VAMOS A PESCAR GALLANO

Hoy hablaremos de este pez que en Asturias se le conoce por Gayan; recibe así mismo otros nombre pero el mas común y por el que se conoce es el de Gallano; en otras zonas también lo denominan Gallito de Rey.Todas ellas son validas para denominar este pez que pertenece a la familia tan extensa de los LabrusCOMO RECONOCERLO.- Pertenece a la familia de los lábridos.Cuerpo, cabeza y hocico largos, con labios gruesos y abultados.La aleta dorsal es larga, de 16 a 19 radios espinosos y de 11 a 14 radios blandos.La aleta anal posee tres radios espinosos y de 9 a 12 blandos.Los machos tienen manchas de color azul fuerte en el dorso de la cabeza, los laterales y las aletas, con una tonalidad general hacia el amarillo.Las hembras presentan tres manchas oscuras en la región posterior y un tono que varia entre el rojo y el naranja.Es un pez algo menos costero que la maragota y de mitad de tamaño; no supera los 35 cm. Su carne es aceptable. Se reproduce entre los meses de marzo a junio., cerca de la costa. Alcanza su madurez sexual a los dos años con una talla de 16 cm.. Es el macho quien cuida la cria pudiendo llegar a atacar a los buceadores. Este pez es difícil que lo confundamos con ningún otro debido a su característica y llamativa librea, tanto en los machos como en las hembras. Es un claro ejemplo de especie con dimorfismo sexual marcado (diferencia de aspecto entre machos y hembras). No deja de ser curioso por tanto el que haya recibido tantas denominaciones distintas, ya que no parece fácil la confusión. Tal como indican fishbase y el proyecto worms (world register of marine species) se le han atribuido hasta 15 nombres científicos diferentes, siendo el aceptado según estas fuentes L.mixtus. No obstante, si se consulta el proyecto taxonómico de Fauna Ibérica el válido es L.bimaculatus.
Hembras y jóvenes tienen una coloración naranja-rosada uniforme con varias manchas blancas y negras alternas bajo la parte posterior de la aleta dorsal, mientras que los machos presentan toda la parte anterior coloreada de azul violáceo, con manchas azules a lo largo de la linea lateral del cuerpo y tambien en los bordes de las aletas. Además en la época de celo el macho presenta una mancha blanca sobre el azul de la cabeza. En estos momentos se vuelve muy territorial y defiende el nido sobre el que la hembra ha puesto unos 1000 huevos. Son hermafroditas proterogínicos, o sea que nacen hembras para volverse machos con la edad. De todos modos hay casos en que nacen ya anatómicamente como machos pero no manifiestan su aspecto externo hasta que crecen. Tienen un desarrollo lento y se han citado ejemplares macho de hasta 20 años de edad. No tienen gran interés comercial por su poca abundancia y se considera una especie sensible desde el punto de vista ecológico. Posiblemente por su bajo potencial reproductivo.

RESUMEN.- Tiene el cuerpo alargado y fusiforme, deprimido, cabeza alargada y hocico puntiagudo. Gran boca cuyo borde posterior llega casi hasta el ojo. Dotada de fuertes dientes, caninos cónicos: 9 o 10 en la mandíbula superior y 12 a 19 en la inferior. Labios gruesos formados por 7 a 10 pliegues dérmicos. Preopérculo liso. Escamas moderadamente grandes. La línea lateral es completa y sigue el perfil del dorso. El color es muy característico de esta especie, que presenta un gran dicromatismo sexual:Las hembras y los machos jóvenes, con coloración amarilla, rosada o roja, rojizo-anaranjado brillante, una mancha en lo alto del pedúnculo caudal y 2 o 3 en la base del extremo de la dorsal intercaladas con manchas blancas que, como las negras, se prolongan hasta la parte basal de la aleta dorsal, y que pueden prolongarse a lo largo de la base de toda la dorsal y llegar a la caudal. Según, los machos juveniles carecen de los puntos dorsales.
Los machos de color amarillo pardusco o verdoso, o naranja brillante, marcado de azul más o menos violáceo en la cabeza y se prolongan por los flancos con unas conspicuas manchas azules que se prolongan por la parte media del cuerpo hasta la cola, con la parte anterior del cuerpo y la cabeza más oscuras. Las aletas son amarillas y están ribeteadas de azul. En la época de freza los machos muestran además una mancha blanca en la cabeza.Los primeros radios de la dorsal de menor altura que los siguientes. Dorsal con 16 a 19 espinas y 11 a 14 radios blandos, anal con 3 espinas y 9 a 12 radios blandos.

Algunos nombres locales Gijon Gayan; Malpica de Begantinos, Carabellón, Labanca, Rey, Xean; Muros, Gean, Xean; Bayona, Borracho; Cedeira, Docella, Taberneiro, Xean; Finisterre, Carabellón, Labanca, Rey, Xean; Lastres, Gayan; Llanes, Ganos; Luarca, Guayan, Juez; Mugía, Carabellón, Labanca, Rey, Xean; Santa Eugenia de Riveira, Cabra, Caramuxa.

QUE COMEN.- Animales blandos, crustáceos, moluscos y gusanos. Su alimentación se basa en moluscos bivalvos principalmente, también crustáceos bentónicos y peces de tamaño pequeño por parte de los ejemplares mayores, aunque principalmente crustáceos, también gusanos.
CEBOS RECOMENDADOS.- Xorra, quisquilla, gamba, mejillón, anélidos y arenícolas marinos
DONDE VIVE.- Costas con fondos rocosos ricos en algas; fondos de cantos rodados y de algas marinas, oscilando entre 2 y 200 metros.En verano se encuentran en aguas someras. Es una especie litoral de arrecife marino subtropical, cerca de la costa, en fondos pedregosos o rocosos y zonas umbrosas, como grietas y bajo repisas, muestra preferencia por los fondos coralígenos en el Mediterráneo y zonas de algas. Los jóvenes en lagunas intermareales en la bajamar en hábitats esciáfilos, como agujeros entre bloques, pronunciadas superficies extraplomadas poco iluminadas, etc. La profundidad en general entre 2 y 100 m., aunque puede llegar a los 200 m. Los machos por lo general a más profundidad que las hembras y que los juveniles.Se encuentra en el Atlántico Oriental: Desde Noruega hasta Senegal, incluyendo Madeira, las Islas Canarias y Azores, también en el Mediterráneo.
INDICACIONES PARA LA PESCA.- No es una especie a la que se puedan dedicar en especial los profesionales artesanales, que los capturan incidentalmente con trasmallos.En la pesca deportiva se produce alguna captura buscando especies de roca al volantín o chambel de fondo, pescando con cualquier gusano marino. Muy activo durante el día; se recomienda pescarlo a fondo y nunca por la noche ya que se esconde en cavidades y grietas
gallano en embarcación.Algunos serránidos como la cabra o cabrilla y ciertos lábridos, en especial, la julia y el gallano o gayan, son y han sido capturas tradicionales de la flota de bajura. Típicos peces "de bote", como dirían mis paisanos, que se hacen a la mar al amanecer en pequeñas embarcaciones y están de nuevo en puerto para tomar el aperitivo matinal.Aparejos sencillos, carnadas blandas y marcas cercanas a la costa, son algunas de las características de esta pesca. Una modalidad, sobre todo estival, que se inicia, como decíamos, con las primeras luces del alba, justo cuando los lábridos comienzan su actividad diaria. Es, por tanto, absolutamente diurna y del todo ineficaz por la noche. Además, cuando las aguas alcanzan su mayor temperatura, estos peces, asimismo, se mostrarán mucho más entregados a su sustento, para gran contento del pescador.
Existe un clásico de la pesca en embarcación que es lo que se denomina "salir a cabras y julias". Los gallanos, aunque menos frecuentes que estas dos especies anteriores, y con cierto gusto por los fondos un poco más profundos, también constituyen capturas habituales con los mismos aparejos y carnadas.Pero mientras las cabras o cabrillas pertenecen a los serránidos y, si se fijan, son como meros en miniatura, las otras dos especies -gallanos y julias o doncellas- son lábridos.
Los lábridos se caracterizan por tener pronunciados labios,de ahí su nombre,por ser carnívoros y ligados a la escollera y a los fondos rocosos de todas las aguas templadas del planeta.Poseen una boca de escasa envergadura armada con pequeños pero violentos incisivos;por su constitución no son grandes nadadores.En realidad son peces que mas que nadar,como podría ser un pelárgico, revolotea cerca del fondo. Así que no esperemos que nos saquen metros de linea de nuestros carretes al verse presos;la pelea con estos,nunca sera espectacular ni siquiera relevante a efectos deportivos.La gracia de esta pesca esta en la diversión que proporciona al pescador con pocas ambiciones que gusta de pasar una mañana agradable a bordo de una sencilla embarcación.Existe una opción mucho más plácida y relajada, que es la que encarnan, sin duda, estas especies menores, en las que el aficionado encuentra la calma que muchos pedimos al ejercicio de la pesca, si quiera de vez en cuando.Así que, para los que no nos gusta estresarnos con nuestra afición favorita, salir a capturar unas julias, unas cabras o unos gallanos, constituye una opción magnífica

.El equipoHasta hace muy pocos años, en la pesca de bajura se empleaban únicamente aparejos de mano, también conocidos como chambeles o, sencillamente, "aparejos". Es decir, líneas enrolladas a un soporte de madera, corcho o plástico, que suplían al carrete y a la caña. La pesca en embarcación estaba asociada a la pesca profesional, por muy "artesanal" que fuera. Así que cuando algunos comenzaron a emplear la caña y el carrete para pescar en bote, otros comentaban despectivos: "serán de Cuenca". Claro, esa debía ser la explicación a tanto despropósito, gente de tierra adentro, sin duda.Pero la evidencia termina siempre por imponerse y lo que es evidente es que es mucho mejor y más cómodo -además de deportivo y provechoso- emplear la caña y el carrete en cualquier circunstancia. Incluso en esta modalidad de bajura.El problema al que se enfrentan ahora muchos aficionados subyugados ante la evidencia es que, tras tantos años pescando a mano, no atinan a la hora de hacerse con un equipo adecuado a la embarcación. Sobre todo cuando se trata de pescar de pequeños peces y de moverse en las reducidas dimensiones de la bañera de una embarcación de tipo mediano.
De hecho, es frecuente todavía observar a estos viejos pescadores transmutados en conversos de las nuevas técnicas, echar abordo equipos de surf-casting. Largas cañas y pesados carretes, que son los materiales más frecuentes en el armario de un pescador de mar.Gracias a Dios, los fabricantes hace ya años que nos ofrecen cañas y carretes idóneos para la pesca de bajura. No suelen ser equipos especialmente caros ni complicados de usar. Al contrario: cañas pequeñas, con acción distribuida y potentes, anilladas para aprovechar cada centímetro y con un buen talón para lo que surja del proceloso océano. Respecto a los carretes, la creencia habitual de que los de surf-casting son óptimos, por su capacidad de almacenar hilo y su gran potencia de arrastre, hay que desterrarla. Debemos buscar carretes mucho más ligeros -si es por debajo de los 400 gr., mejor- con bobinas que puedan almacenar unos 200 m. del 0.40 y gran potencia. Y estos modelos existen, sobre todo en las marcas daiwa y abu garcia, que en algunos de sus carretes introducen el freno central, mucho más poderoso que el superior o delantero.
Por último, aunque yo personalmente me decanto por los monofilamentos, debo reconocer las ventajas que nos puede ofrecer un buen trenzado. Pero no tanto por su resistencia (aunque sobre este tema convendría hablar más en detalle, que ya lo haremos), sino por su nula elasticidad, que nos permite sentir con toda nitidez la picada de una julia, una cabra o un gallano. Un trío colorido y asequible para todos los pescadores
Su pesca desde costa.Para pescarlos, lo mejor es utilizar aparejos de fondo. No se necesita un material especialmente resistente: una caña de 4 o 5 m, con una acción máxima de 80/100 grs. y un carrete ligero con una capacidad suficiente para unos 100 o 150 metros de hiloAunque son peces de fondo, no están permanentemente pegados a él. El bajo de línea más adecuado es el típico paternóster: un plomo terminal de unos 30 o 50 grs. con varias gametas suspendidas, de tal forma que los anzuelos presenten el cebo a una distancia variable respecto al fondo de entre una cuarta y hasta una braza.Al estar pescando en zonas con abundantes piedras (pedreros, escolleras...), conviene fijar el bajo al plomo mediante un "fusible", es decir, un trozo de sedal de menor diámetro y resistencia que el propio bajo de línea. Así, en el caso más que probable de que el plomo se enroque, el "fusible" se rompe y no perdemos el bajo ni las posibles piezas. Por la misma razón no conviene que los anzuelos sean demasiado sólidos: uno tipo cristal de los números 5 a 7 será el adecuadoA diferencia de las maragotas, que prefieren las horas del crepúsculo para arrimar más a la costa y ponerse así "a tiro de caña", la pesca de los lábridos es básicamente diurna y, como decía más arriba, con la mar tirando a bella. Al ser numerosos y confiados, nos asegurarán una tarde divertida, sobre todo si vamos con "gente menuda".Los que no vayamos a consumir deberían ser devueltos al mar.

0 comentarios: