EL PEZ LEON

SCORPAENIDAE.- Los escorpiones y rocotes, o escorpenas, son la familia Scorpaenidae de peces incluida en el orden Scorpaeniformes, con especies casi todas marinas y algunas raras de agua dulce, distribuidos por todos los mares de aguas tropicales y templadas, algunos se acomodan bien a vivir en acuario. Aparecen por primera vez en el registro fósil en el Paleoceno, durante el Terciario inferior.

MORFOLOGÍA GENERAL.- Cuerpo comprimido, la cabeza normalmente con crestas y espinas; las escamas, cuando están presentes, normalmente son ctenoides. Normalmente tienen una sola aleta dorsal, a menudo entallada; las aletas dorsal, anal y pélvicas pueden llevar glándulas de veneno; en algunos falta la vejiga natatoria, por vivir pegados al fondo.

IMPORTANCIA DE LA FAMILIA.- La familia contiene a los peces más venenosos del mundo, muchos de ellos llamativamente coloreados; a pesar del peligro que esto representa, son precisamente los más usados en acuariología por su belleza, donde se aclimatan bien a la vida en cautividad, aunque son difíciles de mantener pues algunos requieren alimento vivo.

HÁBITAT.- La mayoría tienen fecundación interna, depositando algunas especies los huevos en bolsas gelatinosas; las larvas que nacen de ellos son planctónicas. Casi todos viven sobre el fondo marino, donde se alimentan de crustáceos y peces.

GÉNEROS.- Existen 207 especies, agrupadas en 26 géneros:
Subfamilia Pteroinae, que poseen largas y vistosas espinas en las aletas junto con colores rayados, todo ello para ser vistos a modo de advertencia:
Brachypterois
Dendrochirus
Ebosia
Parapterois 


Pterois.-  
Es un género de peces marinos venenosos encontrados principalmente en elIndo-Pacífico. Los peces del género Pterois tienen un par de aletas en forma de abanico en las aletas pectorales y una punzante primera aleta dorsal. Estas aletas dan al pescado la impresión de melena del león, lo que le da al pez león su nombre común. La forma y la coloración de su cuerpo le proporcionará la capacidad para mezclarse con el entorno, que normalmente se llama camuflaje.

Pterois tiene varias espinas dorsales venenosas; este veneno se dice que es doloroso, pero la picadura de un pez león no es fatal para los seres humanos. Tanto la mímica como el veneno son una defensa importante. Cuando un depredador identifica cualquier Pterois disfrazado con el hábitat, la picadura de la espalda la mantendrá alejado a los depredadores por un tiempo bastante largo. El cuerpo de la mayoría de Pterois está dominado por el color marrón, o, a veces, marrón con franjas blancas a lo largo del cuerpo y las aletas. Pterois vive en los océanos Indico y Pacífico, especialmente en los arrecifes de coral, es popular como un pez de acuario marino.Pteropterus ha sido reclasificado como Pterois.
ESPECIES
Pterois andover

Pterois antennata.- El pez león, erróneamente llamado pez escorpión, es un pez de la familia Scorpaenidae. Su hábitat natural son los Lagoon (En geografía física, es un anglicismo de uso poco común en España, que se emplea para referirse a cualquier cuerpo de aguas poco profundas que está separado de las aguas profundas marinas por una barrera, bien sea una isla barrera, un cordón litoral, un banco de arena de origen marino, un arrecife coralino o algún accidente similar.) y arrecifes del Océano Índico tropical y el Pacífico occidental. Se refugia durante el día y caza camarones ycangrejos durante la noche. Crece un máximo de 20 cm.

Su picadura es venenosa: los radios de la aleta dorsal, dos de los radios de la aleta ventral, y dos de la aleta anal están equipados con glándulas venenosas. Estas picaduras pueden provocar dolorosas heridas a buzos, mientras que la toxina que inocula puede causar parálisis respiratoria humana, insuficiencia circulatoria, y fiebre. Los síntomas generalmente desaparecen después de uno o dos días.
Es solitario y es más probable encontrarlo en el fondo, donde nadando lentamente conduce y arrincona con sus aletas a su presa.

Casi todo en el venenoso pez león (sus rayas rojas y blancas, sus largas y llamativas aletas pectorales y su comportamiento irritable) parece decir “¡No tocar!”
El veneno del pez león, que expulsa a través de 18 aletas dorsales punzantes, es una herramienta defensiva. Este pez caza a sus presas, principalmente peces y camarones, gracias a su camuflaje y a sus rapidísimos reflejos. La picadura del pez león es extremadamente dolorosa para los humanos y puede provocar náuseas y problemas respiratorios, pero normalmente no es mortal.

El pez león, también llamado pez escorpión, es originario de los arrecifes y grietas del Indo-Pacífico, aunque se ha extendido a océanos cálidos de todo el mundo. Puede llegar a medir hasta 40 cm, pero la media se acerca más a los 30 cm.
En algunas regiones del mundo, el pez león tiene mucha fama como alimento, pero son especialmente buscados para el comercio de las mascotas (para acuarios). Es una especie abundante y su distribución va en aumento, lo que ha creado preocupación en Estados Unidos, donde algunos opinan que el éxito de esta especie no nativa representa un peligro para el hombre y el medio-ambiente.

El pez león Pterois antennata, es una especie con una apariencia muy diferente a lo que conocemos comúnmente. A pesar de no poseer un gran tamaño, es un peligroso depredador que accidentalmente fue incorporado en aguas que no eran parte de su territorio y ahora representa un peligro tanto para la fauna acuática como para el turismo.

COMO RECONOCERLO.- Existen 9 especies de pez león y todas varían en coloración, pero una de las más conocidas es la que posee un tono rojizo o naranja acompañado de rayas blancas y oscuras. Sus aletas pectorales son muy largas y en realidad no alcanzan un gran tamaño, pues miden de 20 a 45 cm y pesan alrededor de un kilo o menos.

Sus características físicas son hermosas y asombrosas, pues está cubierto de peligrosas y vistosas espinas, las cuales algunas de ellas poseen veneno. En los rayos de su aleta dorsal, el pez león posee pequeñas bolsas que contienen un potente veneno, que utiliza para su defensa. Su cuerpo es alargado, con aletas altas y anchas. En la cabeza presenta coloración rosada suave, la tonalidad básica del cuerpo es parda oscura. Sobre los flancos se disponen 6 líneas delgadas de color blanco brillante, que se bifurcan en el dorso. Su talla máxima puede llegar a los 45 cm.

REPRODUCCIÓN.- La estacionalidad de la reproducción del pez león es desconocida en su lugar de origen, pero los estudios en Carolina del Norte y Las Bahamas, sugieren que se reproducen durante todo el año. Son gonocóricos con poco dimorfismo sexual solo apreciable en la época reproductiva. Tienen un complicado ritual de cortejo y apareamiento.
Las hembras producen dos sacos de huevecillos que liberan en la columna de agua. La duración de las larvas de los peces león es desconocida, aunque Hare y Whitfield estiman que sea de entre 25 a 40 días basado en estimaciones para Scorpaena. La dispersión ocurre, presumiblemente en la fase larval pelágica, fase durante la cual puede desplazarse largas distancias ayudado por las corrientes. Los ejemplares juveniles viven en pequeños grupos y los adultos por lo general son solitarios. Maduran sexualmente al año

En temporadas de apareamiento, los machos suelen formar pequeños grupos en donde alrededor de 8 hembras son aceptadas. Otros machos tratarán de acercarse, lo que conllevará a agresivas peleas entre ellos para determinar quienes podrán aparearse.
Las hembras pueden poner de 30.000 a 40.000 huevos e increíblemente las crías nacerán en pocos días. Un gran número de ellos son consumidos por depredadores, pero aunque eso suceda, la población de este pez va en aumento y se han realizado estrategias para reducir su número. Ellos tienen una corta longevidad de 15 años de edad.

QUE COME.- Este pez se alimenta de pescado, camarones y otros tipos de crustáceos. Son cazadores muy habilidosos y suelen desorientar a sus presas con sus características corporales, pues logran camuflarse con éxito y atacar sorpresivamente.

Su dieta fundamental está compuesta por peces, y es uno de los depredadores dominantes en muchos arrecifes. Además, se alimentan de crustáceos y moluscos, y son notablemente rápidos en adaptarse a consumir nuevas presas, por lo que representan una amenaza para la Biodiversidad marina, y a las actividades económicas enfocadas hacia el turismo y la pesca en las zonas invadidas del Atlántico.
Según Fishelson, los estómagos de los peces león pueden ampliar su volumen 30 veces, y demostró la capacidad de estos peces para soportar el hambre durante períodos de más de 12 semanas sin mortalidad.

DONDE VIVE.- Son especies territoriales y solitarias. Cazan mayormente durante las primeras horas del día pero también se ha conocido que realizan tal actividad durante las noches. Para descansar y estar a salvo de los depredadores, se ocultan en las grietas de las rocas y se mantienen ahí por un tiempo.
Los machos son comúnmente más agresivos que las hembras y ante cualquier presencia de peligro, pueden atacar utilizando sus peligrosas espinas. Su hábitat se encuentra en los arrecifes y áreas rocosas de los océanos Índico y Pacífico, pero actualmente se han reportado enormes cantidades de ellos en las aguas del Atlántico y Mar Caribe, por lo que ha ocasionado un desequilibrio en la fauna de aquellas regiones.

El pez león es nativo de las tibias aguas tropicales del Pacífico Sur y el Océano Índico(es decir, la región del Indo-Pacífico), incluyendo el Mar Rojo. Esto abarca una muy amplia zona del oeste de Australia y Malasia, en el este hasta la Polinesia Francesa y las Islas Pitcairn del Reino Unido, en el norte hasta el sur de Japón y Corea del Sur y en el sur de la Isla Lord Howe frente a la costa este de Australia y las Islas Kermadec de Nueva Zelanda. La especie se encuentra también en toda Micronesia.
http://tintorero-wwwartesdepesca.blogspot.com.es/2013/07/vamos-pescar-pez-leon.html
Pterois cincta
Pterois cristatus
Pterois ellioti
Pterois geniserra
Pterois kodipungi

Pterois lunulata

Pterois mombasae
Pterois muricata

Pterois radiata.- El pez león Clearfin, Tailbar pez león, pez león o Radiata radial firefish volitans radiata, es un pez carnívoro de aletas con espinas venenosas que vive en los océanos Índico y Pacífico occidental.
Es la única especie de pez león con espinas blancas. Pero también puede ser reconocido por el par de rayas horizontales blancas en la cola.

Espinas dorsales 12-13; Radios blandos dorsales 10-12; Espinas anales: 3; Radios blandos anales: 5-6. Color rojizo a marrón y amplio cuerpo con 5-6 barras oscuras separadas por líneas pálidas; horizontal zona oscura en el pedúnculo caudal. Única especie de Pterois que carece de marcas entre su vertical los radios de la aleta y tiene un par de rayas horizontales blancas en base de la cola.

Se alimenta exclusivamente de pequeños cangrejos y camarones. Es capaz de infligir un golpe doloroso.
Una especie generalmente poco común que habita en arrecifes de Laguna y el mar. Prefiere arrecifes rocosos y parece evitar corales pétreos. Se agrupan aveces en zonas costeras en grietas estrechas, o a lo largo de paredes de roca en pequeñas cuevas. Encontrado bajo las cornisas durante el día. Rango de profundidad de 1 a 30 m. Talla máxima 24 cm común 20 cm

Distribución en el Indo-Pacifico: mar rojo a Sodwana Bay, Sudáfrica y a las islas de la sociedad, del norte de las Islas Ryukyu, al sur de Nueva Caledonia. Los registros de las de Islas Mascareñas probablemente se basan en Pterois antennata
Pterois rebel

Pterois sphex
Pterois vittata

Pterois volitans.- Pez León Colorado.- Es un pez venenoso originario de arrecifes de coral del océano Índico y zona occidental del océano Pacífico, pertenece a la familia Scorpaenidae o peces escorpión, de la que forman parte peces que poseen espinas y también veneno, como el Pez Piedra.
A partir de mediados de la década de 1990 ha invadido la zona este del océano Atlántico de Estados Unidos y regiones del mar Caribe. Fascina y embelesa en el mundo submarino y también a los visitantes de los acuarios en cualquier lugar.
Pez león, pez pavo real, pez escorpión o pez dragón, son algunos de los nombres comunes por los cuales se conoce a Pterois volitans; un pez de extraordinaria belleza.

COMO RECONOCERLO.- El cuerpo del pez león se distingue por una serie de vistosas líneas blancas, marrones, violetas y rojas, aletas pectorales y dorsales ampliamente desarrolladas a modo de abanico; lo cual le otorga un aspecto exótico y lo hace muy preciado como especie ornamental de acuarios. Alcanza uno 30 a 40 cm de largo de adulto, mientras que los juveniles miden menos de 2 cm. El pez posee unos tentáculos carnosos que sobresalen sobre sus ojos y por debajo de su boca. Sus largas espinas dorsales y pectorales son venenosas y la picadura puede ser sumamente dolorosa. En los rayos de su aleta dorsal, el pez león posee pequeñas bolsas que contienen un potente veneno, que utiliza para su defensa. Su cuerpo es alargado, con aletas altas y anchas. En la cabeza presenta coloración rosada suave, la tonalidad básica del cuerpo es parda oscura. Sobre los flancos se disponen 6 líneas delgadas de color blanco brillante, que se bifurcan en el dorso.

REPRODUCCIÓN.- Alcanza la madurez sexual en forma temprana, se reproduce de manera sexual por fecundación externa. Luego de un cortejo elaborado, la hembra libera al agua un par de bolsas mucosas las cuales contienen 2.000 a 15.000 huevos que son fecundados por los machos. Las bolsas flotan en el medio pelágico hasta que se rompen y liberan los huevos que son arrastrados por las corrientes.
La estacionalidad de la reproducción del pez león es desconocida en su lugar de origen, pero los estudios en Carolina del Norte y Las Bahamas, sugieren que se reproducen durante todo el año. Son gonocóricos con poco dimorfismo sexual solo apreciable en la época reproductiva

La duración del estado larvario de los peces león es desconocida, aunque Hare y Whitfield estiman que sea de entre 25 a 40 días basado en estimaciones para Scorpaena. La dispersión ocurre, presumiblemente en la fase larval pelágica, fase durante la cual puede desplazarse largas distancias ayudado por las corrientes. Los ejemplares juveniles viven en pequeños grupos y los adultos por lo general son solitarios.

QUE COME.- Su dieta fundamental está compuesta por peces, y es uno de los depredadores dominantes en muchos arrecifes. Además, se alimentan de crustáceos y moluscos, y son notablemente rápidos en adaptarse a consumir nuevas presas), por lo que representan una amenaza para la Biodiversidad marina, y a las actividades económicas enfocadas hacia el turismo y la pesca en las zonas invadidas del Atlántico.
Se alimenta de pequeños peces y crustáceos, y rápidamente se adapta a nuevas presas. Según Fishelson, los estómagos de los peces león pueden ampliar su volumen 30 veces, y demostró la capacidad de estos peces para soportar el hambre durante períodos de más de 12 semanas sin mortalidad.

DONDE VIVE.- Habita en arrecifes coralinos a profundidades entre 10 a 170 m. Es una especie territorial y posee hábitos nocturnos; durante el día permanece inactivo oculto en cavidades del arrecife.
El pez león es nativo de las tibias aguas tropicales del Pacífico Sur y el Océano Índico(es decir, la región del Indo-Pacífico), incluyendo el Mar Rojo. Esto abarca una muy amplia zona del oeste de Australia y Malasia, en el este hasta la Polinesia Francesa y las Islas Pitcairn del Reino Unido, en el norte hasta el sur de Japón y Corea del Sur y en el sur de la Isla Lord Howe frente a la costa este de Australia y las Islas Kermadec de Nueva Zelanda. La especie se encuentra también en toda Micronesia.

INVASIÓN EN EL OCÉANO ATLÁNTICO Y EL CARIBE.- El pez león colorado también habita en la costa este de los Estados Unidos, donde unos pocos individuos fueron liberados en las aguas de Biscayne Bay, Florida, en 1992 cuando elhuracán Andrew destruyó un acuario cercano a la playa. En el 2000 la especie se extendió hacia el Norte de la costa Este de EE. UU. y Bermudas. Desde entonces, el crecimiento y propagación ha aumentado de forma exponencial. Para el verano del 2001, poblaba la costa este de Estados Unidos desde Florida hasta Long Island, Nueva York. El mar Caribetambién sufre una invasión de esta especie, especialmente en la zona de las Bahamas.

Actualmente, hay poblaciones establecidas en la Costa Atlántica de EE. UU. desde Floridahasta Cabo Hatteras, Carolina del Norte, Bermuda, Columbia, Cuba, República Dominicana,Jamaica, Puerto Rico, Islas Turcas y Caicos e Islas Caimán. Se han reportado individuos en Belice, Haití, Islas Vírgenes, México, Colombia y Venezuela. En Colombia se han capturado especímenes adultos y juveniles, en Santa Marta se reportan diariamente avistamientos en áreas del parque Tayrona, Playa Blanca, Taganga y áreas coralinas. Actualmente en el acuario y museo del mar del Rodadero, se desarrolla una campaña educativa para que los pescadores sean muy cuidadosos al capturarlo, se tienen en exhibición algunos ejemplares para que los turistas los identifiquen y se reportan avistamientos a las autoridades ambientales. También se ha reportado su presencia en Cartagena.

En el Caribe de Honduras también han sido encontrados ejemplares del Pterois volitans en cantidades que podrían suponer una invasión de esta especie, que al parecer se adapta muy bien al entorno y ambiente del Caribe.
Se prevé que la actividad depredadora de esta especie provocará fuertes des-balances ecológicos en los arrecifes coralinos, por la alteración de la trama alimentaria. Debido a su alta voracidad y éxitos como depredador, reducirá notablemente la disponibilidad de alimento para otras especies del arrecife, entre ellas muchas de importancia pesquera.
La invasión de los peces león es un recordatorio de cómo una especie foránea puede establecerse y competir con las especies nativas por los recursos disponibles. La detección temprana y las repuestas rápidas ante este problema son de gran importancia, debido a la complejidad y la ineficacia de las medidas de erradicación en el medio marino.

PELIGROS Y AMENAZAS.- Para el ser humano: Todas las espinas del Pez León son venenosas y un pinchazo con ellas es extremadamente doloroso. Los síntomas posteriores pueden incluir inflamación, enrojecimiento, sangrado, náuseas, entumecimiento, dolor en las articulaciones, ansiedad, cefalea, confusión, mareo, parálisis en las extremidades, convulsiones, así como efectos cardiovasculares.
Para el ecosistema marino: El Pez León es un depredador activo y muy voraz, se alimenta de peces, crustáceos y moluscos. Su gran voracidad y la ausencia de depredadores potenciales (chernas y otros meros) y especies competidoras han permitido la rápida y amplia invasión en nuestra área. Lo anterior convierte al Pez León en una seria amenaza para la biodiversidad marina y actividades económicas basadas en el turismo y la pesca.

EL VENENO.- El Pez León presenta una glándula venenosa en la base de cada espina de sus aletas dorsal, pélvicas y anal. Las lesiones provocadas por el contacto con las espinas del pez león, aunque son relativamente indoloras al principio, son extremadamente dolorosas después de un rato, dependiendo de la cantidad de veneno recibida, el lugar de contacto y el sistema inmune de la víctima.
Los síntomas pueden incluir inflamación, enrojecimiento, sangrado, náuseas, entumecimiento, dolor en las articulaciones, ansiedad, cefalea, confusión, mareo, parálisis en las extremidades, convulsiones, así como efectos cardiovasculares, especifica la publicación. Se ha comprobado que el veneno de las espinas del pez león se desactiva después de 30 minutos.

La eficacia del veneno del pez león en su defensa es cuestionable, fueron encontrados en los estómagos de meros. Sin embargo, no se ha podido establecer aún una evaluación de la frecuencia de consumo de peces león por los meros. Además los estudios conductuales realizados en laboratorios sugieren que los meros evitan activamente al pez león, incluso durante períodos de hambre extrema.
A pesar del peligro que significa para los humanos una herida, estudios científicos indican que el veneno del pez león produce efectos antitumoral, hepatoprotector y antimetastásico en ratones, lo cual puede ser prometedor para las investigaciones sobre el cáncer.

CIGUATERA Y EL PEZ LEÓN.- La Fundación Nature recomendó no consumir pez león debido a un estudio realizado, a partir de muestras de carne de adultos de pez león capturados en aguas de St Marteen, en el Caribe, que mostraron altos niveles de ciguatoxinas, sustancia causante de la ciguatera en humanos.
Las ciguatoxinas son producidas por plantas microscópicas - Gambierdiscus toxicus - que viven en las algas y otras superficies en las comunidades de arrecifes de coral. Cuando los peces se alimentan de estas algas o de algas que consumen los organismos, las ciguatoxinas se almacenan en la carne del pez. La toxina se acumula en el cuerpo de los peces a medida que avanza en la cadena alimentaria. Predadores en la cima de la cadena alimentaria (barracudas, peces león,etc) pueden acumular grandes cantidades de la toxina.
No existe una prueba para determinar si el pescado está contaminado, y la cocción y la preparación no afectan a la toxina. La toxina tampoco está relacionada con el veneno en las espinas del pez león.

La promoción del pez león como un pez comestible, comercialmente viable que se esperaba ayudase en la reducción de su número a lo largo de los arrecifes, despertó el interés de los investigadores por lo que antes de recomendar a la comunidad que el pescado se puede comer, necesitaban estar seguros de que no había amenazas de salud asociadas con el consumo de esta especie invasora. Esta investigación se realizó en Islas Vírgenes y en las Islas Francesas y se detectó que varias muestras de carne de pez león tenían un porcentaje elevado de ciguatoxina. Por lo tanto, no recomiendan el consumo humano del pez león como un método para su control, como especie invasora.

Varios países y territorios en el Caribe han estado promoviendo el pez león como comestible. Sin embargo, estas zonas no suelen tener un alto nivel de ciguatoxina en sus peces de arrecife más grandes. El norte del Caribe Oriental de Guadalupe a las Islas Vírgenes, entre ellos St. Maarten, tiene un mayor nivel de ciguatoxina que otras zonas en el Caribe.
El envenenamiento por ciguatera, causa náuseas o vómitos, diarrea, shock eléctrico, sensaciones de dolor, la inversión de sensaciones de calor y frío, una intensa picazón de los dedos u hormigueo de manos y pies, lento ritmo cardíaco y una caída en la presión arterial, debilidad o fatiga, dolor muscular o de articulaciones, depresión y dolores de cabeza. No existe un tratamiento eficaz o un antídoto para la intoxicación por ciguatera y tratamiento se basa en cuidados de apoyo.

El pez león con niveles detectables de ciguatoxina se registró por primera vez en julio de 2010 en aguas de St. Maarten, donde los peces nativos tienden a tener altos niveles de la ciguatoxina. Investigadores de la NOAA / FDA han capturado 186 peces león de las Islas Vírgenes,Puerto Rico, las Antillas, y las aguas de St. Maarten. 76 de los 186 peces capturados fueron analizados, el 26% contiene niveles que superan el umbral de la FDA La FDA ha establecido un límite de acción para la intoxicación por ciguatera del Caribe: se ha fijado en un nivel de 0,1 ppb.
En otro estudio, fueron analizadas muestras de pez león de las Islas Caimán para la presencia de niveles detectables de ciguatoxina utilizando el bioensayo de nauplios de Artemia (Davin, 1986). Ninguno de los peces sometidos a ensayos mostraron niveles de ciguatoxina para ser clasificados como ciguatóxicos basado únicamente en los resultados del bioensayo con artemia salina.

Los peces más grandes provenientes de zonas donde se conoce la presencia de ciguatoxinas a partir de Gambierdiscus toxicus deben ser examinados como medida de seguridad adicional. Seda J. and M. Valdes-Pizzini 2011 plantean que en Puerto Rico, hasta el momento, no se ha reportado ningún caso de intoxicación por ciguatera (que tal vez sea un hecho localizado y estacional). Indican que el esfuerzo de las Islas Vírgenes, en el entendimiento de los factores ambientales que pueden precipitar la ciguatera son ciertamente importantes. Sin embargo, la asociación entre el pez león y la ciguatera se basa únicamente en la posibilidad de la ocurrencia y un grupo de peces muestreados, pero no hay información sobre la intoxicación ciguatera por el consumo. Debemos ser cautelosos, sobre las posibilidades de pez león como una fuente de alimento.

MEDIDAS A TOMAR.- Evitar manipularlo si no se posee la capacitación necesaria para evitar accidentes, recuerde que incluso después de muerto sus espinas mantienen el veneno activo durante 30 minutos.
En caso de ser pinchado por las espinas del Pez León debe revisar si quedan restos de la espina dentro de la herida. Si los restos pueden ser removidos fácilmente hágalo con mucho cuidado.
Muchas veces puede ser muy dolorosa la experiencia de remover las espinas por uno mismo, entonces debe acudir a un médico para que lo asistan.
El siguiente paso será remojar o bañar la parte herida en agua tan caliente como pueda aguantar ya que el veneno deja de funcionar si es expuesto a agua a una temperatura entre 43 y 45 ºC. No debe estar tan caliente como para hervir.

                                             

Pterois miles
Pteropterus

Pez escorpión (S. oxycephala)
Subfamilia Scorpaeninae, que poseen numerosas prolongaciones y colores de camuflaje para no ser vistos:
Hoplosebastes
Idiastion
Iracundus
Neomerinthe
Neoscorpaena
Parascorpaena
Phenacoscorpius
Pogonoscorpius
Pontinus
Pteroidichthys
Pteropelor
Rhinopias 


Scorpaena 


Scorpaenodes
Scorpaenopsella 


Scorpaenopsis 


Sebastapistes
Taenianotus
Thysanichthys
Ursinoscorpaenopsis

Según ITIS, la familia Sebastidae no es válida, debe encuadrarse dentro de la familia Scorpaenidae como subfamilia Sebastolobinae.

PEZ LEÓN EL MONSTRUO DEL CARIBE.- La especie no es nativa del océano Atlántico. El venenoso pez, que es rápido para reproducirse, es agresivo al buscar comida y podría comer cualquier cosa, y se atiborran tanto que desarrollan una enfermedad en el hígado. Sin predadores que los detengan excepto el humano estos animales son capaces de limpiar el 90% de un arrecife.
"La invasión del pez león es probablemente el peor desastre ambiental que debe enfrentar el Atlántico", dijo Graham Maddocks, presidente y fundador de la Ocean Support Foundation, que colabora con el gobierno y algunas agencias de investigación para reducir la población de esta especie en Bermuda. Mientras el problema comienza a aumentar, muchos en el campo de la conservación marina están preocupados por la vida acuática que rodea al pez león.

El ecologista, James Morris, junto con el National Centers for Coastal Ocean Science (NCCOS) señalaron que aunque no sea la peor epidemia que el Atlántico haya tenido que enfrentar, sí tiene todos los elementos para convertirse en un desastre. El ambientalista dijo que el pez león ha traido un "gran cambio en la biodiversidad" y es a lo que él llama "el más abundante e invencible depredador en un arrecife de coral (en el Atlántico)".

El animal fue visto por primera vez hace una década y su población ha crecido rápidamente. La especie produce de 30,000 a 40,000 huevos en pocos días y maduran sexualmente a partir de un año. Actualmente se pueden encontrar en el Amazonas, las Bahamas, el Caribe y las aguas a lo largo de Carolina del Norte.
Al no ser una especie nativa, el pez león es especialmente peligrosa para el ecosistema, porque los peces originarios del Atlántico no tienen ese instinto natural para mantenerse alejados de ese depredador.

¿Cómo llegaron? Pregunten a Florida.
Los dueños de mascotas en ese estado son los culpables de su liberación en aguas ajenas. Lo creas o no, las evidencias de ADN señalan que todo el pez león del Atlántico proviene de seis de ocho hembras.
Los científicos te dirán que la solución compete a los humanos, el único predador conocido que podría salvar el ecosistema.

Una posible rotura de las peceras en las que se los transportaba liberó a unos pocos ejemplares de peces león en Florida (sureste de EE.UU.), en los años 90 del pasado siglo XX.
Su gran capacidad reproductiva, de unos 30.000 huevos cada cuatro días, y su agresividad alimenticia, unida a la ausencia de depredadores de un animal venenoso y nuevo en ese ambiente, facilitó que esta especie, que arrasa con todo, se fuese convirtiendo en el rey del Caribe.

"Es un pez muy agresivo en cuanto a sus actos alimenticios. Come todas las larvas, huevos o pececitos pequeños, de todas las especies...", explica a Efe el ecologista Fernando Secaira. "Es un grave problema, porque todo un ecosistema se balancea cuando se introduce un nuevo ser tan agresivo como este pez", agrega.
Este miembro de The Nature Conservancy, una organización no gubernamental con la misión de conservar las tierras y aguas, y con presencia en más de 30 países, cuenta que "hay zonas en el Caribe, especialmente en las Bahamas, donde el pez león ha eliminado casi el 80% de la biomasa de los peces que había allí".

ENTRANDO EN MÉXICO
Tras pasar por gran parte del Caribe y el arrecife mesoamericano, el primer ejemplar de esta especie se encontró en México en 2009, concretamente en Cozumel, una isla al sureste del país, en el estado de Quintana Roo.
"El primer año entró de golpe, bastante. El segundo había mucho también", recuerda Gerardo Velázquez, pescador de Vigía Chico, una de las cooperativas pesqueras en la Reserva de la Biosfera de Sian Ka'an, en el Caribe mexicano.
Sin embargo, aclara que este año ya hay menos: "He visto un máximo de cuatro o cinco en un día, si bien son más grandes y de hasta un kilogramo de peso".

De hecho, en Bahamas, Bermudas y Punta Herrero (Quintana Roo) se han encontrado ejemplares de unos 50 centímetros, cuando el tamaño natural de este pez rayado, de tonos rojizos, blancos y negros, grandes aletas y largas espinas venenosas, ronda los 28 centímetros.
"No podríamos echarle la culpa al pez león de haber causado un impacto, porque apenas lleva unos años, y para producirse un impacto muy grande tiene que pasar una década y haber un exceso.
 No hay tantos", explica a Efe Gerardo, minimizando su efecto en México, y apunta que, quizás en las aguas profundas del norte puedan desarrollarse más.
"El impacto que pueda causar el pez león en México no se ha dado (tanto) porque tuvieron la ventaja de los 20 años de lecciones que sufrieron los demás países. En Bermudas y Bahamas llegó, nadie le puso atención, y tras una década ya no había más peces".

INTENTANDO EL CONTRAATAQUE
"En México se sabía que eso era un problema y, en cuanto se informó de las primeras desapariciones de especies, se empezó a atacarlo", comenta Secaira, para quien "la campaña es exitosa, porque no hemos visto esos resultados negativos acá".

No solo se ha promovido su pesca, sino que se han organizado torneos con premios, como equipos de buceo en las categorías de mayor cantidad de capturas y ejemplar más grande y más pequeño, y se está llevando al pez león al plato.
"Si tú consumes pez león, estás colaborando a la conservación de los recursos, lo que es un valor agregado", comenta Lizbeth Tamayo, asistente técnica de la cooperativa Cozumel, en Punta Allen, casi en la frontera con Belice.

"Antes no se comercializaba por miedo a que fuese venenoso, pero se enseñó a los pescadores a prepararlo y ahora lo venden en Puerto Morelos y Cozumel", informa Eglé Flores, miembro de la asociación Cobi y secretaria ejecutiva de Kanan Kay, alianza del gobierno, cooperativas, organizaciones civiles y académicos.
Marco Antonio González Cel muestra cómo preparar uno de estos peces recién traído del mar, que se vende a 150 pesos por kilo de filete.
 Sobre una mesa de madera lo desescama y, a golpes de un largo cuchillo, le corta la cola, las aletas y las espinas, con cuidado de no pincharse. Si eso sucediese, sentiría un gran dolor, se le hincharía la zona y el veneno correría por su sangre, por lo que debería aplicarse agua caliente enseguida.
Una vez limpio, este pez de "estructura fina y resistente que se asemeja a una carne blanca, parecida a la de un animal terrestre, se puede cocinar haciéndolo bien a la plancha o rebozado, hasta marinado en limón y con leche de coco", según el chef chileno Eric.

EN EL CARIBE COLOMBIANO
El pez león, que sin duda hace honor a su nombre, esa especie extranjera que ha invadido al Caribe, y que además de ponzoñosa destruye los arrecifes de coral al devorar los peces que lo habitan, se convirtió en el mayor enemigo de la biodiversidad marina del país.
Ahora, el Ministerio de Medioambiente acaba de lanzar una orden: buscar y pescar al agresivo animal. A través de una resolución (la 675, del 20 de junio) el Gobierno está motivando a la ciudadanía a que se convierta en el principal depredador de la especie, que se reproduce sin control no solo en Colombia, sino en todos los países que tienen costas sobre el Atlántico.

El pez león pudo haber sido controlado por una especie nativa conocida como mero, pero está sobreexplotado, en extinción y sus poblaciones ya no dan abasto para llevar a cabo esa misión. Por eso, tendrá que ser el hombre, incorporándolo a su dieta, quien asuma esa responsabilidad. Y no solo comiéndolo, también experimentando con él. Así lo explica Elizabeth Taylor, directora de Asuntos Marinos, Costeros y Recursos Acuáticos del Ministerio de Ambiente, en diálogo con el tiempo.

En la medida en que el pez león reduzca esa riqueza marina (corales), vamos a ir perdiendo biodiversidad de la cual depende la pesca, el turismo y de esta misma forma el futuro de nuestras comunidades y de la seguridad alimentaria. El pez león es un riesgo, y ante la falta de un depredador natural todos debemos empezar a serlo.