LOS CICHLIDAE 37ª

Pterophyllum.- Es un pequeño género de peces de agua dulce de la familia Cichlidae conocidos popularmente como "Peces ángel". Es uno de los cíclidos más populares que se encuentran entre los aficionados de la acuariofilia, que se sienten atraídos por su belleza singular, un aspecto elegante y su disposición de modales suaves y su naturaleza inquisitiva. No se esconde de la gente que les observa en el acuario al nadar hasta la superficie del agua a la hora de comer.

DESCRIPCIÓN DEL GÉNERO.- Las tres especies del género no tienen la forma típica de los cíclidos, están muy comprimidos lateralmente, con cuerpos redondeados y aletas dorsal y anal alargadas y con forma triangular. Esta forma les permite esconderse entre la mayoría de raíces y plantas. Naturalmente los peces ángel poseen líneas longitudinales, una coloración que les proporciona camuflaje adicional.

Todas las especies del género forman parejasmonógamas. Los huevos son dejados generalmente en troncos sumergidos u hojas planas. Como en el caso de otros muchos cíclidos, el cuidado parental está muy desarrollado. A través de la cría selectiva se han conseguido distintas variedades: Xantocromica(Dorada o California), plateada, metálicos, negra, blancos, albina, (koi o calico), mármol, leopardo, ahumada o fantasma etc....además de atractivas combinación con ojos rojos, ámbar o negros y colas normales o de velo o escamas de perla. Pero todas provienen de solo 3 especies. Los peces ángel son predadores, y sus presas habituales son peces pequeños y invertebrados.

TAXONOMÍA.- Los cíclidos muestran una gran diversidad de formas, colores y tamaños comprenden 227 géneros y 1292 especies distribuidas en toda África, América Central y del Sur, y el sur de América Norte, Madagascar, sur de la India y Sri Lanka. Son unas 100 las especies de cíclidos de la cuenca del Amazonas, las cuales poseen gran importancia como fuentes de proteína humana y como peces ornamentales. La subfamilia Cichlasomatinae está dividida en 3 tribus (Acaroniini, Heroiniy Cichlasomatini). La tribu Heroini presenta alrededor de 100 especies en Centroamérica y 40 en América del Sur. El género Pterophyllum pertenece a esta tribu y tiene 3 especies: P. scalare, P. altum y P. leopoldi. Es endémica de América del Sur, siendo ampliamente distribuida en la cuenca del Amazonas.
ESPECIES

Pterophyllum leopoldi.- Escala de Morro Puntiagudo.-  Es una especie de peces de la familia Cichlidae en el orden de los Perciformes. De acuerdo a Schultz, sería P. dumerilii. De acuerdo a Kullander, es P. leopoldi. Al ser la revisión más reciente la del sueco, su nombre oficial queda establecido como P. leopoldi.
Etimología: proviene del griego Ptero = vela o pluma y phyllum = hoja. Es decir que Heckel hacía referencia a la forma de la aleta dorsal: alta, ancha y triangular. leopoldi, en honor al rey belga Leopoldo III quién ha recolectado los primeros ejemplares de esta especie.

COMO RECONOCERLO.- Los machos pueden llegar alcanzar los 5 cm de longitud total. Cuerpo aplanado lateralmente, muy estrecho. Sin embargo los radios espinosos de las aletas impares, especialmente la dorsal y anal, se extienden en sentido vertical. No obstante, es mucho más alargado que los otros peces del género, siendo el cuerpo más largo que alto. Kullander opina que este cuerpo alargado relaciona a la especie con el género Mesonauta (P. ej. M. festivum). La cabeza es puntiaguda, y la aleta dorsal es más pequeña que en P. scalare y P. altum. Posee entre 27 y 29 escamas en una línea lateral.

Al contrario que Pterophyllum scalare y P. altum, P. leopoldi muestra un perfil recto en la zona que precede a la aleta dorsal. Según Kullander existe otra especie de Pterophyllum procedente de Perú que muestra este rasgo y que no ha sido aún clasificada, y que a menudo se importa con el nombre de P. leopoldi, mientras que P. leopoldi se suele importar bajo el incorrecto nombre de P. dumerilii. Cuerpo plateado. Muestra 8 barras verticales, pero 4 de ellas son más visibles: la primera, pero sólo desde el ojo hacia abajo, la cuarta, la sexta y la octava, sobre el pedúnculo caudal. Entre la cuarta y la sexta (bajo la aleta dorsal) se sitúa una barra muy poco visible coronada por un punto distintivo y muy visible, siendo de color más intenso que el resto de las barras.

REPRODUCCIÓN.- No existe dimorfismo sexual externo en esta especie fuera de la época de reproducción, en la que son visibles las papilas genitales. La de la hembra (ovopositor) es cilíndrica, gruesa y con terminación redondeada. La del macho es triangular, más pequeña y terminada en punta. Como la reproducción en cautividad es extremadamente rara, la diferenciación de sexos también lo es.

La reproducción de P. leopoldi en principio sigue las mismas pautas que para P. scalare, pero es más complicada y, según algunos, la del verdadero P. leopoldi, nunca ha sido conseguida en cautividad. Otras fuentes apuntan a que se ha conseguido al menos en dos ocasiones, una en Suiza y otra en Australia. Existen informes de cría pero se cree que es el del falso “leopoldi” peruano. Baensch y Riël, en el “Mergus” informan de la reproducción exitosa conseguida por Jörgen Erlandson, pero hay que poner en duda la validez de este dato, ya que se muestra la fotografía de un P. leopoldi, pero se le da el nombre de P. dumerilii. En cualquier caso, para intentar la reproducción de esta especie hay que seguir las mismas pautas que para P. altum

QUE COME.- En la naturaleza son omnívoros con predilección por el zooplancton y los peces pequeños. En el acuario aceptarán muy bien el alimento vivo o congelado de buena calidad y variado (artemias, mysis, dafnias, larvas de mosquito, gammarus, gusanos grindal…). Pueden ser acostumbrados a pienso en gránulos o escamas. Se puede usar la misma papilla que para los discos, pero reduciendo o eliminando la cantidad de carne de corazón de ternera y aumentando el aporte de carne de pescado y vegetales.

DONDE VIVE.- Es una especie de clima tropical. Amazónico. Aguas negras, blandas y ácidas, en zonas tranquilas con poca corriente. Se encuentran en Sudamérica: cuenca del río Amazonas (entre Manacapuru y Santarém) y río Rupununi en la cuenca del río Esequibo (Guayana ).
Según Kullander, los especímenes importados como P. leopoldi desde Perú son en realidad P. scalare o bien una especie no identificada, que podría ser la cuarta del género.

EL ACUARIO.- Acuarios espaciosos y especialmente muy altos, sin exceso de corriente, reservando al menos 40 litros de agua para cada ejemplar. Hay que tener cuidado de no colocarlos con compañeros que les quepan por la boca, pues tarde o temprano los verán como alimento. es preferible mantenerlos solos, sin ningún otro pez, o si acaso con Corydoras y Ancistrus como peces de fondo. Agua blanda y ácida. KH=1-3ºd y GH=1-5ºd. pH entre 5.0 y 6.0. Temperatura 24º-28ºC.

Sustrato oscuro. La colocación de plantas es un asunto personal, ya que si se quiere reproducir un biotopo en época seca de forma fiel no tienen lugar, pero a los peces no les molestan y agradecen la mejora en la calidad del agua que las plantas proporcionan a todo acuario. No olvidemos que en las épocas de inundaciones, además, el fondo si cuenta con numerosas plantas, que a menudo usan como soportes para sus puestas en libertad. Hay que dejar abundante espacio para la natación en el centro. Se puede plantar densamente por las zonas laterales y el fondo, (las vallisnerias son ideales para este propósito) pero hay que dejar despejada la zona central para que naden a su gusto. Iluminación no muy potente o, si se opta por un acuario bien plantado, colocar plantas flotantes que creen zonas de sombra.
Gregario y territorial, igual que para P. scalare y P. altum (ver fichas respectivas). Es imprescindible mantenerlos en grupos de al menos 4-6 individuos.

Al igual que ocurre con los discos o con otros Pterophyllum, los individuos se escalonan de acuerdo con el nivel de dominancia que tienen. El ejemplar más grande y saludable suele ser el pez dominante que compite por los espacios, por la comida y por la pareja reproductora, siempre con éxito sobre el resto de los componentes del grupo. Las pequeñas escaramuzas que marcan el status del pez siguen siempre los mismos pasos. Los peces se enfrentan con las aletas muy abiertas, vibrando y con movimientos amenazantes de cabeza y simulaciones de ataque hacia adelante y hacia atrás, con la cabeza mirando al frente. Si los ejemplares son de parecido tamaño entonces se producen mordiscos simulados (y alguno real) y empujones frontales.

Los P. leopoldi, igual que las otras especies del género, pueden emitir sonidos con la maxila, que pueden ser oídos por alguien situado cerca del acuario.

Pterophyllum scalare.- Escalar o Pez Ángel.- Es una especie de pez de agua dulce perteneciente a la familia de los cíclidos. Es una de las especies de peces tropicales más populares en el mundo de la acuariofilia. No requieren cuidados muy especiales, por lo que es apto para el aficionado principiante.
Se nos puede antojar de forma triangulo-circular fino de perfil, ágil y de gran belleza. Llaman mucho la atención sus aletas pectorales exageradamente largas y puntiagudas, la dorsal y anal son igualmente largas y picudas, terminando la cola con una forma parecida a un triangulo con dos de sus vértices prolongándose a modo de hilos.
En su estado salvaje, es de un color verde grisáceo con reflejos plateados, 4 rayas oscuras verticales, en su estado adulto, (7 en los juveniles) la primera recorre el ojo, la ultima en la dorsal, y las del medio a ambos lados de la dorsal, siendo la tercera la más larga y ancha recorriendo también las aletas dorsal y anal, el vientre más claro. Se han obtenido muchas variedades en centros de reproducción, en la naturaleza las mutaciones dan lugar a nuevas especies o variedades, estos en la mayoría de los casos mueren sin dar lugar a nuevas generaciones, gracias a la reproducción controlada que los acuarófilos han practicado, separado y cruzado hasta conseguir estas variedades que anotaremos siendo algunas muy apreciadas por los acuarófilos.

COMO RECONOCERLO.- Popularmente se le conoce como escalar, escalare o pez ángel, sin confundirlo con la familia Pomacanthidae, los peces ángel marinos. Puede llegar a los 15 cm de longitud y se caracteriza por su esbeltez lateral; las aletas dorsal y anal son muy grandes y forman un triángulo en el aspecto general del pez. Los escalares no son peces que presenten diferencias apreciables entre los machos y las hembras. La aleta caudal también es grande, y las abdominales se han convertido en dos radios largos de hasta 8 cm.

Cuerpo aplanado lateralmente, de forma que es muy estrecho. Sin embargo los radios espinosos de las aletas impares tienen una gran extensión, especialmente la dorsal y anal, que se extienden en sentido vertical dando gran altura y prestancia al aspecto general del pez. También cuentan con unas aletas ventrales muy alargadas y estilizadas. Posee entre 30 y 39 escamas en una línea horizontal.

La forma salvaje de P. scalare es similar a la de P. altum en coloración: cuerpo plateado con bandas verticales oscuras bastante marcadas. (7 bandas visibles en los juveniles, que pasan a ser 4 en los adultos). Esta coloración le permite pasar desapercibido entre las zonas de plantas altas y los cañizos. Con la reproducción en cautividad se han llevado a cabo numerosos programas de cría selectiva en busca de variedades cromáticas cada vez más llamativas, y existen en el comercio todo tipo de híbridos: forma xantocrómica (dorada), negra, plateada, albina, koi (similar al dibujo de una carpa koi), mármol, leopardo… así como variedades de aletas alargadas (vela, o velífera).

REPRODUCCIÓN.- Aparte de algunos trucos (cabeza más grande, frente más prominente, color de ojos, etc.) que han demostrado ser poco fiables, no existe dimorfismo sexual externo en esta especie fuera de la época de reproducción, en la que son claramente visibles las papilas genitales. La de la hembra (ovopositor) es cilíndrica, gruesa y con terminación redondeada. La del macho es triangular, más pequeña y terminada en punta.

Normalmente es el macho dominante el que empieza a definir y defender una zona del acuario, cargando contra todos los demás habitantes del tanque. Los ataques simulados, las vibraciones intensas de las aletas y la natación, en pequeñas arrancadas por la zona que defiende, será el reclamo suficiente para que las hembras se vayan acercando a él con interés. Sólo las hembras que estén también dispuestas para la reproducción aguantan los ataques simulados del macho que nunca llegan a consumarse si hay otros peces en el acuario. Una de las hembras será elegida por el macho y entrará en la zona reproductora. Los dos peces separados del grupo estarán ocupados en rechazar de esta zona del acuario al resto de los peces. Este comportamiento se va acentuando de forma progresiva hasta que las pareja llega a expulsar de forma agresiva a los peces que se acercan demasiado. Esto ocurrirá durante toda la reproducción y nacimiento de los alevines.

Los progenitores constituyen una pareja con fuertes lazos. Ponen juntos sobre una superficie lisa vertical previamente limpiada (el vidrio, un trozo de pizarra puesto de forma casi vertical…), o sobre una hoja grande. Aunque habitualmente son muchos menos, una hembra en su etapa más fértil puede depositar hasta 800-1000 huevos de color blanquecino a ámbar, que son inmediatamente fecundadas por el macho, que va efectuando pasadas alternativas a las de la hembra.
La eclosión se produce 48 horas después del desove. Forman un grupito que los padres trasladan de zona en zona según sientan alguna señal de peligro. En esta fase el pequeño alevín no se alimenta del exterior durante una semana, pues todavía tiene suficientes reservas en su saco vitelino. Suele permanecer apiñado junto a sus hermanos y sin moverse apenas. Los alevines, al absorber su saco vitelino y empezar la fase de natación libre, pueden ser alimentados con nauplios de artemia, y posteriormente con papilla finamente triturada y poco a poco ir pasando a comidas de mayor tamaño.

QUE COME.- Son omnívoros y bastante voraces, así que no suele haber problemas para alimentarlos. Aceptan todo tipo de pienso en gránulos o escamas además de toda clase de alimentos vivos, congelados o en papillas. Se puede usar la misma papilla que para los discos, pero reduciendo o eliminando la cantidad de carne de corazón de ternera y aumentando el aporte de carne de pescado y vegetales.

DONDE VIVE.- En la naturaleza vive en grupos gregarios en aguas medias de los cursos templados y limpios del río Tapajoz y otros afluentes de la cuenca Amazónica y del Orinoco. Este río recorre la planicie amazónica y allí es posible ubicarlos en zonas donde el agua no supera los dos metros de profundidad, rodeadas por vegetación compuesta por árboles de entre 30 y 60 metros de altura y costas cubiertas por gramíneas que al crecer el río quedan sumergidas. Alrededor de estas plantas, que crecen entre troncos y ramas de árboles caídos, se encuentran gran número de peces, entre ellos P. scalare y otro cíclido, también pacífico: Mesonauta (x Cichlasoma) festivum.
 En este ambiente, durante las crecidas de enero, se producen los desoves que permiten apreciar una gran multitud de pequeños alevines acompañados de sus padres que celosamente los cuidan de los depredadores. Su comportamiento pacífico se transforma en la actitud típica de un cíclido, profundamente territorial y agresivo, durante el tiempo que cuidan los desoves y la prole.

En la naturaleza se distribuye en la cuenca del río Amazonas en el Perú, Brasil y Colombia, particularmente en los ríos Ucayali, Solimões y Amazonas, los ríos de Amapá en Brasil, Oyapoque en la Guayana Francesa y Esequibo en Guyana. Se encuentra en pantanos o terrenos inundados donde la vegetación es densa y el agua es clara o limosa. Las condiciones del agua en sus hábitats nativos van desde un pH de 6,0 a 8,0, una dureza del agua de 5 a 13 dH, y una temperatura desde 24 a 30 °C.

EL ACUARIO.- Requiere acuarios altos ya que gusta del nado vertical y aguas claras de pH de 6.8. Se les debe renovar el agua una vez por semana un 20% y su acuario debe poseer una filtración moderada (caudal de la filtración: 4 veces el tamaño del acuario por hora). Para un adecuado entorno, el tamaño del acuario debe ser de 50 litros por ejemplar. debe ser mantenido en cardúmenes de 5 ejemplares como mínimo, por lo que se requieren acuarios de 250 litros en adelante. La temperatura a la que debe estar este tipo de pez es entre unos 24 °C y 28 °C. Este pez, es muy “sociable”, por lo que le gusta estar en compañía de otros peces, aunque no sean de su misma especie, pero hay que tener en cuenta que se trata de un pez de alimentación omnívora, y como es lo usual en acuarios tropicales, se debe evitar el mezclarlo con especies que difieran mucho en tamaño; aunque es raro, si sus compañeros de acuario son menores que él, optará por comérselos.

La correcta alimentación tiene una influencia decisiva en el crecimiento potencial y en la reproducción del pez ángel en el acuario. Los alimentos vivos son, este sentido, una mejor fuente de alimentación que los alimentos secos preparados que se adquieren en los comercios. Se ha comprobado que los escalares alimentados exclusivamente con Daphnia pulexproducen desoves más frecuentes y más grandes, con una mayor supervivencia de los alevines, que los alimentados exclusivamente con un producto comercial en escamas secas.También se alimentan con esponjas marinas cuando se encuentran en libertad.

Su reproducción es algo más trabajosa pero tampoco nada imposible de acometer. Las parejas se forman (son monógamos) entre grupos de escalares inicialmente solteros. Se reconocen porque comienzan a defender (territorialidad) un lado del acuario frente a los demás. Una vez ocurre eso, es conveniente separar a la pareja o dejarla en un tanque lo suficientemente grande para que no sean molestados por los demás.
En algún momento de su idilio, la hembra comenzará a poner sus huevos sobre una hoja grande (suponiendo que se tienen plantas) o sobre una superficie plana y lisa. Luego el macho los fertilizará, es importante los cuidados del agua les agrada muy limpia, y a una temperatura de 28 grados centígrados permanentemente.

La eclosión de los huevos ocurrirá a las 48 horas de puestos y fertilizados, se notara una pequeña cola eclosionada del huevo, se notara sus múltiples vibraciones, ambos padres participarán de su cuidado y al quinto día estarán formados pero aun adheridos y juntos, al sexto día ya empezarán a nadar y sus padres los agarrarán con su boca y colocarán de nuevo junto con los otros, en ocasiones cambian a uno por uno, a distintos lugares del acuario. Los alevines son muy escurridizos y curiosos de modo que el cuidarlos demandará mucha atención y permanente cuidado por parte de los progenitores es importante mantener la luz de la pecera encendida en caso de que la reproducción sea en casa y apagar o poner algún tipo de bloqueo al filtro de cascada en caso de tener para así evitar que el filtro mate a los alevines.

Es usual que muchos de ellos se pierdan. Estarán sobre la hoja sobre la que han eclosionado mientras su padre los cuida de cerca. La hembra estará algo más lejos encargada de recoger con la boca a los que se aventuren más allá. Todo un espectáculo. Se les debe alimentar con Artemia salina recién eclosionada o preparados para crías de alimento seco fácilmente adquiribles en tiendas de mascotas.

Para una mayor sobrevivencia de los alevines se recomienda al séptimo día retirarlos del cuido de sus padres y colocarlos aparte, para una mejor alimentación, es primordial que el agua sea de la misma pecera donde nacieron y se mantenga con una buena oxigenación pero cuidado no demasiado porque podría matarlos, además es importante colocarle unas gotas de azul de metileno para así evitar hongos inoportunos y alimentarlos dos veces al día con artemia salina viva filtrada y lavada para evitar la mezcla de aguas salada y dulce , cada vez que se alimentan retirar el residuo de comida del estanque y los alevines que mueren porque no todos sobreviven.
 La higiene y su tiempo es primordial en el cuido, luego de un mes empezaran a obtener la forma y se puede empezar a alimentar con alimento comercial
El desove de huevos lo harán cada 15 días aproximadamente en condiciones antes mencionadas, es importante que al menos una vez de por medio que dejen que sus padres los críen para evitar así, traumas y no vuelvan a desovar.

Su comportamiento gregario y territorial. Es un cíclido relativamente pacífico que vive en grupos con un marcado carácter jerárquico. Pese a que se usan muchas veces como pieza principal de biotopos amazónicos comunitarios, no es un pez que conviva demasiado bien con sus compañeros, pues con la edad se vuelven muy territoriales.

Cuando forma parte del cardumen, el escalar es un pez sociable que presenta pautas de comportamiento muy características. Al igual que ocurre con los discos, los individuos se escalonan de acuerdo con el nivel de dominancia que tienen. El ejemplar más grande y saludable suele ser el pez dominante que compite por los espacios, por la comida y por la pareja reproductora, siempre con éxito sobre el resto de los componentes del grupo. Las pequeñas escaramuzas que marcan el status del pez siguen siempre los mismos pasos. Los peces se enfrentan con las aletas muy abiertas, vibrando y con movimientos amenazantes de cabeza y simulaciones de ataque hacia adelante y hacia atrás, con la cabeza mirando al frente.
Si los ejemplares son de parecido tamaño entonces se producen mordiscos simulados (y alguno real) y empujones frontales. El pez vencido se coloca con la cabeza mirando hacia arriba y este simple movimiento sirve para desinhibir al agresor que se da por satisfecho.
Las peleas aumentan en intensidad en la época de reproducción. Se dan cuando se forman las parejas, cuando la pareja delimita su territorio, y sobre todo cuando la pareja defiende la puesta de cualquier pez que se acerque.

Pterophyllum altum.- Es una especie de peces de la familia Cichlidae en el orden de los Perciformes. El Pez Ángel Altum es un pariente cercano al ángel de agua dulce común y se pueden encontrar en un área relativamente grande alrededor de Río Orinoco y Río Negro en Brasil, Venezuela y Colombia. Desde hace tiempo se pensaba que los peces Ángel Altum (Pterophyllum altum) sólo se pueden encontrar en Río Orinoco, sin embargo, se ha demostrado que también habitan otros ríos que derivan del Amazonas.

El Pez Ángel Altum no está comúnmente disponible en el comercio de acuarios por ser más sensible y más difícil de criar (que el ángel común). No obstante, usted podría ser capaz de criar peces ángel Altum, sin embargo se tiene que estar preparados para el hecho de que estos peces pueden ser bastante caros, sobre todo en comparación con el ángel regular. Asegúrese de que el pez que usted compra en realidad sea un Altum ya que hay veces que erróneamente venden un ángel Altum cuando en realidad son peces ángel regulares . Estos peces es casi imposible reproducirlos en cautiverio, así que si compras uno lo mas seguro es de que provenga de Sur América, muchos aficionados de estos peces tienen grandes perdidas de estos peces, ya que al parecer durante su ciclo de vida viven parásitos dentro dentro de ellos que en cautiverio les causa la muerte.

Altum es una palabra latina que significa alto y es un nombre apropiado para esta especie, ya que puede desarrollar un cuerpo muy alto que puede alcanzar 30cm de altura, mientras que sólo pueden llegar a tener una longitud de 15 cm, el ángel Altum es como se ha mencionado anteriormente; más sensible que el pez ángel regular y necesita una atención similar a la de los peces disco. Necesitan; debido a su altura; un tanque o acuario alto y nunca se debe mantener en acuarios con menos de 75 centímetros de altura. Los acuarios no necesitan ser muy largos, un acuario de 120 cm de largo es suficiente.

El acuario debe ser decorado con grandes piezas de raíz de árbol; y si es posible, deberá llegar a la superficie del agua. El acuario debe tener plantas de hojas grandes como plantas espada. El agua debe mantenerse con un grado de acidez muy suave pero tampoco tiene que ser muy ácida. Un nivel de pH de 4.5 a 5.0 es más que adecuado (los Altum en su hábitat natural no se encuentran en aguas con un pH mayor de 5.0). Los ángel Altum se desarrollan mejor en aguas con temperaturas de 26-30 ° C / 80-85 ° F. El nivel de nitratos debe ser muy bajo y el filtro del acuario debe circular el agua de la manera para imitar el ambiente natural.

COMO RECONOCERLO.- Los machos pueden llegar alcanzar los 18 cm de longitud total. Cuerpo aplanado lateralmente, de forma que es muy estrecho. Sin embargo los radios espinosos de las aletas impares tienen una gran extensión, especialmente la dorsal y anal, que se extienden en sentido vertical dando gran altura y prestancia al aspecto general del pez. También cuentan con unas aletas ventrales muy alargadas y estilizadas. Pterophyllum altum, descubierto en el alto Orinoco (Venezuela) y descrito en 1903, es la especie de mayor tamaño del género Pterophyllum, con un cuerpo más alto que el de P. scalare o P. leopoldi. Las aletas dorsal y anal tienen bases muy amplias y son más largas y grandes que en las otras especies del género (P. scalare o P. eimekei). Otro rasgo distintivo es la muesca aguda de su nariz, marcadamente cóncava, mientras que en las otras especies la frente es más o menos recta e incluso convexa.
 La altura del cuerpo es igual o superior a la distancia entre la boca y el pedúnculo caudal (al contrario que en las otras especies de escalar). La parte frontal de la línea lateral, que está dividida en dos partes, es más curvada que en las otras especies de Pterophyllum. Se cuentan de 46 a 48 escamas en línea recta desde el final del opérculo al inicio de la aleta caudal (por 27 a 29 en P. leopoldi y 30 y 39 en P. scalare). Pterophyllum altum cuenta con 28-30 radios blandos en la aleta dorsal y 28-32 en la aleta anal.
Cuerpo plateado con bandas verticales oscuras bastante marcadas. (7 bandas visibles en los juveniles, que pasan a ser 4 en los adultos). Esta coloración le permite pasar desapercibido entre las zonas de plantas altas y los cañizos. La coloración de fondo es de gris verdoso a verde oliva, con un aspecto plateado muy brillante. 
La parte superior del pez puede presentar puntos marrones, y también aparece un salpicado en negro en los flancos de muchos ejemplares. También puede presentar puntos rojos. Muestra varias bandas gruesas en los costados, más anchas que en P. scalare. La más visible y marcada de ellas recorre desde el extremo de la aleta dorsal al extremo de la aleta anal. Tanto los ejemplares salvajes de P. scalare como los de P. altum presentan en algunas ocasiones puntos negros o rojos sobre el dorso, pero sólo el altum presenta además una segunda barra vertical en la cabeza menos marcada que las otras, que se sitúa entre la barra negra que corre sobre el ojo y la que se ubica a la altura de la base de los primeros radios de la aleta dorsal.

REPRODUCCIÓN.- No existe dimorfismo sexual externo en esta especie fuera de la época de reproducción, en la que son visibles las papilas genitales. La de la hembra (ovopositor) es cilíndrica, gruesa y con terminación redondeada. La del macho es triangular, más pequeña y terminada en punta. Como la reproducción en cautividad ez extremadamente rara, la diferenciación de sexos también lo es.
La reproducción de P. altum sigue las mismas pautas que para P. scalare, con ciertas diferencias que detallamos a continuación, pero es muchísmo más difícil de obtener en cautividad y exige unas condiciones de agua mucho más extremas y similares a las de su hábitat. Para intentar la reproducción el agua ha de ser extremadamente blanda y de conductividad muy reducida (10-30µS), con un pH cercano a 5 y la temperatura en 29-30ºC. En estas condiciones se ha conseguido reproducirlos en algunas ocasiones, muy escasas, tanto que en la mayoría de los libros y webs figura que jamás se ha conseguido en cautividad, pero lo cierto es que existen algunos informes de cría en Alemania, Francia, Japón y Estados Unidos.

Debe de permitirse que las parejas se formen por si mismas a partir de un grupo, y si se obtiene una, es preferible aislarla en un acuario de cría en el que los parámetros del agua son muy importantes, con un pH siempre por debajo de 6 y un GH no superior a 2ºd, conductividad en torno a 10-30µs y temperatura de 28-29ºC, con una iluminación reducida. Cambios de agua muy frecuentes (con agua ligeramente más fresca) y filtrado con turba pueden estimular la puesta, así como la administración de alimento vivo y los descensos de presión atmosférica.
En época de cría la coloración de los P. altum cambia, mostrando un vivo color rojo en las aletas caudal y anal. La agresividad entre los machos también se incrementa considerablemente. El reparto de papeles también es más marcado que en la especie cercana, siendo la hembra la que vigila los huevos de cerca y el macho el que controla el perímetro exterior del territorio.

Las puestas pueden ser más numerosas que en P. scalare, con un número de huevos que puede superar los 600. A 30ºC las larvas eclosionan a las 60 horas. Necesitan 72 horas más para reabsorber el saco vitelino e iniciar la fase de natación libre, aunque aunque algunas experiencias de cría citan que los alevines no los aceptan en el primer momento, ya que se alimentan aún de su saco vitelino por unos días. Una semana después de la puesta, puede verse a los padres nadando rodeados de una nutrida nube de alevines. Los alevines pueden ser alimentados con nauplios de artemia recién eclosionados.
Hay que extremar la calidad del agua, manteniéndola limpia, con lo que se imponen cambios de agua diarios con sifonado de cualquier resto que haya podido quedar, y tener precaución en que los parámetros (pH, dureza, temperatura) del agua nueva sean iguales a los de la que se reemplaza. Con 10 semanas de vida los alevines empiezan a mostrar la silueta característica de estos peces, con las largas aletas anal y dorsal. La protección de los padres es muy larga, extendiéndose mucho más tiempo que en P. scalare, citándose en alguna experiencia de cría un tiempo de 4-5 meses

La reproducción en libertad se da en la época de lluvias, entre los meses de mayo y abril. Se cree que P. altum puede hibridarse con P. scalare y da lugar a descendientes fértiles. Ultimamente llegan a la venta ejemplares juveniles de P. altum, todos de la misma talla y bastante libres de parásitos, algo muy distinto a lo que llegaba hasta ahora (son peces muy dados a portar ectoparásitos y parásitos branquiales), lo que hace pensar en crías obtenidas en cautividad, quizá hibridaciones de P. altum y P. scalare.

QUE COME.- En la naturaleza son omnívoros con predilección por el zooplancton y los peces pequeños. En el acuario aceptarán muy bien el alimento vivo o congelado de buena calidad y variado (artemias, mysis, dafnias, larvas de mosquito, gammarus, gusanos grindal…). Con algo de paciencia pueden ser acostumbrados a pienso en gránulos o escamas. Se puede usar la misma papilla que para los discos, pero reduciendo o eliminando la cantidad de carne de corazón de ternera y aumentando el aporte de carne de pescado y vegetales.

DONDE VIVE.- Amazónico. Aguas negras y claras, blandas y ácidas, en zonas tranquilas con poca corriente. Durante la época seca viven entre las raices de la vegetación ribereña, en zonas de aguas negras donde la vegetación es muy escasa y el agua tiene un color oscuro que permite una visibilidad reducida. El fondo es siempre oscuro, compuesto por cieno y limo o arena oscura. Durante la época de lluvias, el agua desborda el cauce habitual de los ríos, el agua se vuelve más ácida (pH por debajo de 5) y es muy blanda (dKH de 1º), y el biotopo cuenta con numerosas plantas sumergidas.

El Pterophyllum altum se encuentra en una zona muy definida en el alto Orinoco (Venezuela), en Colombia (ríos Atabapo e Inírida) y en Brasil en el alto río Negro. En los ríos Ucayali (Perú) Negro y Tefé (Brasil) existen ejemplares con caracteres intermedios entre P. scalare y P. altum, pero un recuento de escamas demuestra que se trata de P. scalare. Estos ejemplares a veces aparecen a la venta como “Altum Peruvianum” o “Tefé altum”. También ha aparecido alguna vez en el mercado una variedad comercial de altum llamada “Guyana”, que ante el recuento de escamas resulta ser P. scalare.

Los equívocamente denominados “Altum peruvianum” proceden del río Nanay, cerca de la zona de Iquitos, en Perú. Estos peces, que son P. scalare y no P. altum, desarrollan un color verde iridiscente en los opérculos y en la parte superior de su cuerpo cuando son maduros. De esta coloración inusual, probablemente, nace la confusión con P. altum, que también presenta unos colores irisados no necesariamente verdes en esas mismas zonas. 
La biología del río Nanay, además, es bastante peculiar, pues la fuga de numerosos peces de un centro de exportación en los años 70 debido a una inundación ha provocado que naden en sus aguas peces que no son naturales del río, como los propios discos, cuya distribución natural no sobrepasa el río Putumayo, en la frontera de Perú con Colombia. Se especula con que esta variedad de escalar haya llegado a las aguas del río Nanay de la misma forma que los discos. La única zona en la que se cree que P. scalare y P. altum pueden compartir aguas es en el curso medio del río Negro, pero ni siquiera está clara la presencia allí de P. altum.

EL ACUARIO.- Acuarios espaciosos y especialmente muy altos, sin exceso de corriente, reservando al menos 40 litros de agua para cada ejemplar. Hay que tener cuidado de no colocarlos con compañeros que les quepan por la boca, pues tarde o temprano los verán como alimento. Es preferible mantenerlos solos, sin ningún otro pez, o si acaso con Corydoras y Ancistrus como peces de fondo. Agua blanda y ácida. KH=0-3ºd y GH=1-5ºd. pH entre 5.0 y 6.0. Según la revista alemana “Das Aquarium”, parámetros medidos en los ríos Atabapo e Inírida por Sven Fornbäck dan como resultado durante la estación seca un pH de 4.8; una conductividad de 15µs, dGH y dKH de 0º, NO3 y NO2 absolutamente a cero y una temperatura de 30-32ºC durante el día. En la estación húmeda el agua es algo más fresca. La temperatura entre 27º-30º centígrados.

Sustrato oscuro. La colocación de plantas es un asunto personal, ya que si se quiere reproducir un biotopo –en época seca– de forma fiel no tienen lugar, pero a los peces no les molestan y agradecen la mejora en la calidad del agua que las plantas proporcionan a todo acuario. No olvidemos que en las épocas de inundaciones, además, el fondo si cuenta con numerosas plantas, que a menudo usan como soportes para sus puestas en libertad. Hay que dejar abundante espacio para la natación en el centro.

Iluminación no muy potente o, si se opta por un acuario bien plantado, colocar plantas flotantes que creen zonas de sombra. Se puede plantar densamente por las zonas laterales y el fondo, (las vallisnerias son ideales para este propósito) pero hay que dejar despejada la zona central para que naden a su gusto.
Gregario y territorial, igual que para P. scalare, pero son incluso más territoriales y de mayor carácter gregario, lo que hace imprescindible mantenerlos en grupos de al menos 4-6 individuos. Los individuos dominados muestran una coloración más pálida, y más marcada en los dominantes. Ocurre exactamente lo contrario que con los peces disco: cuanto más estresados están, más pálidas se ven las barras sobre el cuerpo. El dominante en un acuario de altums muestra sus bandas verticales muy marcadas e incluso es visible una mancha negra en forma de coma sobre el opérculo en algunos casos.

Las relaciones de dominación están siempre presentes en un acuario poblado por P. altum. Los dominantes siempre están dispuestos a la lucha y no es raro ver peces enfrentados o incluso enganchados por las bocas en peleas que suelen acabar con uno de los peces rendidos, pero con pocas heridas, si es que las hay. Cuando un pez se rinde ante el dominante y no quiere presentar lucha, se inclina hacia arriba y le muestra su garganta en gesto de sumisión. Con el tiempo, una vez establecida la jerarquía, las peleas son sustituidas por gestos de este tipo, aunque el dominante siempre estarás dispuesto a dar algún que otro empellón a los otros para demostrar que él es el jefe.

Cuando forma parte del cardumen, el P. altum es un pez sociable que presenta pautas de comportamiento muy características. Al igual que ocurre con los discos o con otros Pterophyllum, los individuos se escalonan de acuerdo con el nivel de dominancia que tienen. El ejemplar más grande y saludable suele ser el pez dominante que compite por los espacios, por la comida y por la pareja reproductora, siempre con éxito sobre el resto de los componentes del grupo. Las pequeñas escaramuzas que marcan el status del pez siguen siempre los mismos pasos. Los peces se enfrentan con las aletas muy abiertas, vibrando y con movimientos amenazantes de cabeza y simulaciones de ataque hacia adelante y hacia atrás, con la cabeza mirando al frente. Si los ejemplares son de parecido tamaño entonces se producen mordiscos simulados (y alguno real) y empujones frontales.

Mucho más tímidos que los P. scalare, son dados a los ataques de pánico seguidos de carreras violentas que pueden acabar con un golpe contra una de las paredes o con algún objeto de la decoración. Este comportamiento tímido y huidizo –comparable al de los discos– obliga a ser cuidadoso con la decoración y no colocar aristas punzantes o piedras ásperas con las que los peces puedan lesionarse. Los altum, al igual que los escalares, pueden emitir sonidos con la maxila, que pueden ser oídos por alguien situado cerca del acuario.