VAMOS A PESCAR PERCEBES

Los percebes son crustáceos sésiles que viven fijados a las rocas de los acantilados rocosos del Atlántico. Son hermafroditas de fecundación cruzada y las primeras etapas de su vida las pasan como larvas libres que forman parte del plancton.
Después se fijan mediante un pedúnculo carnoso a las rocas de donde ya no se moverán durante el resto de su vida.Aunque su vida transcurre pegado a las rocas como algunos moluscos, el percebe pertenece al orden de los crustáceos. La parte de su cuerpo que presenta una cubierta rígida, protege los órganos internos y está sustentada por un pedúnculo largo y musculoso. Los percebes emplean éste para fijarse sobre objetos fondos de barcos, pilotes de muelles, rocas, troncos flotantes, ballenas, peces de gran tamaño, crustáceos y moluscos, donde forman racimos densos.
El percebe (Pollicipes pollicipes) es un crustáceo cirrípedo de la familia Scalpellidae que crece sobre rocas batidas por el oleaje. Se alimenta por filtración, ya que, debido a su carencia de extremidades, permanecen inmóviles adheridos a las rocas toda su vida adulta.
COMO RECONOCERLO.- El percebe adulto presenta dos partes claramente diferenciadas, parte superior o capítulo, y parte inferior o pedúnculo, que sería la parte que se fija a la roca.La parte superior, el capítulo, corrientemente se conoce como la uña del percebe, debido al aspecto que le confieren una serie de placas calcáreas de color blanco grisáceo. Esta uña protege al animal del ataque de un posible depredador y por otro lado, lo protege de la desecación en los momentos de bajamar donde el nivel de agua desciende y el animal queda al aire.Que esté esta parte especialmente protegida no es casualidad: bajo esas placas aparecen la mayor parte de los órganos vitales del percebe, en lo que se conoce el prosoma del percebe. Destacan 6 pares de cirros y la boca, primer eslabón del aparato digestivo del animal. Los cirros, en la actualidad, actúan como apéndices móviles cuya función es captar el alimento del medio y transportarlo a la boca. Se cree que son el resultado de un proceso evolutivo y que originariamente actuaban a modo de patas que permitían desplazarse al animal.
El capítulo presenta tres movimientos encargados de la coordinación en la alimentación del percebe. Un paquete muscular, el cirral, se encarga del movimiento de los cirros de búsqueda y captura del alimento; otro grupo de músculos se encarga de elevar el prosoma para poder extender los cirros fuera de la uña y así facilitar su función, y un tercer músculo, el lateral, permite la flexión del prosoma y facilita el transporte del alimento a la boca. Por otro lado, el capítulo posee otro músculo, el aductor, que posibilita la apertura y el cierre de la uña facilitando el funcionamiento del especial sistema circulatorio de los percebes, animales que no tienen corazón.En el capítulo también se desarrolla la función respiratoria. A través de la superficie del tórax capta el oxígeno disuelto del agua y, debido a que presenta una baja capacidad para el transporte de oxígeno, el percebe debe desarrollarse en zonas costeras rocosas fuertemente batidas por el oleaje, por tanto, muy oxigenadas. 
El percebe es un animal hermafrodita, por lo que cada individuo presenta dos sistemas reproductores: uno masculino y uno femenino. El aparato reproductor masculino se localiza en el prosoma. Está constituido por un par de testículos y un pene que se encuentra entre el último par de cirros. El aparato reproductor femenino se halla en el pedúnculo y está formado por 2 ovarios.Aunque se pueda llegar a pensar, el percebe no es capaz de autofecundarse, pues para reproducirse es necesario que intervengan dos individuos distintos, actuando uno como macho y otro como hembra.En cuanto al pedúnculo, éste presenta una forma cilíndrica y está recubierto por una fuerte piel. Su flexibilidad le permite contraerse, estirarse y moverse en cualquier dirección gracias a la acción de 3 haces musculares.
 Estos movimientos, por un lado, facilitan la alimentación de percebe, ya que le permiten orientarse en la dirección de la corriente, y, por otro lado, tienen gran importancia a la hora de la reproducción facilitando el acercamiento de los aparatos reproductores de los dos adultos implicados en la cópula.También en el pedúnculo aparece la glándula del cemento. En el momento de la fijación del percebe en el sustrato rocoso, esta glándula segrega un cemento que en el exterior solidifica contribuyendo a una fuerte adhesión del animal al sustrato.Las dimensiones del pedúnculo, en contra de lo que se cree, no están relacionadas de manera directa con la edad del animal, pues tanto su grosor como su longitud son variables en función del estado de relajación de los músculos y, principalmente, del lugar donde vive el percebe (más gruesos y cortos en zonas más batidas por el mar, más delgados y largos los percebes localizados en grietas o lugares donde la corriente de agua les incide lateralmente).
Muchas especies de cirrípedos poseen los penes de mayor tamaño, en proporción al cuerpo, de todo el reino animal
Resumen.-  El percebe es un crustáceo de vida libre o torácica, con tallo muscular o pedúnculo y es exclusivamente marino, muy singular tanto en su forma como en su biología y comportamiento ante el medio. La larva cipris de los percebes, la cual en realidad se parece mucho a la de los ostrácodos, sedimenta en el manto y   se fija al sustrato por medio de glándulas cementarías situadas en la base de las primeras antenas. El caparazón de las larvas, que envuelven el cuerpo entero, persiste como caparazón de envoltura o manto, de los percebes adultos. Se cubre externamente con placas calcáreas en estos percebes ordinarios (Torácica). La abertura del caparazón esta por lo tanto dirigida hacia arriba y capacita al animal para proyectar sus largos apéndices torácicos y recoger plancton. Estos organismos marinos son hermafroditas, presentan dos sistemas reproductores, uno masculino localizado en el prosoma, formado por un par de testículos y un   Pene (en el último par de cirros), y otro femenino, situado en el pedúnculo constituido por dos ovarios. 
 No tienen la capacidad o facultad de auto-fecundarse, por lo que necesitan de otro individuo para realizar una fecundación cruzada o copula, donde uno de ellos actuara como macho y el otro como hembra.Mide unos 5 cm de longitud; el pedúnculo es más corto que el caparazón, el cual esta formado por más de 13 piezas calcáreas, 5 grandes a cada lado y otras, más pequeñas y a modo de espinas, que se sitúan entre las más grandes y sobre el pedúnculo.En la base del pedúnculo hay otras placas, mucho más pequeñas.
REPRODUCCIÓN.- El período reproductor del percebe comienza en marzo y finaliza en septiembre.Entre febrero y marzo, un 10-20% de los percebes adultos realizan la cópula, pero es el segundo período reproductor, a principios de verano, en el que participan la inmensa mayoría de la población adulta.Las larvas liberadas en la eclosión se incorporan al plancton marino y después de pasar 7 fases larvarias presentarán una estructura que les permitirá adherirse al sustrato en un proceso denominado fijación. Todo este proceso, desde la eclosión de la larva hasta su fijación ya como juvenil dura aproximadamente dos meses. Esta fijación aún no es la definitiva, ésta ocurre un par de meses después y es a partir de aquí cuando empieza el desarrollo del percebe. 
Se estima que emplean aproximadamente seis meses en alcanzar el tamaño comercial (25 mm de ancho de capítulo, 4 cm de longitud).Es importante saber que la madurez sexual la alcanzan a una longitud menor, por lo que aún no tendría interés comercial para los percebeiros y éstos les permiten copular y desovar antes de su extracción. Este problema, tan importante y perjudicial en otras especies marinas, aquí no presenta ese tipo de complicaciones.Las larvas presenta nauplius de vida libre, que al desarrollarse se transforma en una larva cipris. Ambas son pelágicas, y pertenecen, durante esta etapa de su vida, al plancton (concretamente al meroplancton).
QUE COME.- Se alimenta del fitoplancton de las aguas que baten las olas, por medio de una especie de pluma filamentosa que emerge de su uña en cada recogida de la ola, conocida como cirro, el cual puede moverse unas 140 veces por minuto.
DONDE VIVE.- Viven fijados a las rocas en grupos o colonias formadas por más de cien individuos, en el Atlántico desde Finisterre y Golfo de Vizcaya hacia el norte y también en el Pacífico, desde las islas Aleutianas hasta Chile, pero no aparecen en el Mediterráneo. Los más exquisitos son los que tienen un pedúnculo ancho y bien lleno de dimensión parecida a la del dedo pulgar del adulto, frente a los estrechos y largos.El percebe crece especialmente en las costas de Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi. También hay percebes en las costas de Chile, Francia, Portugal y Canadá. El percebe vive pegado a las rocas donde hay fuerte oleaje.El percebe se encuentra en la mayor parte de la costa noroeste de Galicia, en grandes rocas batidas por el mar abierto. Pero, sin duda, el percebe de Cabo Roncudo, en Corme, es el más apreciado.Además del Roncudo, en toda la Costa da Morte, sobre todo en las Islas Sisargas, Muxía y Finisterre, en los grandes acantilados de Cabo Ortegal, en Cariño y Cedeira, y en los de la Costa da Vela, en Cangas.
INDICACIONES PARA LA PESCA.- El percebe de sol es el que recibe el embate de las olas más poderosas y el más apreciado, el percebe de sombra se fija normalmente en las grietas de las piedras, en las zonas más resguardadas, que al recibir menos cantidad de partículas alimenticias, debe alargarse para atraparlas, es el menos castigado por el mar, y no desarrolla como el otro.Para obtener percebes buenos tiene que haber muchas olas de mar limpias y amplios períodos de sol, ya que los percebes que crecer debajo de las rocas son los más pequeños, mientras que los “percebes de sol” son los de mayor tamaño.
video

La extracción de percebes está regulada por las diversas cofradías, existiendo unos periodos de veda que ayudan a preservar esta riqueza. La dificultad para llegar y extraer los percebes de las rocas más batidas por el mar justifica de sobra su precio. Se cogen normalmente con una bistronza (lámina de hierro o acero muy duro y afilado, con mango de madera que mide desde los 30 cm a 1 metro de longitud) para despojarlo de la roca. El trabajo duro del percebeiro queda reflejado en la multitud de cruces que aparecen en esta zona de la costa, recuerdo de las víctimas de este mar bravío.
Otras clases de percebes que podemos encontrar.Percebe de Marruecos. Se desarrollan en aguas más cálidas, siendo más claros, largos y delgados.Percebe de Canadá. Tienen un color más claro, es más grande y con más placas en la uña.
El percebe canadiense Pollicipes polymerus.- Que procede de las costas Atlánticas de Canadá, es más grande que el percebe europeo y tiene la boca rodeada de una membrana negra en lugar de roja, como en el caso del europeo. De color más claro, su sabor es más suave. La parte comestible del percebe está cubierta por una piel parda oscura y dura que termina en una uña dividida en varias placas o escamas.Las diferencias de sabor son muy sutiles. Pero los especialistas aseguran que el percebe europeo, proveniente de las costas de España y Francia, tiene un sabor más intenso que la especie Canadiense. Otra especie comestible es Picoroco Austromegabalanus psittacus que habita las costas de Chile.
Curiosidades.- En Europa, hasta bien entrada la Edad Moderna se creyó que algunas especies de gansos (las del género Branta) eran la metamorfosis madura de los percebes (llamándose en inglés barnacles tanto a estos cirrípedos como a esas aves); éste era uno de los modos en que la gente burlaba el ayuno de carnes durante la cuaresma, dado que según el cristianismo durante ese período las únicas carnes que se podían comer eran las de pescados y mariscos. De este modo las aves llamadas de la misma manera e incluso, en alguna ocasión, otras similares (ánsares, patos) eran clasificadas como pescado. Entre los argumentos para tan curiosa taxonomía estaba el hecho de que los percebes tienen apéndices que recuerdan a plumas y que, al tratarse de aves migratorias, no se conocían sus nidos ni crías.
LA RECETA.- Cocidos en agua de mar (en su defecto sal gorda marina) es la mejor forma de degustarlos. Cuando el agua hierva se echan los percebes y unas hojas de laurel, cuando vuelva a hervir se escurren. Se deben saborear recién hechos. Ya puestos, si se cuecen unas patatas en la misma agua que se cocinaron los percebes, realzarán su sabor. Acompáñelos de un vino blanco fresco, mi recomendación un albariño.
Como Cocer el Percebe - Ingredientes - Percebes, Sal gorda o fina, laurel.
Preparación.- Ponemos a cocer agua en cantidad suficiente para cubrirlos, con un par de hojas de laurel, mejor seco. Echamos abundante sal. 70 gr. de sal por cada litro de agua..Cuando el agua hierve alegremente se echa el percebe de sopetón, y se espera que vuelva a hervir. A partir de este momento hay diferentes sistemas: el del Padrenuestro (para los más inseguros), el de llevar a ebullición tres veces retirando la olla de cada vez (para impresionar a los invitados), y un largo etcétera. Pero vamos, que basta con esperar dos o tres minutos y, con una cuchara, sacar un percebe y darle un remojón en el grifo. Si se abre con facilidad, ya están. Si cuesta abrirlos y la piel está dura, esperamos otro par de minutos y lo mismo. Con este sistema, además de lograr un punto de cocción perfecto, es también el momento de rectificar de sal si procede, pues la cogen perfectamente aunque sea en el último instante.

0 comentarios: