OTROS SEDALES DURMIENTES

Otros sedales durmientes,pero que actualmente han caído en desuso,son los formados por los nattelli,es decir, flotadores de nipón espinoso o de corcho,redondo,provisto de anillas a las que van adosados los colgantes de nilón de 10 - 20 cm de longitud y que terminan en el anzuelo con el cebo.Se colocan desde la barca,rodeándola,y sobre ella permanece el pescador a la espera de que piquen los peces.Sirven para pescar doradas en mar abierto,pero también se pueden conseguir besugos,lisas y bogas. Otros sedales durmientes se basan en aparejos flotantes rudimentarios provistos de pequeños velámenes,que tienen la función de conducir los sedales al largo y que se aseguran al mismo.Los cito tan solo como curiosidad,si bien su funcionalidad ha sido subvalorada,por lo menos en nuestros mares:

La Navecilla,si es que se le puede dar este nombre,puede hacerse uniendo tres tablas que se montan en forma de triángulo y que recuerda al que lleva los automoviles.Cada ángulo esta fijado a gruesos corchos,y a los dos lados mas agudos que forman la proa de la original barquilla están unidos a unas cuantas tablas para garantizar la solidez y para servir de sostén al árbol,que lleva la vela cuadrada.La tabla de popa se tiene fijada en el centro de una anilla con o sin mosquetón, a la que va cogido un hilo,es decir,el sedal madre,de 0,70 - 0,80 de diámetro,a lo largo del cual están fijados otros flotadores de corcho separados,y otros tantos colgantes con el anzuelo.El sedal madre puede tener una longitud de algunos centenares de metros,aunque dividido en secciones,una de las cuales es de cuatro metros,unidas por medio de un emerillón con tres puntos de ataque a cada uno de los cuales se puede sujetar un corcho del que parte el colgante,de una longitud de 1,50 m,sin apenas lastre y terminando con el anzuelo.Si a cada sección corresponde uno de estos colgantes,es evidente que para preparar un sedal provisto de muchos anzuelos serian necesarias muchas secciones.


La barquilla es empujada al largo a favor del viento,dejándolo que el hilo asegurado en el suelo se desenrolle.Al cabo de unas horas se retira con el presumible botín.Existen otros sedales semejantes,pero con un anzuelo,que sirven de simple flotadores de recurso sobre los que se dispone un cedacillo,una hoja de papel o una ramita con hojas,suficientes como para ofrecer resistencia al viento.Se empujan al largo y,una vez alcanzada la distancia que se considera oportuna (lógicamente el hilo del sedal estará asegurado a tierra),por medio de un fuerte tirón se separa el sedal del improvisado flotador,en el que apenas se apoyaba colocado en una ranura,con lo que el sedal queda de este modo libre y desciende hacia el fondo mientras el flotador se va por su cuenta.

La próxima entrada sera sobre el sedal durmiente el Palangre

1 comentarios:

El Pixilin

3 de junio de 2009, 12:14
Permalink this comment

1

dijo...

Enhorabuena por tu blog. Nos sirve mucho de ayuda sobre todo a gente como yo que nos hemos iniciado hace poco a la pesca. Gracias por ofrecerte con consejos, si algun día tengo una duda ya se a quien dirigirme. Muchisimas gracias. Un saludo

Carmen