VAMOS A PESCAR DORADO

 El dorado, damita o pirayú es un pez caraciforme de gran tamaño que habita las aguas tropicales y subtropicales de las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay, Chapare y Mamoré en América del Sur.Es uno de los principales objetos de pesca deportiva en Argentina, junto con las distintas especies de surubí (Pseudoplatystoma spp.), y una de las presas más exigentes de la pesca de agua dulce en el mundo; supera el metro de largo y alcanza los 25 kg de peso, y la fuerte musculatura que debe a su hábitat, los rápidos fluviales de la región, lo hacen de captura difícil.Asimismo, existen cuatro especies diferentes de dorados, a saber: “Salminus Affinis”; “Salminus Hilarii”; “Salminus Brevidens” y “Salminus Maxillosus”, siendo los más comunes en los ríos de Argentina estos dos últimos, cuyas diferencias son prácticamente imperceptibles.
COMO RECONOCERLO.- El pez vulgarmente llamado “dorado” en Sudamérica, es una de las especies más comunes y conocidas del sistema del Río de la Plata. En su aspecto general, los representantes del genero Salminus se parecen a los Salmones presentando el cuerpo fusiforme, alargado, comprimido lateralmente en toda su longitud, resaltando las líneas clásicas del pez reófilo, de las grandes corrientes. Líneas dorsal y ventral curvas, más pronunciada la convexidad de la última.
Cabeza bien desarrollada, destacándose las quijadas grandes, cornadas de robusta dentadura, y la amplitud de las aberturas branquiales.
Ojos relativamente pequeños; dispuestos hacia adelante y arriba. Aleta caudal bilobulada homocerca, sobresaliendo algo los radios medios que presentan una pigmentación oscura, casi negra. Cuerpo cubierto de escamas pequeñas. Cabe acotar que se han observado dorados grandes procedentes de Corrientes (río Paraná, caracterizados por presentar líneas más breves más cortos), responden do a un tipo braquimorfo, con la cabeza voluminosa y masas musculares más robustas.
Color: amarillo naranja, intenso en el opérculo; con el dorso algo acarminado y con reflejos verdosos; los flancos más dorados y el vientre plateado. Aletas limón naranja, con tono carmín sobre el margen; la caudal lleva una mácula negra en la base que se prolonga en una faja hasta el extremo de los radios caudales medios. Todo esto configura un pez de llamativo aspecto, unido a sus líneas típicas esbeltas de gran nadador.Longitud total: hasta 77 cm. Alcanza gran peso, citando ejemplares que alzaron más de 25 kg.
RESUMIENDO.- Es un pez de cuerpo salmonoide, robusto, moderadamente comprimido lateralmente. Los ejemplares registrados de mayor tamaño rondaban los 11 dm y 25 kg de peso. La cabeza es grande, hasta un cuarto del largo total, de forma aproximadamente cónica con el frente superior oblicuo. La boca alcanza aproximadamente la mitad de la cabeza, y muestra dientes fuertes de forma cónica; los ojos son pequeños, y están ubicados en posición retrasada. Los opérculos son de buen tamaño, presentando estrías radiales.
El abdomen es largo. La aleta dorsal se ubica hacia la mitad del dorso; la adiposa es casi inexistente. Las ventrales se colocan tangencialmente por delante de la inserción de la dorsal, mientras que la anal está próxima a la caudal, que es poco lobulada, con los radios medios elongados. El pedúnculo de la cola es potente y robusto, como corresponde a su hábito de veloz nadador. Está recubierto de escamas grandes, algo mayores junto al pedúnculo caudal, amarillo-anaranjado en el opérculo, con el dorso ligeramente más oscuro y con reflejos verdosos, y el vientre plateado o blanquecino. Cada escama en el flanco presenta una pequeña mancha de color pardo oscuro. Las aletas son anaranjadas, con un reborde de color carmesí; una mancha negra faja el extremo de los radios caudales.
Aquellos aficionados a la pesca de salmónidos solemos dar cuenta con cierta facilidad si el ejemplar capturado es macho o hembra, el clásico prognatismo presentado por estos primeros ayuda a distinguir con claridad la sexualidad de truchas y salmones. Pero con los dorados no se produce este fenómeno y por tal motivo las referencias suelen ser más sutiles.Primeramente se debe saber que los ejemplares machos rara vez logran superar los 8 kilogramos de peso, razón por la cual todos esos hermosos dorados tapa de revista que posan muertos contra su voluntad resultaron ser hembras con un incalculable valor para la subsistencia de la especie.Una hembra de dorado puede alcanzar los 25 años de vida y recién esta lista para reproducirse a partir del tercer año, cuando mide entre 35cm y 38cm (400 grs. y 500grs de peso), mientras que los machos suelen vivir entre 7 y 9 años, alcanzando su madurez sexual a partir de su segundo año de vida (26cm – 28cm, entre los 200gr y 320gr de peso).
Otra forma de distinguir si se trata de un macho o una hembra es pasando suavemente los dedos índice y pulgar con dirección interna – externa por la aleta anal, los machos presentan una textura áspera y rugosa, mientras que las aletas de las hembras son totalmente lisas, aunque cabe aclarar que este fenómeno se acentúa o disminuye dependiendo de si están próximos a la época del desove o no.
LA REPRODUCCIÓN.- Es ovípara, es decir, las hembras liberan los ovulos en el agua y el macho los fecunda con su esperma.Para la reproducción remonta la corriente en la migración llamada piracema, a lo largo de los meses de octubre y noviembre cuando las temperaturas del agua oscilan entre 24 y 30 grados.Varios machos siguen a cada hembra, cortejándola; en el ritual de cortejo los ejemplares saltan, despegándose del agua en una imagen distintiva. La fecundación es externa, depositándose hasta 200.000 huevas en una puesta.Las hembras emergen verticalmente del agua, hasta un tercio de su largo, acompaña cada una por 3 a 5 machos, y expelen sus óvulos que son inmediatamente fecundados por los machos. 
No cuidan las huevas, depositadas en sitios de fuerte corriente, de las que tras una incubación de un día eclosionan los alevines, de unos 5 mm de longitud.En el norte argentino, en los tributarios del Paraná, en el mes de noviembre se observan concentraciones de dorados en aguas poco profundas y claras, esperando las grandes lluvias de los meses subsiguientes, que enturbian las aguas, oportunidad en que tiene lugar la puesta en forma intensa.La madurez sexual se alcanza en el segundo año para los machos y el tercero para las hembras; los especímenes inmaduros se alimentan de protistas y luego de crustáceos e insectos. Pueden alcanzar los 14 años de edad.
QUE COME.- Los adultos son carnívoros (ictiófagos) . Su presa favorita es el sábalo, pero comen todo tipo de peces. en la fase larval se alimentan de microcrustáceos, (cladóceros y copepodos). Los juveniles comen cangrejos, camarones y pequeños peces.Alimentación: pez carnicero por excelencia, gran depredador; a los 15 días de edad, con 50—60 mm., de largo ya comienza a atacar a pececillos de cualquier especie y se manifiesta con acentuado canibalismo. Con mayor edad ataca a sábalos, bogas principalmente, que constituye su alimento predilecto. Se comprende así que su subsistencia está asegurada, pues por su condición de carnicero y de gran talla se lo denomina el. ‘tigre de las aguas”, teniendo a su disposición toda la. Ictiofauna parano platense.
DONDE VIVE.-  Frecuenta lugares de profuindidad, pedregosos y de fuertes corrientes. Habita las fuertes corrientes que se forman en bajíos pedregosos o desembocaduras de afluentes, donde su superior musculatura le permite maniobrar con más facilidad que sus presas, en general otros peces, y atacar cuando éste está inerme en la corriente.Migra regularmente a lo largo de los ríos de su medio siguiendo a sus presas favoritas, en especial al sábalo (Prochilodus lineatus). 
Otras especies que captura son la boga (Leporinus obtusidens), el bagre (Pimelodus spp., Parapimelodus valenciennesi) y la palometa (Serrasalmus marginatus), así como crustáceos del género Macrobrachium.Distribución: Cuenca del Rio de la Plata. Además: Amazonas, Rio Grande do Sul (Brasil).El área de distribución del dorado es amplísima, desde la región trasandina de Colombia y Ecuador Septentrional, en la cuenca del Plata y por el norte hasta la cuenca del San francisco, encontrándose escasamente en la cuenca del Orinoco y del Amazonas. No obstante se puede afirmar sin lugar a dudas, que la “cuna del dorado” es la cuenca el Río Paraná.
INDICACIONES PARA LA PESCA.- La pesca intensiva, deportiva y comercial, ha mermado sensiblemente su población en el río Paraná, que fuera antaño su principal reserva, y los daños ecológicos causados por la presa de Yacyretá han agravado la situación. Hoy su pesca en Argentina está controlada, existiendo veda en la época de reproducción y restricciones al tamaño mínimo de las piezas cobradas.
Existe un estricto reglamento de pesca y devolución del dorado para la zona de pesca aguas abajo de la Represa de Salto Grande, la cual debemos cumplir y hacer cumplir.
La norma, creada de común acuerdo entre Uruguay y Argentina, está orientada a la conservación de las especies y su medio ambiente. En cuanto a la pesca se establece:
  La especie: el dorado (Salminus brasiliensis). Pesca y devolución, únicamente, en horario diurno y desde embarcaciones.
Métodos activos de pesca deportiva: Spinning, Bait Casting y Fly Casting. No se permite la modalidad de trolling. 
Señuelos y anzuelos: Los señuelos sólo pueden tener un anzuelo simple o un triple funcional, en la parte anterior o delantera; el anzuelo o triple posterior debe ser anulado, cerrando o rellenando el o los anzuelos. En ningún caso se puede utilizar carnada ni señuelos que contengan pila o batería. La pesca del dorado se practica con anzuelo sin rebaba o con la rebaba aplastada o rellenada.
  Izado de peces: Para extraer los peces del agua se utiliza una camilla con red de malla sin nudos, lona u otro material no rugoso que no produzca daños a la piel. No se admite el uso de pinzas.
Devolución de peces al agua: Los peces deben ser devueltos al medio acuático, sin excepción, y en el mismo lugar en que fueron extraídos, no pudiendo estar fuera del agua por más de dos minutos. 
Embarcaciones y tripulaciones: Operamos con un máximo reglamentario de dos embarcaciones, especialmente diseñadas con plataformas para casting en proa y popa; equipadas con dos motores 4 tiempos (uno principal y otro auxiliar), y todos los elementos de seguridad y confort para una operación de alta calidad. En cada embarcación se admite un máximo de dos pescadores, más un guía y un timonel. La velocidad máxima para los desplazamientos de ingreso y egreso, así como para la circulación dentro de la zona de pesca, es de 15 Km./hora.
Desinfección de Equipos, tratamiento de combustibles y gestión de residuos: Se presta especial atención a la desinfección de los equipos de pesca y embarcaciones, para evitar la introducción de enfermedades. No se permite el lavado de vehículos, ni de las embarcaciones en la costa, ni arrojar residuos en la misma, ni encender fuego, ni efectuar construcciones que provoquen daño al medio ambiente ni al entorno de la zona de pesca. Se utiliza combustibles y lubricantes libres de plomo, y la carga de combustible es realizada mediante un sistema antiderrame. Cada embarcación posee colectores de basura, la cual se descarga como mínimo dos veces al día, incorporándola al sistema público de gestión de residuos (del Municipio de Salto), que posee contenedores de basura que son retirados desde un lugar próximo al sitio de embarque. 
Vigilancia y colaboración con las autoridades de control: Las embarcaciones cuentan con un equipo de comunicación Radio VHF del Sistema Móvil Marítimo, a la escucha permanente en Canal 16, que permite estar en contacto con la Prefectura del Puerto de Salto y la Subprefectura de Salto Grande, a efectos de colaborar en el cumplimiento de las normas de conservación vigentes.

PESCA.- El dorado se busca en las aguas de fuerte corriente donde éste acecha a su presa; el momento ideal es entre mayo y agosto, cuando los ejemplares tienen mejor tamaño antes de emprender la fatigosa migración para la puesta. Se practica sobre todo la modalidad de pesca de espera embarcado, con carnada de fondo o de flote.
Hoy es increíble ver como algunos de los pesqueros más famosos de la cuna del Dorado, tales como Paso de la Patria, Ituzaingo, Goya, Itá Ibaté etc… agonizan en lo que a la pesca de calidad y cantidad se refiere. Ríos tales como el Bermejo o el Dulce, otrora repletos de vida hoy solo son la sombra de lo que alguna vez fueron.No obstante y felizmente, aún quedan alguno sitios donde existe la posibilidad de acercarse a estos hermosos peces con una caña de mosca, ríos como el Corriente en su tramo superior, Tarija (dentro del Parque nacional Tariquia en Bolivia), el R. Uruguay (hasta que se habiliten las papeleras), Río Juramento (que noble y estoicamente sigue soportando los embates de aquellos que no tienen conciencia de vida) y pesqueros como Esquina, La Paz y algunos otros que por algún tiempo más brindarán alegrías a los amantes de la vida y de la pesca con mosca.
Equipos.Mucho se sabe a esta altura de los equipos y para resumir, se puede decir que desde una caña •6 a una •8 se cubren prácticamente todas las posibilidades. El equipo en sí no difiere en mucho del que se emplearía para encarar una pesca de truchas y salmones anádromos (sea Brown, steelhead, chinook etc…), en lo que a líneas, backing, reels y cañas se refiere.Los elementos diferentes suelen ser las moscas, los leaders y la utilización obligatoria (diría en un 99% de los casos) de shock wire (cable de acero).
Caña y carrete con anzuelo empatillado o con tanza, encarnado con morenas, tararira, bagre amarillo o trozo de sábalo y señuelos. La forma de pescarlo es sin duda con artificiales en todos los estilos: "Spinning", "Fly Cast", "Bait Cast" y "Trolling" aunque este último es algo "tosco" si se lo podría llamar así. Muchos deportistas no son adeptos a estar arrastrando señuelos por el agua desde una embarcación donde el pez se clava si el patrón quiere, en la mayoría de los casos. Para explicarlo mejor: La lancha, en su desplazamiento, clava al animal que ataca al señuelo en el 90 % de los casos. En el otro 10 % se escapa o se lo "roba". Espero no ganarme enemigos con este comentario.
La carnada viva es más que efectiva pescando al "pindá" (gareteando) en el río, dejando derivar la embarcación (algo lastrada en algunos casos) con la corriente. Para esta ocasión la morena es casi mortal igual que la anguila. También lo son el cascarudo y otras especies más. Todos estos preferiblemente vivos y enganchados con delicadeza para que así queden. Como carnada natural "no viva" se destacan los "zoquetes" de sábalo, boga, tararira, etc. "Zoquete" significa rodaja y el dorado come casi cualquier cosa cuando tiene hambre o se lo insita a tomar el engaño. Lo ideal, si no estamos derivando, es "bombear" la caña (darle tirones) para imprimirle al cebo una apariencia más activa.
En el caso de los señuelos los mas rendidores son para el "Trolling" las bananas y las mojarras Alfer's. Lo mas confiable del ambiente, ya que si un señuelo trabaja mal estaremos intentando todo el dia sin ningún resultado (aparte de los enganches entre pescadores). También las grandes cucharas son efectivas. Las clásicas son las: "Criolla", "Toby", "Atom", "Gnom", etc. Para el "Spinning" los articulados son los que personalmente me dieron mejor resultado. Los "Tucán Flex" grandes color amarillo y rojo son, en mi caso en particular, el arma secreta. Para el "Bait Cast" las grandes cucharas ondulantes del tipo "Mortal" son lo más rendidor en ámbitos de aguas tranquilas.Para el "Fly Cast" lo más apropiado son grandes "Streamers" lanzados al agua con un equipo 8 o mayor. Las posibilidades de uno de veras grande está siempre latente así que cualquier cosa que parezca una exageración a la hora de preparar los equipos será bienvenida cuando logremos nuestro inolvidable trofeo.
La acción de pesca.- El dorado toma la carnada y se aleja del lugar,el pescador va a sentir un fuerte tirón,es el momento para prepararse para efectuar la clavada.Vamos a ver como el nylon se va poniendo tirante,y va subiendo,ese es el momento de efectuar una fuerte clavada.Bueno llego el gran momento,es cuando se entabla la lucha con el dorado,es el momento esperado,por lo tanto debemos disfrutarlo y no apurarnos,veremos su salto,su lucha,hasta que la pieza llegue al borde de la embarcación o de la costa.
Cuando intentamos pescar dorados en ríos de mucha correntada el aparejo esta compuesto por el nylon del reel,donde insertamos un plomo corredizo,un leaders o cable de acero y el anzuelo.Hay una tendencia por parte de los pescadores, de que si queremos pescar dorados grandes, todo debe ser grande y pesado o único que logramos es pescar menos, por que el aparejo no trabaja adecuadamente. debemos tener en cuenta la importancia de que el aparejo camine, trabaje libremente, por esta razón los plomos corredizos tienen que ser chicos y livianos.Con respecto al grosor del nylon del reel con un 35´ o 40´ de buena calidad es suficiente, los leaders o cables de acero de 20 a 30 libras y el anzuelo acorde al tamaño de los ejemplares que se estén logrando, pero en líneas generales se usa un número 7/0
Los pescadores noveles tienen la tendencia en usar nylon muy grueso, que ofrece mucha resistencia a la corriente del agua. Esto los obliga a usar plomos muy pesados para llegar al fondo, pero que fácilmente se fondean. Como el nylon grueso es arrastrado por la correntada, el pescador va soltando y se produce una gran panza que al producirse el pique el pescador no se entera.Usar plomos bien livianos, para que simplemente llegue la carnada al fondo y nylon fino que ofrezca menos resistencia.Cuando el aparejo esta en el agua, debe ir caminando, para lograrlo vamos a ir cañeando levantando el plomo del fondo y soltando nylon, hasta que sentimos que el plomo pega en el fondo. Este trabajo lo vamos repitiendo constantemente, durante toda la jornada, hasta que llegamos hasta el final de la zona donde queremos que trabaje la carnada, levantamos y repetimos el proceso. 

0 comentarios: