de sus lóbulos ópticos ubicados en el encéfalo, generan un perfeccionamiento visual. Para comunicarse con sus congéneres provocan una especie de chasquido con rápidos movimientos de su cabeza, haciendo rozar una parte del cráneo con una parte de su esqueleto externo superior. Su oído está compuesto por unos pequeños huesos llamados otolitos, que son utilizados para recibir vibraciones externas.
La natación se basa en movimientos ondulatorios de la aleta dorsal; el animal avanza en una posición erecta muy característica. El caballito de mar en ocasiones llega a ser agresivo cuando amenazan a sus crías, pero en realidad es un animal muy noble.En el mundo animal, el caballito es el mejor ejemplo del mimetismo.
CAMUFLAJE.- El camuflaje puede alcanzar un extraño grado de perfección en algunos miembros, como el Phyllopteryx foliatus australiano, que está dotado de apéndices carnosos en forma de hoja que decoran el cuerpo simulando algas. Llega a medir hasta 30 cm., tamaño verdaderamente grande para un pez de este grupo.Uno de los rasgos más interesantes del caballito de mar, es su facilidad para mimetizarse con su entorno. Este pez ha conseguido ser uno de los campeones del camuflaje, ya que con facilidad adopta desde formaciones que pueden perfectamente pasar por un alga a los ojos de un posible depredador, como colores y texturas muy variadas: amarillos, turquesas, rojos, púrpuras, pardos, con puntos, con rayas, etc. Poseen la misma y extraña habilidad de un camaleón. Son capaces de desarrollar largos filamentos de piel para confundirse entre las algas de su entorno. Esto lo hacen por razones de seguridad y supervivencia.
REPRODUCCIÓN.- Se reproducen desde la primavera hasta los meses de verano. En esta época, el macho y la hembra se entrelazan con la cola. Después de una danza nupcial, en esta posición, la hembra traspasa de su cloaca, con ayuda de una papila genital de unos 3mm. de largo, sus huevos a la bolsa ventral (incubatriz) de los machos, que está recubierta de suave tejido y dispuesta en compartimentos, para mantener cada huevo separado, como en células esponjosas. Puede encontrarse cierto paralelismo entre el tejido que rodea estos huevos y la placenta de los mamíferos.
Un macho puede ser visitado por cierto número de hembras que le dejan huevos, pero si un huevo no alcanza a llegar a uno de estos departamentos no se desarrolla. No obstante, los que caen bien, se desarrollan en esta bolsa hasta los 50 o 60 días y eclosionan dentro ella.El recién nacido queda allí hasta que ha consumido toda la yema.El nacimiendo o eyección de los jóvenes parece ser agotador para el padre. Agarrándose firmemente con la cola sobre un soporte, frota su bolsa contra una concha o roca hasta que salen los jóvenes, con fracciones de sus tejidos internos. No parece cierto que sean los hijos los que producen la rotura de estos tejidos.
Un macho de buen tamaño puede dar a luz a más de 400 jóvenes, que son la perfecta réplica del adulto. Los primeros días entraran y saldrán de la bolsa según haya peligro o no en el exterior.En otras especies de caballos marinos tiene lugar un apareamiento similar, aunque ambas partes no se sujetan por medio de la cola. Gracias a esta diferencia se evitan cruces entre ambas especies.
Se aparean según la temperatura del agua. Después de un orquestado y detallado baile, la pareja de caballitos se entrelaza y el macho deja caer su líquido seminal en la hembra; tras una serie de "contoneos" mezclados con períodos de pausa que pueden ser de 15 a 20 minutos, el cóctel está servido y la hembra deposita los huevos en el cuerpo del macho, en una especie de bolsa incubadora formada por las placas óseas del cuerpo, mediante un tubo llamado ovopositor. En la recepción el macho está preparado para fertilizar los huevos. Esta bolsa denominada marsupium, se transforma facilitando nutrientes a los embriones, los que en unas tres semanas estarán preparados para afrontar por sí mismos la aventura de su vida.Las hembras trasplantan sus huevos con ayuda de una papila genital o apéndice cloacal de unos tres milímetros de largo, en la bolsa ventral de los machos donde pueden desarrollarse bien protegidos. Tras unas 4 ó 5 semanas el macho da a luz a las numerosas crías, después de fuertes dolores de parto, y las sujeta en algún substrato con ayuda de su cola; esto sucede generalmente durante luna llena.
La madurez sexual del macho es visible por la existencia de la bolsa incubadora en la cola, por debajo del abdomen. Las hembras parecen madurar al mismo tiempo que los machos, siendo visible su ovopositor cuando está transfiriendo los óvulos al macho.El número de huevos acogidos por el macho varía según la especie, y puede oscilar entre decenas y cientos.Viven entre 12 y 13 años si no es que hasta más dependiendo del tipo de caballito que sea.
QUE COME.- Carnívoro. Su dieta alimenticia es reducida, ya que tanto la configuración de su boca como la de su aparato digestivo es bastante simple. Con su boca desdentada aspira principalmente pequeños crustáceos y otros diminutos organismos pelágicos que encuentra en algas o piedras, pero es voraz y debe comer a menudo, por lo que alimentarse se convierte en una dedicación de primer orden.
Los caballitos comen exclusivamente comida viva móvil; se alimentan de crustáceos y plantas, así que en ocasiones llega a ser omnívoro. Se ven obligados a consumir grandes cantidades de comida para compensar su rápida e ineficiente digestión al no poseer estómago. Sus ojos, que tienen movilidad independiente entre sí, les ayudan a reconocer su bocado preferido.Se alimentan de pequeños organismos pelágicos que cazan al acecho, camuflados entre las algas, y que succionan con sus largos hocicos.También comen algunas crías de peces, como los guppies, platys (alevines) y mysis (larvas de Corethra)
DONDE VIVE.- Los caballitos de mar viven en aguas tranquilas y cálidas, en los mares templados y tropicales de todo el mundo, aunque tienen una distribución discontínua, puesto que están ausentes en largos trechos de la costa del Africa Occidental y del área Indopacífica, donde pueden aparecer en una región y faltar por completo en otra.
Viven cerca de las costas, entre las praderas de fanerógamas marinas y algas.Se distribuyen globalmente en la franja localizada entre ambos trópicos y viven en aguas templadas, siendo en las zonas indo-pacífica y atlántica donde más abundan y su biodiversidad es mayor. Viven entre las algas, manglares y corales. En las costas de España se puede encontrar al menos dos especies: Hippocampus hippocampus y también Hippocampus ramulosus.
Viven en las aguas someras cálidas, templadas y tropicales de todo el mundo, siendo en las zonas Indopacífica y Atlántica-oeste donde residen la mayoría de las especies.Podemos encontrarlos desde el mar Atlántico, pasando por las Canarias, hasta el mar del norte y el Mediterráneo.
INDICACIONES PARA LA PESCA.- Por desgracia, últimamente los censos de estos animales demuestran tanto una disminución de unidades como un retroceso en su longevidad. Por esta razón, se podría ubicar en la categoría de especie amenazada. La degradación y destrucción de sus hábitats está aumentando la presión sobre las poblaciones de caballitos de mar.La falta de control en el mercado negro y los abusos cometidos por los seres humanos con el mar estropeando su delicado entorno, son los responsables más probables de la disminución y del retroceso en sus poblaciones.
La mayoría de estos peces son diurnos, lo que significa que su mayor actividad se desarrolla durante el día, estando particularmente animados al amanecer, cuando las parejas se unen en una espectacular "danza del vientre". Existe una especie, Hippocampus comes, en Filipinas que ahora son nocturnos, lo que significa que son más activos de noche; los pescadores especulan que esto es una respuesta a la dura presión de la pesca ejercida sobre ellos.
Los caballitos de mar juveniles son muy vulnerables a los depredadores, la mayoría de los peces piscívoros (comedores de peces); por el contrario los adultos no tienen muchos depredadores naturales, probablemente por ser difíciles de encontrar (usan muy bien el camuflaje), y además no deben ser muy "sabrosos" a causa de sus placas óseas. Los caballitos de mar se han encontrado en estómagos de grandes peces pelágicos tales como el atún, la castañeta roja, el pez dorado, etc. Los cangrejos y aves de mar (incluso los pingüinos) también se meriendan alguno de vez en cuando. Otro factor natural a tener en cuenta son las tempestades, las cuales pueden trastornar seriamente sus poblaciones, arrojando a algunos a tierra y a otros a la deriva, dando lugar, de éste modo, a la muerte de muchos adultos y jóvenes y que otros sean dispersados.
Pero es el ser humano con su falsas creencias y su afán de posesión, como en tantos otros casos, el que los lleva casi a su extinción: en China y regiones limítrofes le otorgan poder afrodisíaco y creen que cura enfermedades como la impotencia, y nosotros los compramos para tenerlos confinados en peceras. Tal es así, que en la última conferencia mundial de la biodiversidad celebrada en Chile se declararon a los caballitos de mar como especie a proteger.
En el caso de nuestro caballito de mar desconocemos totalmente que es lo que causa la recesión de sus poblaciones, dado que, por comentarios de los viejos pescadores, antaño era una especie muy extendida y que se encontraba en cualquier lugar de la ría de Arosa. Lo que si he visto son multitud de estos animales disecados y convertidos en objetos ornamentales. Este es un apartado muy importante que se debería estudiar para conocer nuestra influencia en la regresión de sus poblaciones e intentar concienciar a la gente que nos rodea para de alguna manera evitarlo.
Entre las causas probables de esta regresión pueden estar: la contaminación; el relleno para construir puertos; el coleccionismo de ejemplares vivos y muertos; e incluso por una falta de información en su manipulación por los pocos pescadores concienciados que al pescarlos en sus redes intentan devolverlos al mar.

1 comentarios:

Angela Hernando Blotte

11 de septiembre de 2017, 11:59
Permalink this comment

1

dijo...

Disculpe, en qué año publicó esto? Gracias.