CYPRINODONTIFORMES

Subfamilia Nothobranchiinae:


Aphyosemion (1924).- Es un género de peces de agua dulce de la familia notobránquidos en el orden de los ciprinodontiformes, que se distribuyen por ríos de gran parte de la vertiente oeste de África, desde Guinea hasta Angola. Viven en ríos y arroyos de la sabana boscosa y en estanques y pantanos de la selva costera del oeste africano. Se conocen cerca de cien especies válidas en este género.

Las diferentes especies del Género Aphyosemion son, junto a los restantes killis, una demostración más de las maravillas de la naturaleza. Su capacidad de evolucionar adaptándose para que la especie subsista a pesar de la ausencia casi total de agua, los hacen únicos en el Reino Animal. Además de Aphyosemion hay otros miembros de la familia que tienen aún más sofisticados métodos para que la especie subsista (como lo es el caso de Austrolebias (Cynolebias) y Nothobranchius). Éstos últimos los analizamos en otras páginas de esta misma web. A esta familia de peces se los suele denominar –como una generalidad- peces anuales. Esto es así porque su ciclo vital se inicia con la llegada de la época de lluvias y finaliza con la estación seca.
 En el caso particular de Aphyosemion, en muchos casos los charcos y zanjones donde habitan naturalmente suelen permanecer con algunos centímetros de agua aún durante la estación seca, pero por las elevadas temperaturas que por momentos puede llegar a 45º C (magnificados por la escasa cantidad de agua), los peces mueren irremediablemente. Aún en el caso de que pudieran subsistir a la elevada temperatura, serían devorados por los pájaros, a quienes les resulta muy fácil capturarlos por la escasa cantidad de agua y el brillante colorido del pez. Finalmente si todos esos enemigos naturales no pueden acabar con ellos, la falta de alimento hace que la mayoría de los habitantes del charco terminen muriendo desnutridos. Aún en las peores condiciones, técnicamente es posible que subsistan algunos ejemplares, y esto hace que los Aphyosemion y otros Géneros similares sean considerados peces semianuales.

Si bien existen centenares de especies de (y permanentemente se descubren nuevas) en esta nota vamos a tomar como referente a Aphyosemion australe. Si optamos por éste y no otro es porque se trata de una especie que tiene (al menos en nuestro país) una mayor difusión que otras especies. Por otro lado, excepto el comportamiento durante el desove, al que nos referimos más adelante, todo lo demás que se menciona en esta nota es aplicable a casi todas las especies. Puede haber una variación en las características del agua entre una especie y otra, datos que por lo general se obtienen fácilmente en la bibliografía especializada o de quien provea los peces.

A. australe es conocido también como “Cabo López”, por su lugar de origen ubicado en el Golfo de Guinea. Su hábitat lo constituyen pequeñas lagunas, charlos y zanjones próximos al litoral marítimo. En ellos existe una abundante vegetación flotante y restos vegetales que al disolverse en el agua aportan al agua ácidos orgánicos. Esta combinación produce un tipo de agua poco común en acuarismo: ligeramente ácida, bastante blanda y con un buen porcentaje de sal. Esta sal es provista por la bruma y los vientos provenientes del mar próximo, los que aportan la salinidad en forma constante. Al evaporarse los charcos por acción del elevado calor reinante, la salinidad aumenta puesto que las sales no se evaporan.

Otras especies de Aphyosemion se han diseminado hacia el interior del territorio, por cuya razón el agua ya no contiene sal o la posee en pequeñas cantidades. Algunos viven en las orillas de los ríos menos caudalosos. En estos casos modifican su comportamiento a la hora del desove, ya que lo hacen en sustratos a media agua, mientras que los que habitan en charcos que se evaporan lo hacen cerca del fondo, donde los huevos se mantienen húmedos por el fango. Otra variante del comportamiento reproductivo es que mientras los habitante de aguas estancadas desovan casi todos los huevos en un solo acto, los que habitan en aguas que circulan depositan los huevos en pequeñas tandas separadas una de otra entre 24 y 48 hs. Esto es así porque en el primer caso el desove está estimulado por el aumento de la evaporación y existe urgencia para asegurar los huevos ante la proximidad de la sequía. En cambio en el caso de que el agua circule, puede arrastrar el sustrato de puesta y perderse. Colocando los huevos en pequeñas tandas (y eventualmente en diferentes sustratos), aumenta la posibilidad de que si algunos son arrastrados por la corriente, otros queden para asegurar la subsistencia de la especie.

Sin embargo no es tan sencillo. Esta actitud reproductiva puede modificarse y no siempre es tan fácil saber en qué lugar depositarán los huevos. Lo mejor será colocar un “mop” flotante y uno sumergido (Ver más adelante) y cuando se produzca el desove retirar el “mop” que no ha sido elegido por los peces. La forma de la boca de todos los miembros del Género, ubicada hacia arriba, nos indica que se trata de un pez que come en la superficie y por lo tanto debemos sacar como conclusión que se alimentan a base de insectos que pululan en la superficie, tales como los mosquitos. Siendo que la casi totalidad de los mosquitos desovan en aguas sombreadas, no nos caben dudas que Aphyosemion está siempre bien alimentado.

Y así debe ser, ya que su corto ciclo de vida no es de un año sino de unos pocos meses y en ese lapso deberá crecer, reproducirse y morir. Esta necesidad de nutrición hace que para alimentarse deban ser buenos saltarines a fin de capturar los mosquitos que vuelan en los alrededores de las aguas del charco.
La mayoría de los huevos de peces tropicales maduran más rápido si se aumenta la temperatura. En el caso de Aphyosemion es a la inversa. Lejos de ser un contrasentido, es la temporada de lluvias la que garantiza que los charcos y arroyos elevarán su caudal asegurando un medio apto para la vida. Al caer las lluvias otoñales la poco agua del charco se enfriará y se oxigenará, produciendo una diferencia de presión osmótica que activa los mecanismos biológicos del huevo y completan la maduración del embrión. Algunas semanas después de haber sido depositados los huevos, los embriones se encuentran desarrollados y hasta es posible ver los ojos formados en el interior. Sin embargo pueden esperar en ese estado durante semanas y hasta meses a la espera del agua nueva y el tiempo fresco. (Los huevos de los peces que los entierran en el suelo pueden resistir un año o tal vez más y recién nacerán al producirse las lluvias).

Muchos huevos permanecen con el embrión formado y sin nacer, aún después de las primeras lluvias. Es un reaseguro ante lluvias pasajeras que inundarían el charco por pocos días para luego volver a disecarse provocando la extinción de la especie si todos nacieran a la vez. Siempre quedan huevos para una segunda lluvia. Y también para una tercera, y eventualmente para una cuarta.
Estos huevos tienen una cobertura bastante dura. Mucho más dura que los huevos de los que desovan en el fondo. Si al tomarlo con los dedos alguno se rompiera es porque se trata de huevos infértiles
Es bastante fácil determinar el sexo de Aphyosemion. Los machos presentan una coloración muy subida, aletas más largas que, en muchas especies, suelen terminar en puntas agudas, algunos en forma de lira. Las hembras (abajo en la foto) por su parte parecen de otra especie: color muy apagado, aletas más cortas y redondeadas y menor tamaño.

Aphyosemion australe.- panchax cola-de-lira o panchax cabo-López.- Es un pez de agua dulce de la familia de los notobránquidos, distribuido por ríos de Angola, Gabón, Camerún y República del Congo. Esta especie está ampliamente distribuida y no se considera en peligro.
COMO RECONOCERLO.- Cuerpo cilíndrico y alargado, cola en forma de lira ,podemos encontrar varias poblaciones con diferencias en el color, y una variedad artificial la "gold" . De cuerpo alargado y vistoso color naranja o chocolate con punteado rojo, tiene una cola con dos prolongaciones que le dan el aspecto característico de una lira, con una longitud máxima del macho de unos 6 cm.

REPRODUCCIÓN.- El macho es más grande y coloreado,y con la cola en forma de lira, las hembras más pequeñas y menos color, y muy parecidas a las de otras hembras del genero Aphyosemion, por lo que es fácil que hibriden y se mezclen poblaciones. Colgadores de puesta, pondrán sus puestas en el musgo o en plantas tupidas como la eleocharis, en acuarios de reproducción bastará con ponerles una mopa de desove.
Esta especie se reproduce con bastante facilidad en acuarios de pequeño tamaño (incluso de 4 - 6 litros), que tengan un agua bastante blanda (dGH hasta 5º), un pH de 6,5 y filtración a través de turba. En este recipiente podremos introducir 2 o 3 hembras adultas junto a un macho. 
A pesar de que siempre se aconseja la turba fibrosa como base para que los peces adhieran sus huevos a ella, lo mas aconsejable (por facilidad e higiene) es la utilización de varias mopas hechas por el mismo aficionado con fibra sintética de color verde oscuro o marrón. Será mas fácil de mantener la higiene en el acuario de reproducción si durante la alimentación echamos las larvas de mosquito de una a una y vigilamos que las coman. Con una buena alimentación podremos recolectar diariamente entre 10 a 20 huevecillos del substrato de desove, del que podremos, con delicadeza, despegar­los y trasladarlos a un acuario de crianza. En esta especie el período de incubación será de 14 días. Primera alimentación de los alevines: infusorios o rotíferos, después microgusanos y nauplios de artemia.

QUE COME.- Se alimenta de lombrices, crustáceos e insectos. En el acuario admite todo tipo de alimento, tanto vivo,congelado como liofilizados.

DONDE VIVE.- Viven en aguas dulces, de conducta bentopelágica y no migrador, prefiriendo aguas de pH entre 6 y 7 tropicales, de entre 21 y 24ºC de temperatura. Se encuentra en pantanos costeros, zonas encharcadas de los arroyos y áreas inundadas de la selva costera; distribuido por ríos de Angola, Gabón, Camerún y República del Congo. Su pesca para alimentación no tiene interés, pero es capturado y muy usado en acuariología con cierta importancia comercial.

EL ACUARIO.- Para mantenerlo en cautividad se requiere un tamaño mínimo de acuario de 60 cm. pH: 5.5 a 7.0, dGH: hasta 10ºdGH ,temperatura de 21 a 26, acuario desde 10-15 litros para una pareja a acuario comunitario,con muchos ejemplares intentando tener siempre más hembras que machos y no mezclándolos con otros killis similares porque podrían hibridar. Se recomiendan aguas tranquilas y con poca corriente, aunque hay personas que los mantienen con una gran corriente y no han notado ningún problema,tanto en salud como comportamiento. Tienen un comportamiento pacifico, aunque suele haber pequeñas disputas entre machos, llegando incluso a engancharse por la boca y estar tendidos en el acuario forcejeando, estas disputas son normalmente por las hembras , así que es mejor tener más hembras que machos para evitar estas confrontaciones.

Necesitará un acuario pequeño (20 -30 litros), con vegetación densa y un fondo oscuro (lo ideal es un fondo cubierto con turba fibrosa), algunos escondites hechos con raíces, una ilu­mina­ción tenue y unas pocas plantas flotantes. El agua deberá ser blanda (dGH hasta 10º) y ligeramente ácida (pH : 6 - 6,5) con una filtración suave a través de turba. Una temperatura entre 20 y 24 ºC es óptima para esta especie (23 ºC en fase de reproducción), de modo que si el acuario está situado en un lugar cálido en que la temperatura no baje de 20 ºC, no hará falta ningún tipo de calentador. De no ser así lo mejor será equipar el acuario con un termocalenta­dor preajustado a 22 ºC.
CONTINUA CON LA 4ª PARTE