ARTÍCULO DE INTERES

Si tradujésemos literalmente muck diving sería algo así como buceo en barro o lodo… no parecería el tipo de buceo más atractivo ¿verdad? La idea de que el buceo tiene que ser una actividad relajante donde ver gran cantidad de vida marina, aguas limpias, con gran visibilidad y en contacto con la naturaleza no parece que se cumpla en este tipo de buceo. Recibe su nombre por el sedimento que se encuentra en la parte inferior de muchos sitios de buceo; un entorno "sucio" con frecuencia fangoso. Aparte de sedimento fangoso, el sustrato de buceo lodo corales esqueletos, parece estar muerto; descartada la pesca con equipos, neumáticos y otros por el hombre. Además, la visibilidad suele ser inferior a los arrecifes o naufragios sitios de la zona. El termino buceo de porquería fue utilizado por primera vez por Bob Halstead para describir buceo en las playas formadas por arena negra en Milne Bay, Papúa Nueva Guinea.

Pero el muck diving es precisamente lo contrario a lo que podríamos asociar a su nombre. Si bien es cierto que hay lodo, la visibilidad no es la mejor y no estarás rodeado de coloridos jardines de coral, también es cierto que saldrás del agua con la boca abierta después de ver las criaturas submarinas más extrañas y sorprendentes del océano, unos critters que parecen venidos de otro planeta en un lugar donde la evolución ha seguido un ritmo propio. Encontrarás especies venenosas, perfectamente adaptadas a fondos oscuros y fangosos, con gran capacidad de mimetismo que ejemplifican el sueño de cualquier biólogo submarino.

El muck diving apareció en los años 80 del siglo pasado cuando un grupo de buceadores que se encontraban en un liveaboard decidió, contraviniendo los consejos de los guías, hacer una inmersión en la playa de Dinah, Papúa Nueva Guinea. Se suponía que esa zona poco profunda carecía de interés: no había coral, tenía poca visibilidad y sus fondos estaban llenos de limo. Pero lo que encontraron allí esos buceadores daría una nueva modalidad al buceo recreativo y a la biología marina: encontraron decenas de criaturas que nunca habían visto ni oído hablar de ellas. Bucearon con seres extraños que vivían en unas condiciones que nadie creía apropiadas para la existencia de una gran biodiversidad. Esa inmersión supuso un nuevo tipo de buceo y abrió nuevas vías de investigación para la biología marina.

Para que se den las condiciones ideales para el muck diving tenemos que encontrarnos en zonas donde haya gran actividad volcánica y que cuenten con desembocaduras de ríos que lleven al fondo lava, ceniza y arena negra muy rica en minerales. A ello hay que sumarle gran cantidad de materia orgánica en descomposición como árboles y otro tipo de vegetación que hayan terminado bajo el agua. Estas zonas de poca corriente no dan las condiciones para que el coral se fije y aflore con facilidad, aunque sí encontraremos coral tanto duro como blando, algas, esponjas y anémonas, pero no con gran profusión. Estas condiciones se dan principalmente en Filipinas, Malasia, Indonesia y Papúa Nueva Guinea, zonas de constante actividad volcánica. Las mejores inmersiones del mundo para la práctica de este tipo de buceo se concentran en el Estrecho de Lembeh, Tulamben (especialmente en Seraya Secret), Anilao, Bali, Sulawesi, Komodo y Mabul en Asia, pero también podemos encontrar buenas inmersiones de muck en el Pacífico, en islas como Yap o Hawaii.

Las especies que residen en estas duras y difíciles condiciones fueron las que tuvieron la suerte de evolucionar con dos características: pasaron desapercibidas a través del camuflaje o se cargaron cargarse de veneno para combatir a sus depredadores y para cazar… o ambas a la vez. En estas condiciones extremas podrás bucear con miles de especies que en otras zonas se ven con mucha dificultad pero que en el reino del muck diving proliferan por cientos y donde también podemos encontrar especies endémicas de gran valor. 
Este es el hogar de muchas variedades de peces sapo, multitud de caballitos de mar (incluido el codiciado caballito pigmeo), venenosas serpientes marinas, gambas mantis, sepias flamboyant, peces pipa fantasma, gran variedad de venenosos peces escorpión y león, peces cocodrilo perfectamente camuflados, dragoncillos, extrañísimos rhinopias, centenares de nudibranquios que contrastan sus psicodélicos colores con el oscuro fondo, tiburones gato, peces mandarín…
 La lista es interminable pero habría que destacar dos pulpos que representan las necesidades que exigen estas condiciones para poder sobrevivir: el pulpo mimo, capaz de imitar diferentes especies para evitar a los depredadores y el minúsculo pulpo de anillos azules, uno de los seres más venenosos del planeta. No hay duda de que la vida en el territorio del lodo no es nada fácil.
Consejos para buceo de muck diving

No toques nada. El consejo de no tocar nunca especies marinas lo debes aplicar más que nunca en el reino del muck diving. Tanto por la seguridad de los animales y la preservación del entorno como por la tuya propia, bajo ninguna circunstancia debes tocar ningún animal. Una gran cantidad de especies que aquí residen contienen potentes venenos.

Utiliza una varilla para estabilizarte. Aunque parezca que el fondo arenoso está deshabitado, hay muchos seres que se esconden bajo ese lodo. No te apoyes en el fondo y mantén siempre buena flotabilidad. Aunque lleves guantes, los venenosos aguijones de un pez diablo o pez escorpión, por ejemplo, pueden atravesar el tejido del guante y darte un buen susto. La mejor manera de estabilizarte es utilizar unas finas varillas de acero inoxidable conocidas como pointers que no producen daño al entorno y te estabilizarán cuando lo necesites.

Mantén la cabeza cerca y las aletas lejos. Nunca aletees cerca del fondo. La mejor posición es mantener la cabeza cerca del fondo, las aletas alejadas y espera a subir una distancia prudencial para aletear. Así no harás daño a los animales ni levantarás el limo complicando la visibilidad.

Ancla bien tus accesorios. Este consejo, aplicable para cualquier zona de buceo, es muy importante en las zonas de muck diving. Ni octopus, ni cámara, ni cualquier otro elemento debe tocar el fondo.

Cuidado con el flash. Estos animales están acostumbrados a condiciones de poca luz. Dirigir repetidas veces el flash a sus ojos puede desorientarles y cegarles durante segundos. No abuses de los elementos lumínicos, a nosotros tampoco nos gusta. 

Tal vez aquellos que disfrutan de buceo de porquería la mayoría son los macro fotógrafos. Las aguas tranquilas y poco profundas ofrece oportunidades increíbles para fotografiar las criaturas que se esconden entre el lodo. La región más popular para el buceo lodo es el sudeste de Asia, donde hay más especies marinas que en cualquier otro lugar del mundo. Lugares como Mabul y Kapalai en Sabah, Malasia, Anilao y Dauin En Filipinas, Lembeh Estrecho en Manado, Indonesia y Bali son los más populares debido a las increíbles criaturas que se encuentran en el fango.
Otros hábitats del fondo sedimentario podrán disponer también ecologías interesantes y buceo de porquería es posible en casi cualquier lugar que el buceo recreativo es posible.