CARTA A UN PADRE

Queridos padres:
Me he ido a vivir la vida con mi nueva novia, ya sé que solo tengo 14 años, pero estoy perdidamente enamorado. No os la presento porque ya sé los prejuicios que tenéis con las strippers tatuadas, pero os equivocáis. Aunque sea 21 años mayor que yo, me ama y me ha ofrecido su caravana en el Camping de Castefa para que viva con ella y el bebé que está en camino. No es sólo sexo salvaje, queremos daros muchos nietos ahora que aún su SIDA no está muy avanzado. La Vane se merece eso y más, que lo ha pasado muy mal al dejar la prostitución. Ella me ha abierto los ojos y ahora sé que la marihuana no es mala, de hecho vamos a plantar para vender a los yonkis del Camping a cambio de cocaína y speed. Espero poder visitaros algún día con los nietos. Vuestro hijo que os quiere Chencho.
Posdata: Es todo mentira. Estoy en casa de la yaya. Solo quería recordaros que tener un hijo que ha suspendido seis asignaturas de la ESO no es ni de lejos lo peor que os puede pasar. Ya me diréis cuando será seguro para mi persona volver a casa.

Respuesta del padre:
Hijo, estoy tan disgustado que en un arrebato de locura te he quemado la Play y he cagado sobre tu ropa. He distribuido fotos tuyas en bolas en tuenti a tus contactos y he hecho correr el bulo de que eres gay y que te acuestas regularmente con el viejo del kiosko de la esquina.
Es todo mentira: Ahora te darás cuenta de que hay cosas peores que la hostia que te voy a dar cuando llegues a casa.