VAMOS A PESCAR TORTUGA BASTARDA

La tortuga bastarda o tortuga Lora (Lepidochelys kempii) es una especie de tortuga marina americana de la familia Cheloniidae en peligro de extinción. Se encuentra en el Océano Atlántico desde Terranova hasta Venezuela, encontrándose por todo el Caribe y el Golfo de México.
Nombres comunes. Atlántico: tortuga lora, cotorra, bastarda, mulato, caguama o de Kemp.

La tortuga lora es una de las especies más peculiares por sus hábitos y características morfológicas. Presenta una distribución geográfica muy restringida, encontrándose los adultos en las aguas tropicales del Golfo de México, donde se reproducen en un grupo de pequeñas playas situadas a 4 km al Este de la villa de Rancho Nuevo en el estado de Tamaulipas (México). Declaradas desde 1977 Reserva Natural, en la actualidad ocupan un área de unos 30 km de costa. Ocasionalmente se producen anidamientos en otras playas del Golfo, y ya se han confirmado cinco puestas en la costa este de Florida (Estados Unidos).
Algunos ejemplares juveniles y preadultos parecen deambular entre las aguas tropicales del Golfo de México y las mas templadas aguas del Atlántico noroeste, encontrándose ocasionalmente algunos individuos jóvenes a lo largo de la corriente del Golfo, pudiendo llegar a las costas europeas, la mayor parte de cuyas observaciones provienen del Mar del Norte. En el Mediterráneo existe una sola cita cerca de la Isla de Malta y otros registros del Atlántico en Azores, Madeira y la costa de Marruecos.
La especie está prácticamente ausente en las costas del Atlántico africano o aparece sólo accidentalmente, donde en cambio se reproduce L. olivacea, la otra especie del género distribuida principalmente por el hemisferio sur. El paralelo de 36º N podría tomarse como la línea de separación entre Lepidochelys kempii y L. olivacea en aguas del Atlántico oriental, ya que FRETEY (2001) considera que el área de solapamiento en la distribución de estas dos especies incluye la región Macaronésica y las aguas del África noroccidental, aproximadamente hasta la latitud de Gambia.

Usualmente esta especie se encuentra en aguas costeras de fondos arenosos y lodosos ricos en crustáceos. Algunos ejemplares juveniles y preadultos parecen deambular entre las aguas tropicales del Golfo de Méjico y las mas templadas aguas del Atlántico noroeste, encontrándose ocasionalmente algunos individuos jóvenes a lo largo de la corriente del Golfo, pudiendo llegar a las costas europeas. Los adultos se reúnen en las zonas de alimentación localizadas en la bahía de Florida, en la desembocadura del río Misisipi y en el Banco Campeche, de marzo a junio.

Aunque tradicionalmente en castellano se ha conocido con el nombre de tortuga de Kemp, aquí se prefiere emplear el nombre de tortuga lora, que es el que aparece en el catálogo de tortugas marinas de la FAO. Kempii: En honor a Richard Kemp, quien participó en su descubrimiento y llevó a cabo muchos estudios sobre ella

Lepidochelys kempii fue descrita por primera vez por Samuel Garman en 1880, como Thalassochelys kempii (o Colpochelys kempii). La tortuga fue nombrada en honor a Richard M. Kemp, un pescador interesado en la historia natural, quien participó en su descubrimiento y llevó a cabo muchos estudios sobre ella, y que presentó el ejemplar tipo procedente de Key West, Florida. Más tarde, cuando se descubrió que son parientes la tortuga L. kempii, que habita solo en el océano Atlántico) y L. Olivacea, que habita en el océano Pacífico, Indico y Atlántico sur, se le asigno al al género Lepidochelys, Fitzinger 1843, por Baur (1890).
Es fácil intuir que algunos ejemplares procedentes del Atlántico sur se desplazaran al Caribe estableciéndose allí colonias estables. Estudios posteriores consideran que L. kempii es una subespecie de L. olivacea, pero en la actualidad se reconoce como especie después de una revisión realizada por Pritchard (1969) que revelo tras una detallada descripción morfológica de las dos especies, que existen suficientes diferenciaciones morfológicas para justificar su designación como especies separadas

COMO RECONOCERLA.- La cabeza de la “kempi” o lora, nombre común que se utilizará en adelante, es medianamente grande (hasta unos 13 cm. de ancho) con dos pares de escamas prefrontales y de forma triangular. Su caparazón es relativamente corto y ancho, casi circular (mas ancho que el de L. olivacea); con escudos grandes no traslapados y cinco pares de escudos costales. La tortuga lora es una pequeña tortuga marina, llega a la madurez sexual a los 61-91 cm de largo y a una media de peso de sólo 45 kg. Como es típico de las tortugas marinas, tiene un cuerpo dorso-ventralmente con depresión especialmente adaptadas como aletas enfrente de las extremidades. Igual que otras tortugas marinas posee un pico córneo.

Estas tortugas cambian de color a medida que maduran. Las crías son casi en su totalidad de color gris oscuro o negro, pero los adultos maduros tienen un peto amarillo-verde o blanco y un caparazón de color gris verdoso. El color del caparazón de los adultos es de verde olivo claro y su plastrón es amarillo con un poro pequeño y distintivo cerca del margen posterior de cada uno de los cuatro escudos inframarginales. Llegan a la madurez sexual a la edad de 7-15 años.

REPRODUCCIÓN.- La temporada de reproducción de estas tortugas va de abril a agosto. Se aparean en alta mar, y las hembras llegan masivamente a la playa para desovar en grupos numerosos. Prefieren zonas con dunas para hacer la puesta o, en segundo lugar, los pantanos. El número estimado de hembras anidando en 1947 era de 89.000, pero se redujo a un estimado de 7.702 en 1985.

La edad en que la tortuga lora llega a la madurez sexual es desconocida. Sin embargo, se cree que ocurre entre los 10 y 15 años, aunque existen estimaciones de hasta 35 años de edad. A diferencia de las otras tortugas marinas, la tortuga lora anida cada año, usualmente dos veces por temporada con unos 25 días entre nidadas. En promedio, pone 110 huevos en cada nido, donde los huevos se incuban por aproximadamente 55 días. 
Similarmente a la otra especie de tortuga lora (L. olivacea) anidan sincronizadas y desovan en grandes números, en eventos conocidos como “arribadas”. Dimensiones. Huevos: diámetro promedio de 38.5 mm y un peso de 32.2 g. El número de huevos va de 44 a 185, con una media de 104.4 unidades. Crías: longitud promedio del carapacho de 43.9 mm, con un peso de 17.2 g. Adultos: longitud del carapacho (en línea recta) de 52.4 a 74.8 cm, promedio de 65.7 cm. Peso de 32 a 49.3 kg, promedio de 38.6 kg.

Su sitio de anidación principal esta ubicado en una playa pequeña en la costa noreste de México, cerca del pueblo de Rancho Nuevo, Tamaulipas. Después de muchas décadas de esfuerzos de conservación la tortuga lora también logró establecer una pequeña población anidadora en Texas. Las tortugas jóvenes tienden a vivir en zonas flotantes de algas sus primeros años. A continuación, se extienden entre el noroeste de las aguas del Atlántico y el Golfo de México durante su crecimiento hacia la madurez sexual.

QUE COME.- La tortuga bastarda se alimenta de moluscos, crustáceos, medusas, algas y erizos de mar. Sus poderosas mandíbulas le ayudan a esta especie a aplastar y moler su dieta de cangrejos, almejas, mejillones y camarones. Además, comen peces, erizos de mar, calamares y medusas.

DONDE VIVE.- Generalidades. Ésta es una especie con distribución geográfica muy restringida. Los adultos se encuentran dentro del Golfo de México; sin embargo, una parte de la población de juveniles y preadultos parece deambular entre aguas tropicales y templadas de las zonas costeras del Océano Atlántico noroeste. Ocasionalmente algunos individuos juveniles y preadultos siguen la Corriente del Golfo, paralela a la costa atlántica de Estados Unidos, se extravían y llegan a las aguas europeas. La mayoría de los informes proviene del Mar del Norte. 
Existe un registro para el Mediterráneo, cerca de la isla de Malta, y otros del Atlántico, como las islas Azores, Bermudas, Madeira y costa de Marrueco. En ocasiones algunos individuos son sorprendidos por el invierno fuera de las zonas cálidas y aparentemente cuando llegan a sobrevivir a las bajas temperaturas lo hacen en una especie de letargo invernal. En esas condiciones se les encuentra en la Bahía de Chesapeake, Maryland, en Cabo Cañaveral, Florida, etcétera y otros son atrapados por el frío en situaciones muy adversas y aparecen moribundos o muertos en las costas del noreste de EUA.

Esta especie usualmente se encuentra en zonas costeras de fondos arenosos y lodosos, ricos en crustáceos. Los juveniles ocasionalmente se observan en bahías, lagunas costeras y bocas de ríos. Los adultos se reúnen en las áreas de alimentación localizadas en la bahía de Florida, en la boca del río Mississippi y en el Banco de Campeche, y de marzo hasta julio, en la época de reproducción, frente a Rancho Nuevo. Es la única especie de tortuga marina que de manera sistemática anida durante el día, usualmente formando arribazones en los días frescos y con vientos fuertes del norte o del sur. Fuera de Rancho Nuevo, Tamaulipas, parece anidar preferentemente de noche. 
Recientemente la doctora A. Meylan y P. Castañeda, del Departamento de Pesca de Florida, informaron de la anidación de una hembra en la playa de Madeira, en San Petersburgo, Florida, la mañana del 30 de mayo de 1989, la cual desovó 116 huevos; o los informes que se publicaron en 1992 en el Noticiero de Tortugas Marinas, sobre dos tortugas loras que anidaron ese verano, una en Carolina del Sur y otra en Carolina del Norte. En la costa norte de Tamaulipas, en la playa Washington y en el estado de Veracruz, entre Tuxpan y Tecolutla, hay varios sitios de anidación de menor importancia, y entre Isla Aguada y Champotón, Campeche, se observa la anidación de por lo menos un individuo cada año.

INDICACIONES PARA LA PESCA.- Los gobiernos de México y de Estados Unidos, en cuyas aguas se encuentran la mayoría de juveniles y adultos, vienen desarrollando durante más de treinta años un programa de conservación y protección de la especie. En 1963 el Gobierno de Texas aprobó una talla mínima legal para la captura de la especie, hasta que en 1973 las tortugas marinas fueron incluidas en el Acta de Especies en Peligro. Distintas leyes y regulaciones han sido promulgadas en México como la declaración de la Reserva natural de Rancho Nuevo en 1977.

A causa de la gran cantidad de tortugas capturadas con la pesca de arrastre camaronero, fueron introducidos los TED (Turtle Excluder Device) adoptándose en 1992 una regulación en Estados Unidos que obligaba al uso de esos dispositivos en los barcos camaroneros del país. La aplicación de una legislación mejicana obligando al uso de los TED y los programas de conservación de ambos países ha facilitado el incremento de la población reproductora de forma sostenida durante los últimos años. Recientemente se ha reintroducido con éxito en Texas con ejemplares procedentes de Rancho Nuevo.

A pesar de la protección existente tanto de las playas de puesta como de los ejemplares de la especie desde hace varias décadas, la recuperación y aumento del número de nidos en la Reserva de Rancho Nuevo sólo ha sido posible en los últimos años. La pesca profesional continúa siendo un peligro para esta especie, además de numerosas causas naturales, como son la predación sobre juveniles, la limitación de alimentos, la dispersión de los juveniles por las corrientes hacia aguas frías, etc. Las causas de mortalidad debidas a otras actividades humanas siguen siendo importantes: la pesca incidental y recreativa, la ingesta de plástico y otros residuos, los efectos de los hidrocarburos y la acumulación de bolas de petróleo en el estómago, entre otras.