MOLUSCOS GASTERÓPODOS

NUDIBRANQUIOS, Las Babosas Marina.
INTRODUCCIÓN.- Por babosas de mar entendemos una serie de organismos marinos, que como analogía a los terrestres, se pueden definir como una serie de caracoles que carecen de concha en estado adulto o están en proceso de perderla. En este artículo pretendo en dar a conocer este grupo tan fascinante de animales que por sus bellos colores y formas han llamado la atención de los submarinistas y amantes del mar desde hace mucho tiempo. Aunque no es mi intención hacerlo demasiado técnico, algunos apartados quizás resulten un poco complejos, pero creo que para dar a conocer al lector un grupo tan complejo como este, en ocasiones es necesario.

Las babosas de mar pertenecen a un grupo de animales llamados moluscos, al que también pertenecen las lapas, los caracoles, las almajas, los pulpos y los calamares, englobando unas 75000 especies vivientes y dejando atrás un amplio registro fósil de más de 600 millones de años. Es un grupo de animales muy diverso por sus formas corporales y por sus costumbres, pudiendo vivir en gran variedad de hábitats.

Las características que definen a los moluscos y los separan del resto de animales, son tener un cuerpo no segmentado que presenta simetría bilateral y 3 capas celulares, que dejan en su interior una cavidad o celoma donde se sitúan los órganos. Tienen además una cabeza diferenciada con órganos sensoriales y un pie musculoso en la parte ventral que sirve de medio de locomoción, mientras que en la parte dorsal presenta uno o dos pliegues que forman el manto, el cual sirve para proteger las branquias y otros órganos formando una cavidad (cavidad paleal), y también se encarga de segregar la concha. La concha es quizás el elemento más conocido de los moluscos, ya que puede adoptar formas muy variadas y suelen ser muy apreciadas por los coleccionistas.

Existen muchas clases de moluscos, pero la que nos interesa en este momento es la clase gasterópodos, a la que pertenecen los caracoles, las babosas de mar y los nudibranquios; la principal característica de estos animales es que durante su evolución sufrieron una torsión de su masa visceral de unos 180º en el sentido contrario de las agujas del reloj; se desconoce con certeza las causas que provocaron este cambio tan drástico, pero los cierto es que tuvieron que ser muy fuertes ya que los gasterópodos no torsionados solo aparecen fosilizados y ahora están completamente extinguidos.
La principal teoría es que a tener la concha una única abertura, fue necesario “torcer” el cuerpo, de forma que los órganos teóricamente situados en la parte trasera del animal, como el ano, las branquias y las aberturas genitales tuvieran conexión con el exterior pasando a la parte delantera; esto produjo una asimetría total en el cuerpo de los gasterópodos, pero se desconoce que fue primero, si la torsión o el desarrollo de la concha.

Las babosas de mar y los nudibranquios comprenden una subclase de los gasterópodos llamada Subclase Opistobranquios, cuya principal característica es estar formada por animales que han sufrido un proceso de detorsión, originado por la tendencia que muestran al ir perdiendo la concha; seria la historia al revés, al ir perdiendo la concha y la limitación que supone su abertura, estos animales han ido adquiriendo una simetría bilateral secundaria; la concha va desapareciendo, siendo en algunos grupos muy fina, en otros interior (como las liebres de mar), y en los nudibranquios llegan a desaparecer por completo; el mismo proceso ocurre en la cavidad paleal, cuya desaparición implica dejar las branquias sin protección, desnudas, que es lo que quiere decir nudibranquios (branquias nudas o desnudas)

La clase Opistobranquios se divide, dependiendo del grado de reducción de la concha y de su forma y estructura, en 5 ordenes principales, que comprenden todas las babosas de mar y que son:

Cephalaspidea.- Presentan generalmente una concha, aunque puede estar reducida o ser interna y por presentar un escudo cefálico bien desarrollado, que consiste en un ensanchamiento de la parte anterior de la cabeza que el animal emplea para excavar y moverse bajo la arena además para evitar que los granos de arena penetren en la cavidad del manto. A este grupo pertenece Acteon tornatilis y Philine aperta.

Anaspidea.- Recientemente renombrado a Aplysiomorpha, por el conocido género Aplysia, es un grupo al que pertenecen opistobranquios de tamaño medio a grande que tienen una concha interna proteica. Su nombre vulgar, liebres de mar, se debe a la presencia de dos grandes rinofóros que se proyectan recordando las orejas de una liebre. Son animales herbívoros que se encuentran en fondos calmados con algas, de las que se alimentan y toman su color para confundirse con el entorno y pasar desapercibidas. Cuando son molestadas, pueden liberar una especie de tinta de unas glándulas especiales que desorientan al predador; en lugares cerrados, esta tinta puede ser incluso toxica. Su piel también posee la misma toxina que la tinta. Algunos son capaces de moverse empleando un sistema de propulsión bastante sofisticado similar al que tienen los cefalópodos.

Nostaspidea.- La concha la pueden tener interna o externa, pero es característica una branquia bipinnda (con ramas de segundo nivel) en el lado derechos del manto, donde existe un surco para albergarla, como ocurre en Berthella aurantiaca.

Sacoglossa.- Grupo muy diverso, en el que se agrupan animales que pueden tener o concha, apéndices dorsales o parapodios. Sin embargo, es muy llamativo que los sacoglossos vivan ingiriendo el contenido celular interno de las algas, algunos lo digieren, pero otros son capaces de secuestrar y utilizar en sus propios tejidos los cloropastos vivos que comen, continuando estos con su función fotosintética y proporcionando al animal energía; este fenómeno se llama kleptoplastia.

Nudibranchia.- Son los nudibranquios, caracterizados por no tener concha ni cavidad paleal, las branquias completamente desnudas, y unas estructuras respiratorias secundarias, como los ceras o ceratos en ocasiones. Al ser el grupo más diverso de los cinco, presenta una división algo compleja en la que no entrare, pero más adelante comentare las diferentes características morfológicas que los diferencian.

ANATOMIA.- Ya vimos en el apartado anterior cuales eran las principales características que separaban a los nudibranquios de otros animales, y ahora nos vamos a centrar en su apariencia externa, para explicar que son todas las cosas que estos animales llevan a cuestas y para que se utilizan. A pesar de ser un grupo complejo, se pueden diferenciar claramente dos tipos de nudibranquios con diferentes características corporales y en las que todos los submarinistas ya se han fijado en mayor o menor grado

El primer grupo que distinguimos es el de los doriáceos, en el que el manto es grande y cubre toda la superficie dorsal del animal (noto) e incluso el pie; la superficie del manto o dorsal, esta cubierto muchas veces de tubérculos o pequeñas espinas defensivas; este manto se va progresivamente reduciendo en los doriáceos más evolucionados a un abultamiento en los laterales, dejando entonces vía libre al desarrollo de tentáculos paliales a los lados del cuerpo, como ocurre en Polycera quadrilineata, que generalmente tienen función defensiva. Pero lo que más caracteriza a estos nudibranquios es que la única estructura que destaca en el dorso son los rinóforos y un penacho de branquias ramificadas en la parte trasera del cuerpo.

El otro grupo es el de los Aeolidáceos, que además de los rinóforos tienen el dorso cubierto por varios apéndices llamados ceras o ceratos (originados por expansiones del manto), y en la parte anterior pueden tener una serie de tentáculos desarrollados. Las principales estructuras que tienen los nudibranquios, y en general la mayor parte de los opistobranquios son:

La cabeza.- Se encuentra en la parte delantera del cuerpo. Muchas veces es difícil de ver, especialmente en los doriáceos, ya que esta cubierta por el manto y lo único que se aprecia con claridad son los rinóforos. En la cabeza encontramos varios órganos bastante importantes:

Los ojos.- Son bastante pequeños, generalmente una esfera que no captan imágenes, sino solo cambios entre luz y oscuridad, lo suficiente a veces para reaccionar ante un peligro o detectar cambios de luminosidad, diferenciando el dia de la noche. Suelen estar en la superficie del cerebro y aparecen como pequeñas esferillas o manchas negras dentro de la piel, aunque la mayoría de las veces son invisibles.

La boca.- Situada en la parte ventral, por lo que para verla es necesario dar la vuelta al animal. Cuando lleguemos al apartado de alimentación profundizaremos más sobra la boca.

Los tentáculos orales.- Como su nombre indica, son tentáculos, que se encargan de reconocer el terreno por el que se desplazan, pero también se cree que pueden captar olores como los rinóforos. Son cortos en los doriáceos, pero en los aeolidáceos son bastante notables.
El velo oral.- Presente solo en algunos grupos, es una prolongación de la región frontal de la cabeza, que puede ser lisa o tener una serie de prolongaciones digitiformes.

Los rinóforos.- Esta palabra viene de las latinas rhino y phoro, y literalmente quiere decir “que soporta las narices”. En el ser humano el sentido del olfato reside en la nariz, donde unas estructuras captan las diferentes sustancias en el aire que luego percibimos como olores. Los rinóforos son el equivalente a nuestras narices en el sentido que se usan como organos olfativos y son capaces de percibir sustancias disueltas en el agua.
Sirven para localizar la comida o para localizar otros miembros de la misma especie cuando llegan a la época de reproducción. Su forma es muy variada; generalmente a los animales les interesa que tenga mucha superficie para que sea mas fácil detectar esas sustancias que luego percibiría como olores; son abundantes los rinóforos lamelados, formados por una pila de laminillas dispuestas unas encima de otras o en vertical, con forma de pluma, de peine o de papilas. Debido a la forma de babosa, los rinóforos están en continuo peligro, ya que ante el ataque de otro animal, se podrían perder fácilmente; para evitar esto los nudibranquios son capaces de retraerlos dentro del cuerpo, y algunos grupos han llegado a desarrollar una especie de vaina o collar que los protege y donde se pueden resguardar.
Las branquias.- Son las estructuras respiratorias de los opistobranquios, y en general de todos los organismos marinos. Al igual que los pulmones, son estructuras muy irrigadas por líquidos circulatorios en donde es posible el intercambio gaseoso, aunque en los nudibranquios puede ser posible el intercambio en toda la superficie corporal. En opistobranquios no nudibranquios, como las liebres de mar, pueden estar cubiertas y protegidas en la cavidad paleal o protegidas por el manto en un lateral del cuerpo. En los doriáceos forman la llamada pluma branquial, situada alrededor del ano en la parte trasera del cuerpo y que en ocasiones de peligro pueden retraerse como los rinóforos en algunos grupos. Los aeolidáceos carecen de branquias, pero los cera, han pasado a tener esa función de forma secundaria pudiendo en algunos casos ramificarse para aumentar la superficie de intercambio.

Los ceras o ceratas.- Palabra que deriva de la griega Keratos, cuerno, haciendo referencia a la forma más común que tienen, aunque pueden tener forma de maza o esfera. Están presentes en los aeolidáceos y básicamente son un saco relleno de liquido circulatorio. En la parte inferior del mismo hay una prolongación de la glándula digestiva y en la superior, y separada de la anterior, un saco llamado cnidosaco, con función defensiva. La función de los cera es doble; defensiva y respiratoria, ya que el hecho de ser un saco lleno de liquido circulatorio con una piel bastante fina, los convierte en estructuras respiratorias similares a las branquias en las que es posible el intercambio gaseoso como se comento. Su forma es muy variada, siendo las más comunes los tubulares, estrechos alargados, y los terminados en una hinchazón o maza.

LA REPRODUCCIÓN.- La principal característica de los opistobranquios en lo referente a la reproducción es que se trata de animales hermafroditas. Esto quiere decir que durante la cópula no se distingue un macho de una hembra, sino que ambos individuos son capaces de ceder y almacenar esperma. El hermafroditismo supone una ventaja en estos animales, ya que por lo general los individuos se encuentran bastante dispersos encontrándose en raras ocasiones; siendo hermafroditas, lo que consiguen es sacar el máximo rendimiento de este encuentro al ser capaces los dos individuos de pones huevos. En determinadas épocas del año, y tras un periodo de maduración más o menos largo, es posible observar grandes concentraciones de opistobranquios en determinados lugares copulando.

Tienen el aparato reproductivo a la derecha del cuerpo, por lo que durante la copula un individuo une su lado derecho con el mismo lado del otro individuo, permaneciendo opuestos el uno del otro. Aunque son hermafroditas la reproducción es siempre cruzada, siendo bastante infrecuente la autofecundación. El resultado de la fecundación es la puesta de gran cantidad de huevos en una masa gelatinosa que en los nudibranquios forma una espiral; el color de la puesta suele ser blanca, dependiendo de la alimentación puede adquirir tonos del alimento para que al ser depositada sobre el o en sus cercanías, pase desapercibida a los depredadores. 
De estos huevos sale una pequeña larva que vive en el plancton (llamada veliger) y que posee una pequeña concha que luego pierde durante una metamorfosis al pasar a vivir en el fondo. En este momento comienza el desarrollo de un opistobranquio juvenil que en muchas ocasiones es posible observar juntos en pequeñas escuelas que se van deshaciendo a medida que vayan madurando.

ALIMENTACIÓN.- A pesar de ser un grupo tan variado, los hábitos alimenticios son bastante comunes en todos ellos; la mayoría de los opistobranquios son carnívoros y muestran una estrecha relación con su presa, de forma que generalmente vive sobre ella, y para encontrarlos muchas veces se ha de buscar a la especie de la que se alimenta. Por los general suelen alimentarse de esponjas cnidarios (hidrozoos, anémonas o corales) y briosos, aunque también los hay que se alimentan de algas y ascidias. Es posible establecer una clasificación basada en el ciclo vital de los nudibranquios con relación a sus presas; los que se alimentan de especies anuales, que solo aparecen en los meses más calidos, tienen un ciclo efímero, mientras que aquellos que se alimentan de especies no estaciónales (ejemplo las esponjas), suelen llegar a vivir uno o dos años.

La boca se encuentra situada en la parte ventral de la cabeza y en su interior se encuentra una cavidad llamada bulbo bucal, el cual contiene una especie de lengua que caracteriza a todos los moluscos y que se llama rábula; esta semeja una larga cinta provista de dientes en fila, generalmente los centrales son mayores, y que desplaza sobre el alimento a modo de raspa. 
Existen muchas clases de rábulas dependiendo de la alimentación del animal y en muchas ocasiones el numero de dientes y su disposición (formula radular) es necesaria para identificar las especies. Los opistobranquios que se alimentan de algas, suelen tener rábulas largas con bastantes filas de dientes, mientras que los carnívoros suelen tenerlas más cortas y con un diente central con una cúspide central y varias laterales; en la familia de los conos, esta rábula se ha modificado en una especie de aguijón hueco conectado a glándulas venenosas que se disparan rápidamente para envenenar y matar a las presas. 
A la cavidad bucal llegan secreciones de unas glándulas salivares y después la comida, a trabes del esófago, llega al estomago, el cual se encuentra conectado con una glándula digestiva que hace las veces de hígado, páncreas e intestino, que en los aeolidáceos emiten prolongaciones en los ceras. Los productos de deshecho son expulsados por el ano; en los doriáceos, que tienen el mismo entre las branquias, para evitar contaminarlas, las heces previamente se solidifican en una estructura especial.
Seria bastante extenso comentar especie por especie que come cada una, por lo que comentare a modo de resumen los grupos principales de alimento que tienen los nudibranquios y alguitas de los géneros que se alimentan de los mismo.

Cnidarios
Hidrozoos: Doto, Flabellina, Coryphella, Facelina, Eubranchus y Cuthona.
Anémonas: Aeolidia, Aeolidiella y Spurilla.
Corales: Tritonia.
Esponjas
Calcáreas: Aegires
Silícias demosponjas: Cadlina, Chromodoris, Hypselodoris, Rostanga, Doris, Archidoris, Discodoris, Platydoris, Jorunna, Dendrodoris y Doriopsilla entre otros.
Brizoos: Okenia, Onchidoris, Ancula, Acanthodoris, Adelaria, Goniodoris, Polycera, Limacia, Crimora, Plocamophorus y Janolus.
Ascidias: Okenia y Goniodoris
Endoproctos: Trapania.

Relacionado con la alimentación encontramos uno de los fenómenos más curiosos de estos animales, ya contare en mecanismo de defensa, y que es el secuestro de sustancias de la presa para el beneficio propio. Vimos que eran capaces de tomar las armas defensivas de las anémonas, pero además son también capaces de obtener cloroplastos de las algas de las que se alimentan para usarlos y obtener energía de ellos; estos cloroplastos los pueden obtener alimentándose directamente de algas, y en el caso de los herbívoros (Elysia viridis), o de anémonas, los carnívoros, que por el mismo motivo tienen algas simbiontes, llamadas zooxantelas.

Además de comer, los opistobranquios también sirven de comida a otros animales, pero lo cierto es que existe poca información al respecto. Uno de los principales depredadores son las arañas de mar, los picnogónidos, aunque también algunos peces y cangrejos podrían en ocasiones alimentase de ellos. Algunos grupos son parasitados por copépodos que entran dentro del cuerpo y vistos desde fuera semejan pequeñas bolas blanquecinas; al reproducirse sus sacos ovígeros asoman fuera de la pared corporal semejando ceras.

MECANISMOS DE DEFENSA.- Esto es uno de los aspectos más curiosos y ameno de los nudibranquios, ya que el perder la concha que usaban como refugio, les ha obligado a desarrollar una serie de estrategias que eviten su depredación. Las principales son:

Camuflaje.- Es un método pasivo de defensa ampliamente distribuido no solo en los nudibranquios, sino en todos los animales marinos, los terrestres e incluso las plantas. Esta técnica bastante básica, consiste en pasar desapercibido, en hacerse invisible, adoptando el color y veces la misma forma que el sustrato en el que se encuentra y que generalmente le sirve de comida, técnicamente se llama coloraciones crípticas. Ocurre en muchos nudibranquios que se alimentan de esponjas o briosos, como Jorunna tomentosa, y en sacoglosos como Elysia viridis que cuando se alimenta de algas verdes, retiene los cloroplastos de las células en parte para pasar a tener el mismo color verde que el alga y pasar así totalmente desapercibida. Además, en algunas especies, si se cambia el alimento también cambia el color del individuo. A modo de curiosidad, existe una especie que presenta ramificaciones en los ceras semejando los tentáculos de un pólipo.

Coloraciones de defensa.- Se trata de otra forma pasiva de defensa en la que coloraciones de advertencia llamadas aposemáticas, formadas por colores muy vistosos, abigarrados, indican al posible depredador que el nudibranquio es venenoso o tiene algún tipo de defensa. Podría pensarse que estas coloraciones pueden tener un origen reproductivo y servir a un posible cortejo, como ocurre en numerosas aves que usan plumajes vistosos para atraer a la hembra; en el apartado de anatomía vimos que los opistobranquios tienen unos ojos muy simples y que no son capaces de distinguir colores, solamente cambios de luz y oscuridad, por lo que la presencia de estos colores tan solo pueden servir para advertir de la presencia de defensa, ya sean toxinas o espículas en el manto que hagan su digestión bastante dificultosa. 
Estos colores se encuentran en muchos grupos de nudibranquios, como por ejemplo los cromodoridos. Muchas especies son capaces de cambiar de color rápidamente si son molestadas. Otro fenómeno que merece la pena comentar es el llamado mimetismo, el cual tiene dos variantes; en la primera (mimetismo batesiano), especies que no son toxicas, intentan engañar a los depredadores adoptando los colores de una especie venenosa; en la segunda (mimetismo mulleriano), especies toxicas con colores diferentes evolucionan hacia el mismo color, para facilitar al depredador el aprendizaje al asociar un único patrón de coloración con la toxicidad, y no tener que aprender varios, que a la larga supondrían más nudibranquios atacados.

Defensas químicas.- Aquí entramos ya en las defensas activas. Muchos opistobranquios pueden capturar de su alimento sustancias toxicas y acumularlas en su cuerpo, adquiriendo una toxicidad que evita su prelación. Muchos adquieren terpenos de esponjas que comen y acumulan en el manto y otros son capaces de segregar sustancias acidas gracias a la presencia de glándulas especiales distribuidas por el manto, incluso en algunas especies son capaces de producir acido sulfúrico. Pero lo más curioso de todo son los ceras de los nudibranquios aeolidáceos; vimos en el apartado de anatomia que la parte superior se llama cnidosaco. 
Esta estructura es defensiva y contiene unas células llamadas cnidocitos; estas células son características de los cnidarios, grupo al que pertenecen las anémonas, corales, medusas y hidrozoos, y que son las causantes de su toxicidad. Los cnidocitos son unas células en cuyo interior existe una especie de arpón cargado con una sustancia toxica que se dispara por contacto, y son las responsables de las picaduras urticantes de las medusas y muchas anémonas. Pues los nudibranquios aeolidáceos son capaces de comer estas anémonas o corales que poseen cnidocitos sin sufrir daño alguno al desactivarlos, y luego transferirlos a la parte superior de los ceras usándolos ellos como mecanismo propio de defensa. Estos serán tanto más toxico cuanto más toxica sea la especie de la que se alimenta, y si esta especie apenas es toxica o no tiene cnidocitos, rellenan el cnidosaco de sustancia toxicas de fabricación propia.

Defensa física.- La principal defensa física que tienen los opistobranquios, lógicamente es la concha. Sin embargo, la tendencia que tienen a reducir o perder la concha, motivo la aparición de otra defensa física, no tan eficiente como una buena concha, pero defensa al fin y al cabo. Las principales son los tubérculos y espículas que tienen algunos doriáceos inmersos en el manto.

Comportamiento.- Muchos nudibranquios muestran comportamientos activos para evitar ser comidos. El más lógico es escapar, lo que consiguen nadando, como hacen las liebres de mar gracias a tener unos parópodos que nos recuerdan unas alas, mientras que pequeños nudibranquios pueden nadar distancias mucho más cortas ondulando el manto. Otro comportamiento puede ser cambiar activamente de color, o ser activos de noche. Los aeolidáceos se pueden encoger, a modo de bicho bola, dejando únicamente expuestos sus ceras. Otro comportamiento bastante llamativo, el autotomía, que consiste en desprenderse de parte del cuerpo (a modo como la cola de las lagartijas), que luego son rápidamente regeneradas, y que confunden en principio al depredador dando oportunidad a la presa para escapar.

http://tintorero-wwwartesdepesca.blogspot.com.es/2014/01/babosa-de-mar.html
Babosa de mar. Son moluscos que pertenecen a la clase de los gasterópodos. Son animales venenosos y con un eficiente sistema de defensa.

COMO RECONOCERLO.- Se caracterizan por tener el cuerpo no segmentado, con simetría bilateral y una cavidad o celoma en su interior donde se sitúan los órganos, una cabeza diferenciada con órganos sensoriales y un pie musculoso en la parte ventral que sirve de medio de locomoción. No tienen concha ni opérculo ya que su coloración alerta de su gran toxicidad. Lo que más llama la atención son sus espectaculares coloraciones. Algunas especies tienen el cuerpo transparente y la capacidad para emitir luz. Las especies más grandes pueden alcanzar los 40 cm.Respiran por branquias que tienen distintas formas y se localizan en distintas zonas del cuerpo. Poseen dos órganos sensoriales a modo de cuernos, muy coloreados, situados en la cabeza, denominados rinóforos.

REPRODUCCIÓN.- La mayoría de los nudibranquios son hermafroditas, es decir, actúan a la vez como machos y como hembras. Mediante copulación, colocándose "pegados" y en sentidos opuestos, se produce un intercambio de esperma que tiene como resultado una fecundación recíproca. Esto suele ocurrir durante los meses de primavera y verano.

QUE COME.- Su dieta es carnívora y se alimentan de otros invertebrados y hasta de los huevos de otros nudibranquios; para ello usan una lengua abrasiva llamada rádula .

MECANISMOS DE DEFENSA.- Algunos nudibranquios utilizan, cuando "huelen" el peligro, la estrategia de salir por piernas, o, en este caso, por pie, ya que, como el de la mayoría de los gasterópodos, presentan un pie bien desarrollado. La locomoción en sí es de tipo mucoso-deslizante impulsado por ondas de contracción de la musculatura, pero nada demasiado veloz. Además, muchos poseen glándulas cutáneas que producen ácido sulfúrico u otras sustancias nocivas no ácidas que repelen a los posibles predadores, en especial a los peces. Otros, tienen espículas embebidas en el manto, lo que los convierte en un bocado nada apetecible.
Algunos grupos de nudibranquios, como los Aeolidaceos, presentan la capacidad de utilizar los nematocistos (células urticantes de medusas, anémonas, actinias,...) de las presas que ingieren para su propia protección. Una vez ingerida la presa, impiden que los nematocistos se descarguen y, vía digestiva, los pasan a una especie de tentáculos, en la punta de los cuales los colocan, listos para ser descargados al menor contacto con un depredador. La efectividad de la respuesta defensiva irá en función de la presa ingerida. Cuanto más potente sean los nematocistos de la presa, más lo serán los del nudibranquio que la ingiere. Este proceso recibe el nombre de Cleptocnidia. Por último, señalar que posiblemente el llamativo color de algunas especies represente una señal de peligro (cosa que aprovechan otras no peligrosas que las imitan), aunque en otros casos, se trata de una coloración críptica.
ESPECIES

Flabelina baba.- Nudibranquio de cuerpo alargado que puede alcanzar los 50 mm de longitud. Tentáculos orales largos y rinofóros lamelados más cortos que los tentáculos orales. Los ceras apéndices dorsales con cnidosacos, están dispuestos en 7 - 12 pares de grupos, cada uno de ellos con 2 - 5 ceras que surgen del pedúnculo común. El color es blanco hialino translucido, siendo los ápices de los ceras amarillos; hay dos lineas blancas que recorren el dorso longitudinalmente atravesando la base de los ceras y otro par que recorre el borde del pie.
Esta especie se localiza generalmente a los 15 metros de profundidad y es fácilmente reconocible al ser un nudibranquio blanco lechoso hialino, con un leve brillo azulado, con dos líneas blancas que recorren longitudinalmente el dorso. Su alimentación está compuesta principalmente de hidrozoos. Vive en fondos rocosos. No es una especie abundante. Se encuentra en el Mediterráneo y en la costa Atlántica de España, Portugal y Senegal.

Chromodoris krohni.- Es una especie de molusco gasterópodo de la familia Chromodorididae. Su coloración varía desde el blanco pálido hasta el violeta. Presenta tres bandas dorsales de color blanco o amarillento, las exteriores se unen en la zona posterior, así como manchas amarillas de pequeño tamaño.
Alcanza una longitud máxima de 2,8 cm, pero normalmente su tamaño oscila entre 1 y 1,5 cm. Se encuentra desde los 10 m hasta unos 50 m de profundidad, principalmente en lugares con sombra en fondos rígidos y en lechos de Posidonia oceanica. Se distribuye por el mar Mediterráneo y la costa atlántica europea.

Flabelina affinis.- Es un nudibranquio que puede ser tanto de color rosa, malva o violeta. Su tamaño oscila entre los 3,5 y los 5 centímetros. Las ceratas o expansiones laterales, se encuentran en penachos situados en la parte dorsal del cuerpo. Los rinóforos (cuernos) son ligeramente aplanados y tienen anillos horizontales (estan lamelados). Es hermafrodita y utiliza la fecundación cruzada. La puesta de huevos queda sobre las colonias de Eudendrium, formando pequeños cordones de color violeta. Se alimenta del hidrozoo del género Eudendrium. Como todos los nudibranquios raspa sus pólipos con la rádula. Es considerada una especie común y muy fácil de observar entre los 5 y los 20 metros de profundidad. Está presente durante todo el año. Se la encuentra más bien en zonas poco iluminadas y sobre los hidrozoos del género Eudendrium, de los cuales se alimenta.

Hypselodoris picta.- Es la especie de doridáceo de mayor tamaño del Mediterráneo. Puede alcanzar hasta (15) 19 (20) cm. El color de fondo del cuerpo es grisáceo, verdoso o azul, de tono pastel, sobre el que destacan manchas amarillas pequeñas que pueden llegar a formar hileras. Manto de borde sinuoso y de tonalidad amarilla. Presenta una corona de 10-12 (11) branquias retráctiles dentro del cuerpo; capacidad compartida por los rinóforos, que son de color violeta (azul) y carecen de manchas amarillas. La vaina de los rinóforos tiene un anillo de color amarillo.
Se alimenta de esponjas del género Ircinia o Dysidea (según los autores) de las cuales secuestran sus metabolitos secundarios para su propia defensa, ya que resultan tóxicos para muchos depredadores. Esta especie es considerada común, pero solamente es frecuente en puntos determinados. Prefiere los fondos duros primarios y secundarios. Tiene hábitos diurnos.

EN ACUARIO.- La belleza de los nudibranquios, con sus formas redondeadas y colores vivos, hace que tengan una gran multitud de admiradores en todo el mundo. No en vano son criaturas que destacan por su morfología exótica, cincelada claramente con líneas aerodinámicas. Pero no pueden ni deben estar en cautividad. Seguramente alguno de los lectores sentirá verdadera pasión por cuidar uno. A todos los que nos fascina la acuariofília se nos ha pasado por la cabeza la posesión de un nudibranquio. Antes de comprarlo, hemos de pensar en las siguientes consecuencias:

1. No existe actualmente ningún alimento estándar para nudibranquios. El gran problema de mantenerlos en cautividad es no poder alimentarlos: es triste verlos morir agónicamente de hambre. El metabolismo de estos animales los hace resistentes y algunos pueden soportar hasta un mes sin comer, pero pierden colorido y la piel se deshilacha, muriendo finalmente.
2. Todos los nudibranquios viven en perfecta armonía con su entorno físico natural. Es probable que la falta en su ecosistema pueda desencadenar desequilibrios fatales. Cada especie está especializada en un tipo concreto de alimento. Muchos nudibranquios, por ejemplo, sólo comen dos tipos de esponja. Incluso una vez conocido el organismo que alimenta al nudibranquio resulta muy difícil poder desarrollarlo en cautividad. Ante tantas dificultades, mejor dejar este trabajo para los expertos. Son muchos los biólogos y científicos que estudian sus comportamientos de vida bajo condiciones de semilibertad.

3. Actualmente dentro de la acuariofília no se consigue su reproducción en cautividad. Comprarlos significa fomentar su captura indiscriminada en su hábitat natural. Ante la demanda masiva existe el peligro de su extinción. Las consecuencias de la falta de nudibranquios no se puede estimar, pero significaría la pérdida de unos espléndidos organismos y un desencadenante impredecible del desequilibrio en la naturaleza.
4. Sus bonitas manchas de colores son tan atractivas, proporcionalmente, como su gran capacidad venenosa. Pueden resultar extremadamente peligrosos mantenidos en un ambiente doméstico. Volvemos a la idea de que es mejor dejarlo para manos expertas.
5. Igual que ha sucedido con otros animales, ahora mismo se conoce muy poco sobre estos organismos tan frágiles. Es necesario que se hagan más estudios y se conozcan mejor sus hábitos. En un futuro es posible que se puedan desarrollar métodos para su mantenimiento en cautividad.

Bill Rudman, biólogo experto en nudibranquios recuerda, en el sitio sea slug forum del Autralian Museum (muy recomendable), los siguientes hechos:
Los nudibranquios son muy difíciles de cuidar, pues son muy quisquillosos con la comida: su dieta se limita a uno o dos alimentos concretos. Su alimentación se basa fundamentalmente en esponjas, hidroides, anémonas de mar, y otros animales coloniales más difíciles de mantener en acuarios que los propios nudibranquios. Normalmente los nudibranquios que se adquieren para acuarios están condenados a morir de hambre, pues sobreviven habitualmente sólo dos semanas.

En general, los nudibranquios no deberían ser vendidos en comercios de acuariofília. El 99% se mueren, pues tanto los comerciantes como los aficionados a la acuariofília carecen de conocimientos sobre su mantenimiento en cautividad. Todos los nudibranquios son carnívoros y tienen una dieta muy específica. Incluso conociendo lo que comen, ya sea un tipo de esponja, coral blando, pólipos... suelen ser organismos delicados que no se comercializan por su fragilidad y en casi todos los casos tampoco sobreviven bajo condiciones de cautividad.
Si se vive cerca del mar y se ha encontrado encallado alguno, puede tenerse unos tres días en un acuario para investigarlo, pero luego es recomendable dejarlo en el mismo sitio donde se encontró para que pueda seguir viviendo.

Hay marcas que comercializan supuesto alimento para babosas marinas pero su efectividad es rotundamente nula. Como plantea el biólogo, cada tipo se especializa en alimentos muy concretos. Esto dificulta, incluso de cara al futuro, la creación de comida especifica para estos animales. Tal vez puedan fabricarse nutrientes concretos para cada especie, lo que significaría un precio aumentado por su exclusividad. Con lo cual, mantener estos organismos tampoco resultaría viable para la gran mayoría. De todos modos, Bill Rudman insiste en que los alimentos comercializados para babosas marinas no son efectivos y resultan un engaño:

No hay alimentos artificiales para nudibranquios. Se venden “algas rojas” manufacturadas para babosas marinas. Solo funciona con especies herbívoras como Liebres de Mar y Aplysia.
Se debe considerar que precisamente los organismos citados no son nudibranquios, son tectibranquios. Con lo cual, los tectibranquios, sí pueden mantenerse (por acuaristas avanzados) en cautividad... Entonces, ¿qué es realmente una babosa marina?, ¿un nudibranquio? ¿y también un tectibranquio?... ¿En qué se diferencian?