VAMOS A PESCAR AL PEZ DIABLO DE ACUARIO

Dentro de los peces que llamamos con el nombre común de pez diablo, se encuentra el Hypostomus plecostomus es un conocido pez de acuario del orden Siluriformes originario de Sudamérica: puede encontrarse desde Costa Rica hasta Uruguay, especialmente en Panamá, Colombia, Venezuela, y Guyana. Es conocido como chupa-algas, pez limpia cristales, pez diablo, pez gato, chupacristales, chupapiedras, etc.
Con su aspecto negro y repugnante, espinas que rompen redes y habilidades para sobrevivir hasta 12 horas fuera del agua, fue bautizado por los pescadores mexicanos como “pez diablo”.
El Hypostomus Plecostomus es originario del Amazonas, una especie exótica que ha invadido con facilidad cuerpos de agua de de Costa Rica Hasta Uruguay, Panama y Guayana, y especialmente el sureste mexicano.Sus escamas se transforman en una especie de escudos que al fusionarse le dan rigidez y dureza a todo el cuerpo como si fuera un cofre; además, tiene espinas en las aletas, en sus costados y en el lomo, por lo que fácilmente daña las manos de los pescadores.

Se trata de un robusto pez de la familia de los siluros. Es tranquilo, poco exigente con las características del agua. Existe una amplísima diversidad de especies del género hypostomus. Algunos son muy bellos de coloración y otros son gigantes con aspecto monstruoso. Lo único que les define por igual es la ubicación de su boca, en la parte ventral, su forma de alimentación por aspiración y sus potentes espinas de aletas. Poseen tres fuertes "agujas" situadas en la aleta dorsal y en las dos ventrales (la anatomía de este pez difiere un poco del resto). Debe extremarse la precaución al manipular este pez ya que un pinchazo con sus aguijones resulta dolorosa, y en algunos casos, peligroso por culpa de una toxina.

COMO RECONOCERLO.- Esta especie presenta cuerpo aplanado dorso-ventralmente y cubierto por placas óseas excepto en algunas zonas de las aletas caudal y dorsal. La boca es de posición ínfera con barbillones pequeños. La aleta dorsal presenta un radio duro o espina y 7 radios blandos. La coloración de base del cuerpo es marrón claro, con manchas circulares oscuras en todo el cuerpo y pintas en la cabeza. En libertad puede alcanzar los 40 cm, pero en acuario no suele pasar de los 30 cm  Presenta placas óseas recubriendo su cuerpo.

REPRODUCCIÓN.- Dimorfismo sexual: Solo en ejemplares adultos y es muy poco aparente; se describe al macho con un crecimiento odontal (no muy grande) en la base y radio de las aletas pectorales; la hembra carece de ello. La reproducción en cautiverio no ha sido conseguida hasta el momento. En su hábitat natural, los peces excavan una galería horizontal en las paredes del cuerpo de agua (generalmente en zonas de tierra arcillosa) en donde depositan los huevos. El macho cuida de los huevos durante la incubación. La expectativa de vida en cautiverio es de 15 años.

QUE COME.- Es omnívoro y nocturno. Es un pez de hábitos nocturnos, por lo que debe ser alimentado al apagar la luz. Requieren que gran parte de su dieta sea vegetal y pueden ser alimentados con hojas de lechuga y espinaca, entre otras. Éstas pueden ser suministradas amarradas a rocas para poder sumergirlas. Es un excelente comedor de algas.

DONDE VIVE.- El pez diablo se ha establecido en ríos y lagos de México a raíz de algunos especímenes fueron introducidos por aficionados a los acuarios. Como ha ocurrido con otras especies invasoras como la rana toro o la perca del Nilo, al no encontrar un predador natural, la especie se ha convertido en una plaga incrementando su número y diezmando severamente la población de especies endémicas. En el caso del pez diablo, esto se debe a que tiene mucho éxito en alimentarse de los huevos y crías de otros peces como tilapia y pez plateado. Esta situación ha creado una situación crítica para los pescadores de la región. De acuerdo a Milenio.com, hasta 70% de las capturas son peces diablo.

Son originarios de Centro y Sudamérica, y se encuentran distribuidos en la Cuenca Amazónica, principalmente en el Orinoco. Estos peces se pueden encontrar en ríos de corriente rápida, desde las tierras bajas cercanas al nivel del mar, hasta los 3.000 metros de altitud, esto incluye una gran variedad de ambientes de agua dulce desde los ríos torrenciales de montaña, estuarios salobres, en ambientes subterráneos y en aguas negras ácidas, también se pueden encontrar en algunos hábitats de aguas salobres. Fondos arenosos o de grava y escasa profundidad.

INDICACIONES PARA LA PESCA.- Sin interés comercial ni deportivo.
La bióloga Yadira Marenco realizó un estudio sobre las rutas de destino de estos peces y logró detectar que los compradores de León, Granada y Rivas, (Nicaragua); cuando el Plecostomus alcanzaba un tamaño mucho mayor del que ellos esperaban, se deshacían de ellos lanzándolos a cualquier cuerpo de agua cercano, lo interesante de esto es que los arroyos, quebradas y ríos del Pacífico drenan en su mayoría directamente hacia el Gran Lago.

El Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (INPESCA ) reportó que en el año 2003 se dieron los primero avistamientos de este pez en las costas orientales del Gran Lago, identificándolo como: Hypostomus plecostomus. A la fecha se dice que es muy abundante en las costas de la isla de Ometepe y se le adjudican muchos males, incluso que perjudica el turismo local, a la economía de la pesca artesanal, de dañar la vegetación acuática y de ser una amenaza para la salud.

La opinión es que hasta este momento no hemos visualizado cómo potencializar la presencia de ese pez y qué diferentes tipos de provecho hemos de sacarle ya que nos guste o no, el Hypostomus plecostomus ya vive en el ambiente silvestre entre nosotros. La Universidad Nacional debería destinar esfuerzos para definir el actual estatus del Hypostomus plecostomus y definir algunos parámetros poblacionales y taxonómicos que nos ayuden a definir estrategias de manejo y aprovechamiento, otros países ya lo han hecho.
El lago está ahí, el Hypostomus plecostomus  entre sus aguas, solo falta agregar el interés de los estudiantes e investigadores en encontrar, a base de la observación, medidas viables e inteligentes para revertir la negatividad sobre esta especie.

ACUARIO.- El plecostomus es uno de los peces más bonitos y elegantes, y da lástima cuando los aficionados a la acuariofilia los adquieren para limpiar las algas de la pecera sin haberse informado antes sobre su forma de vida y comportamiento. Más de la mitad de los plecostomus vendidos en las tiendas mueren por este hecho a las pocas semanas de adquirirlo.

Requiere de acuarios con un volumen aproximado de 200 a 300 litros y suficiente espacio para nadar. Es un pez que requiere de suficiente espacio para nadar. Presenta hábitos nocturnos, pudiendo perturbar a otros peces. Son peces en general pacíficos, si bien son territoriales con otros ejemplares de su misma especie. El sustrato debe ser preferentemente grava gruesa, y tanto la decoración como la vegetación deben ser fuertes para que el pez no la arrastre al nadar.

El plecostomus es un pez gato originario de Centro América, y como todo pez gato necesita un espacio amplio para nadar. Se trata de un pez pacífico con el resto de los habitantes del acuario, aunque suelen ser muy territoriales con otros ejemplares de su misma especie. Por ser un pez gato no tiene escamas, pero está protegido de espinas (no tocar con las manos) por todo el cuerpo, que suelen utilizar para protegerse de ataques de otros peces o en disputas con los de su misma especie, suelen golpear con las espinas del costado. 
Debemos tener cuidado con los peces con los que comparte acuario un plecostomus, puesto que con su deambular nocturno puede molestar a aquellos que duermen, y causar daños a los más tímidos o nerviosos. A veces es necesario hacer un escondite si el pez es muy asustadizo y, poco a poco tomará confianza y saldrá incluso durante el día; a veces lo único que necesita es un lugar donde sentirse seguro.
Existen muchas especies del género Hipostomus, bajo la denominación Plecostomus, diferenciándose por el colorido, aunque esto es muy difícil, pues dentro de la misma especie hay varios tipos de dibujos y colores. Un plecostomus bien cuidado puede llegar a alcanzar unos sesenta centímetros en un acuario, aunque lo que nunca se ha conseguido es su reproducción.

Como ya mencionamos antes el plecostumus necesita un espacio amplio donde nadar y establecer su territorio, el cual revisará en busca de comida varias veces en la noche, puesto que se trata de un pez nocturno. Si el acuario es demasiado pequeño o el plecostomus demasiado grande, la decoración puede verse afectada. La solución a esto es una decoración fuerte que no pueda ser arrastrada cuando el pez nade o, un acuario mayor. La segunda es la más apropiada si queremos ver al pez en sus mejores condiciones; aunque más cara, debemos tener en cuenta que si adquirimos un plecostomus debemos ser responsables de su bien estar. Yo he sido testigo de grandes calamidades, una de ellas, un plecostomus de unos veinte centímetros en una pecera de cuarenta litros. En cuanto al agua, la óptima suele ser ligeramente dura y alcalina, con una temperatura tropical (22º-30º).

COMO DEBEMOS ALIMENTARLO.- Cuando mayores errores se cometen al adquirir por primera vez un plecostomus es a la hora de alimentarlo. Repito que se trata de un pez nocturno y por lo tanto se debe alimentar por la noche al apagar las luces. 

Aunque suele comer del fondo restos de comida de otros peces, el plecostomus necesita una gran base alimenticia vegetal. Aunque creamos que se puede alimentar de las algas de la pecera, un plecostomus puede acabar con una plaga de algas en unas noches. Después de esto se quedará sin alimentos, por eso debemos suministrarle vegetales, como lechugas, espinacas, hojas de col, etc. Un buen sistema es atarlos a una piedra para que lleguen al fondo del acuario. También existen pastillas preparadas con base vegetal, que podemos administrar por las noches. Un dato importante es la existencia en el acuario de un tronco, que el plecostomus chupa obteniendo celulosa, necesaria para realizar sus procesos digestivos.

Un plecostomus mal alimentado puede atacar a los peces del acuario en busca de alimentos. Por ejemplo si posee neones o peces de tamaño similar pueden ir desapareciendo sin dejar rastro. Si posee peces de gran superficie lateral, como escalares o discos, tendrá el mismo problema, aunque repito, esto sólo suele suceder si el plecostomus está mal alimentado. 

Para terminar quiero decir que un plecostomus necesita más consideraciones que cualquier otro pez y que no se trata de un simple chupa algas. Con esto quiero decir que si adquirimos un ejemplar, por muy pequeño que sea (los peces gato suelen crecer bastante y deprisa), debemos pensar que necesita un acuario lo suficientemente grande, una decoración y una alimentación a su medida.