VAMOS A PESCAR PECES FANTASMA

Macropinna microstoma, conocido como "pez cabeza transparente" es la única especie de pez del género Macropinna, perteneciente a la familia Opisthoproctidae. Es reconocible por su cabeza transparente en oposición a la opacidad del resto del cuerpo. Vive entre los 600 y 800 metros de profundidad.
M. microstoma es conocido por la ciencia desde 1939, al ser descubierto por Chapman, pero se desconoce si había sido fotografiado vivo antes de 2004. Los primeros dibujos no lo mostraban con su cabeza transparente, pues ésta se descomponía al ser sacada de las profundidades marinas. En Brasil el pez fue conocido como "Pokemon pescado" después de que un importante periódico en línea extrayese el nombre de un blog de humor por error. La noticia fue reproducida por otros medios en portugués.

PEZ FANTASMA O BARRELEYES.- Imaginaros a vosotros mismos que, cuando os levantáis por la mañana y os miráis al espejo, os dais cuenta que vuestra piel y vuestro cráneo es transparente dejando al descubierto todo vuestros órganos internos. ¿Curioso verdad? Pues eso es justamente lo que le pasa a la cabeza de este curioso pez, llamado Barreleyes o pez fantasma. Si os fijáis en la imagen inferior, podréis ver los ojos dentro de la carne, e incluso parte de su cerebro.

COMO RECONOCERLO.- Su cabeza es transparente y sus ojos se encuentran alojados en el interior. Como la piel deja pasar la luz, no tiene la necesidad de sacar los ojos fuera para ver, puede ver sin abrir los párpados, de hecho no tiene ni párpados, sino una masa de carne transparente y gelatinosa, tambien tiene la peculiaridad de que sus ojos no son esféricos si no cilíndricos. Encima de su boca tiene dos orificios negros que por su posición pueden parecer los ojos, en cambio son sus órganos olfativos. El pez tiene una peculiar característica, ve a través de su cráneo transparente por medio de los órganos verdes que están dentro de dicho cráneo con una visión periférica grandísima pudiéndolos mover en todas las direcciones, como los camaleones, son unos ojos tubulares, muy sensibles a la luz.
Además, es el único animal que tiene en sus ojos una especie de cúpula que le sirve como lente que ayuda a percibir mejor la luz de su alrededor. En cambio en otras especies los ojos tubulares son fijos y están anclados al cráneo. Este hecho le permite ampliar el limitado campo de visión propio de los ojos tubulares. Además, hablando de organismos luminiscente, hay que resaltar que el pez fantasma también tiene unos órganos luminosos que le recorren el abdomen, desde la cabeza a la cola. Mide aproximadamente 4 centímetros y medio de longitud.

QUE COME.- Su boca esta desdentada y es pequeña en forma puntiaguda, ideal para alimentarse de pequeños seres marinos. El pez se alimenta de medusas y tiene un portentoso sistema digestivo para poder tragárselas. Una vez que detecta a una presa, el pez cambia la dirección y nada hacia arriba para embestirla, pero para ello coloca sus ojos en posición horizontal mientras sucede el ataque, consiguiendo un perfecto campo de visión.

DONDE VIVE.- Es un pez de las profundidades abisales, la mayor parte del tiempo lo pasa “suspendido” entre las aguas y no en el fondo, con el cuerpo moviéndose en horizontal, pero con los ojos mirando hacia arriba, en dirección a la superficie del agua, y lo podemos encontrar a una profundidad de 1800 metros en los mares templados del Atlántico ,del Pacífico y del Índico. A estas profundidades apenas llega la luz solar, por eso sus ojos apuntan hacia arriba, en busca de las más mínimas señales de luz, de destellos, de reflejos o de animales bioluminiscente. ¿Para qué mirar hacia abajo si solo hay oscuridad y más oscuridad? En este vídeo lo podréis observar mejor.